@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

viernes, 27 de diciembre de 2013

Sé lo que hiciste la Navidad pasada.



Tengo mieeeeedo.

Muuuucho mieeeedo.

Uuuuuh, MUFASA.

Mi papá amó su bandeja-posavasos. La amó, aunque él es muy poco expresivo y dijo algo así como "los regalos de este año estuvieron bien buenos, mostraron preocupación".




FIN.

Pero caché que le había gustado con todo porque le sacaba fotos con el celular al set Técnico Manual, y lo puso sobre la mesa, y les puso vasos encima a los posavasos "para probarlos" y después de todo esto, subió una foto de la bandeja a Facebook.

Y yo soy muy reweona.

MUY.

Porque resulta que uno de los apellidos de Joaquín es el apellido de los mejores amigos de mis papás, porque, AH SÍ, los amigos estos de mis papás son HERMANOS de la mamá de Joaquín, conchamimadre, y la tía abuela que pintó la bandeja capaz que sea la tía abuela por ese lado de la familia.

Sí.

Pero se me había olvidado totalmente este semi-parentesco-el mundo es un pañuelo para los pitucos-amistad.

OL-VI-DA-DO.

Así que estoy muriendo lentamente por dentro, esperando que la tía abuela que quizás es mega tecnológica, igual que mi papá, cache que le robé la autoría de su bandeja y le pregunte a mi papá que por qué chucha él anda diciendo que la hice yo si las hizo ella, y que por qué las tiene él, si ella las hizo para Joaquín y Camila, especialmente, para su matrimonio y se lo comente por Facebook.

Cada 1 minuto, actualizo mi Facebook, para ver si se desató la debacle y seré desheredada para siempre, públicamente y a través de la RED SOCIAL (gran película).



Estoy segura de que me va a dar un infarto en cualquier momento. Esta fue la peor idea de la vida, la peor y me siento mega culpable y poco ética.

Salvo que no me pillen. Porque en ese caso, quedé como una RREEEEEEEEEINA, OH SÍ. Y la adrenalina de estos días seguro me hace bajar 3 kilos, que reservaré para subirlos en año nuevo.

Porque hay que ser optimista en la vida, ¿verdad?


martes, 24 de diciembre de 2013

Milagro Navideño 2013


Me encanta la Navidad.

Excepto por la parte de los Villancicos y el pesebre en lugares públicos, porque soy muy atea militante y me parece muy poco chópeti que el Estado ande poniendo pesebres.

La verdad, lo único que me gusta de la Navidad es que la gente me hace regalos, muchos regalos, podría yo bailar, toda la noche igual, llena de regalos. Oh sí. Nada mejor que el sonido del papel rasgándose para revelar un hermoso regalo. PARA MÍ.


Además, soy SECA para hacer buenos regalos. En serio. Siempre le achunto a los gustos raros de mi mamá y mi hermana-del medio-linda, que no son para nada mis gustos. Pero le achunto, porque soy seca y regalar weás a toda raja es mi talento oculto.

Como cuando le regalé a Marido una caja ultra lujo-elegancia con TODA la colección de los Beatles en vinilo. Casi lloró. Y puso en Facebook "Me acaban de hacer el mejor regalo de mi vida" y se fue a acostar... pero al día siguiente, tenía como 80 likes y 30 comentarios, 28 de los cuales eran algo así como: "Noooooo, cuántos meses tiene Sobrina Nieta?" "¡Los felicito, tener un hijo es lo más lindo que puede pasar en la vida!".

Y nosotros así como, OH - OH. NO. HABER. HIJO. SÓLO LOS BEATLES. MI DIOS. Anda a explicarle a la gente que eran vinilos y NO una guagua.  HORROR.



Sí. Soy chópeti para regalar, excepto cuando la persona  que recibirá el regalo es mi Padre, Cristo me ampare, porque no hay nada más infinitamente imposible que regalarle a mi papá.

Nada le parece suficiente. En su mundo interior ultra infantil, él tiene la para nada irracional aspiración de que le regalemos weás hechas con nuestras propias manos, aunque ya no tengamos 5 años y ni cagando sigamos estando investidas de la facultad de regalar marcos de fotos hechos con tallarines pegados con colafría sin parecer imbéciles. PERO IGUAL.

CON TUS PROPIAS MANOS, CONCHAMIMADRE.

Mi papá está de cumpleaños en julio. Pero a fines de abril, yo, mamá, y hermana del medio-linda ya estamos golpeándonos la cabeza contra las paredes pensando qué mierda regalarle este año y gritando QUÉ LE VAMOS A REGALAR AL PAPÁAAAAAAAAAAA.

Y mi Mamá, muy caritativa, siempre contesta alguna weá como: "Ah, no sé yo. Si no le gusta nada". LA RAJA.

Porque mi papá no tiene hobbies. No. Ninguno. No le gusta leer. No le gusta escuchar música. No hace gimnasia. Por él, se pondría siempre la misma polera con los mismos crocs. Las dos veces que ha tratado de coleccionar algo, se compró la colección completa de una, como si la gracia de coleccionar fuera tener todo AHORA. Pero él es así.

Y si, ay de ti, le regalas un chaleco mega chópeti- comprado en tienda de papá-, al abrir el paquete pondrá ojos de pescado aplastado y creerá que está disimulando a toda raja, pero, en realidad, pone una sonrisa de vieja miserable y dice algo así como "qué monada" y listo, ya cachaste que cagaste y que después le va a decir a mi mamá que para qué  chucha le regalamos un chaleco, que seguro nadie lo quiere porque el regalo no muestra preocupación.

LO ODIÓ.

NO MUESTRA PREOCUPACIÓN.

Ese es el estándar demencial al que debemos atenernos todos los años, para que su alma se regocije en la devoción que le dedicamos a su regalo.

CADA MALDITO AÑO. PARA NAVIDAD. PARA SU CUMPLEAÑOS. PARA EL DÍA DEL PADRE.

MÁTENME.

MÁTENME AHORA, porque es Navidad y en agosto ya andaba con la weá de qué chucha le voy a regalar este año, QUÉ CHUCHAAAAAAAAAAAA.

Les cuento que después de algunos años, las ideas buenas SE ACABAN. Ya hemos hecho de todo. Todas las weás que a una persona se le pueden ocurrir, recicladas una y otra vez, y otra vez, por si se le ha olvidado.

El 2002 le hicimos calugas de leche condensada y CONSTRUIMOS la caja contenedora de las calugas con nuestras propias manitos, la que, además, pintamos con óleo. CON ÓLEO CONCHETUMADRE.

El 2003 rajamos a una tienda de disfraces, nos vestimos de cancán, apagamos todas las luces de la casa y lo esperamos con la torta con velitas prendidas, mientras llovía torrencialmente.


El 2004, nos rajamos con una presentación tulein en power point, con fotos de nosotros cuando chicas, su matrimonio y todos esos momentos de la vida que se supone son emocionantes, y de fondo le pusimos una canción que incitara a los lloros. Le hicimos un camino con velas desde la puerta al computador, nos escondimos y todo, y cuando terminó, salimos con la torta. Tal como habíamos previsto, estaba con unos lloros enormes y dijo que era el MEJOR regalo que le habían hecho EN SU VIDA.


CHUCHA.

¿Qué mierda se hace después de eso?

El 2005, después de machacarnos la cabeza hasta un punto cercano a la muerte, le hicimos una caja enorme, llena de calugas y regalos chicos. La odió. Pero hizo como que le había gustado.

El 2006, compramos unos marcos de foto del porte de un biombo, y le pusimos miles de fotos en blanco y negro. Lo semi amó.

El 2007 NOS DISFRAZAMOS DE DAMAS ANTIGUAS y nos sacamos una foto. Le pareció ok.

El 2008, le pintamos un cuadro. UN CUADRO. Con nuestras propias manos sufrientes, y con óleo. Nos demoramos como 1 mes pintando el famoso cuadro, más difícil que la mierda, cagadas de calor y escondidas en una pieza para que no cachara. Obviamente, lo amó. LO AMÓ y lo colgó en su oficina.


El 2009 nos rendimos, y le regalamos un trajebaño y unos crocs. Casi se le cayó la cara de depresión y le gritó a mi mamá como por una semana que seguro que ya nadie lo valoraba ni lo quería en la casa. OBVIO.

Así que el 2010 nos esmeramos más que la cresta, y le regalamos unas toallas y una bata bordada con algo así como "Mejor Papá" o lo que sea. La rompimos.

El 2011 le regalamos un macetero gigante con flores y plantas para Rapel. Le pareció adecuadamente sacrificado y demostrativo de preocupación, porque tuvimos que ir a buscar el puto macetero y meterlo al auto y después plantar las flores, que, a propósito, se murieron.

El 2012, nos pegamos el pique al Instituto Geográfico Militar, y después de casi perecer bajo la mirada vigilante de los militares, a quienes, a veces, les tengo mucho miedo porque tienen armas, le compramos un mapa gigante de Rapel, que mandamos a enmarcar. Lo encontró "la raja".

Pero este año me rendí. Se me acabaron las ideas. Y la semana pasada tuvimos la fortuna de ser invitados por nuestros amigos Camila y Joaquín, a comer lentejas (estaban chópeti). Lo pasamos la raja, pero, lejos, lo mejor de todo fue cuando nuestros anfitriones dijeron que la tía abuela de no sé quién les había regalado una bandeja con posavasos de esos que las tías abuelas hacen con sus propias manos y que, como yo estuve en colegio de monjas, también me enseñaron a hacer en Técnico Manual. Esas bandejas que les pegas un género y las pintas y después las barnizas con algo y les pones un cordelito, y queda una bandeja. HECHA CON TUS MANOS, ASÍ:



Y como soy muy buena amiga, les dije a Camila y Joaquín: conchamimadre, regálenme la bandeja-posavasos. Y estaban felices, ni se la creían, porque de verdad que era antiestética, pero lo mejor, MILAGRO INFINITO es que por detrás la tía abuela había escrito "CON AMOR. M" y M es la inicial de mi nombre, OH SÍ.


Milagro infinito -Camila- Joaquín.

Como no tengo conciencia moral de ningún tipo, me llevé el set Técnico Manual de bandeja y posavasos. Lo envolví.

 Y hoy día, entre villacincos que detesto y champaña con helado de piña, le voy a decir a mi papá que lo hice yo. CON MIS MANITAS. 

Sí. LE VOY A MENTIR porque no tengo ningún respeto por el espíritu de la Navidad y no creo en el infierno. Pero por la puta que va a estar feliz. Se va a llevar la bandeja y los posavasos con ojos brillosos de emoción y seguro que los va a usar en Rapel y le va a decir a todo el mundo:

-ESTA WEÁ LA HIZO MI HIJA, WEÓN, LA RAJA LA WEÁ, MIRA LAS TERMINACIONES, CONCHATUMADRE-

CONCHATUMADRE LA RAJA MI IDEA.

Así que si alguien quiere deshacerse de alguna weá que parezca hecha por un ser miserable como yo, regálemela. Me estará haciendo un favor.

Yo, por mientras, viviré con el eterno temor de que mi papá lea este post.

jueves, 19 de diciembre de 2013

A veces, yo soy como mi papá



Dicen que los hijos son como una mezcla de papá y mamá. O deberían. Pero a veces todo resulta al revés, y no pasa eso. Por ejemplo, yo.

Yo no me parezco nada a mis hermanas, que son igualitas entre ellas, y entre ellas y mi mamá. Son las tres iguales. No. Yo no. Tampoco me parezco a mi papá, él es solamente parecido a él mismo. Y yo, solamente me parezco a mí misma, y dicen que también a mi abuela Laly, sólo que con pelo-ojos cafés y sin tanta pinta de gringa.

Además, mi hermana del medio linda y el Enano, tienen casi el mismo carácter de mi mamá. Son iguales a ella. Se visten igual. Hablan igual. Les gusta la misma ropa. Las mismas películas. Los mismos perros. CALCADITAS.





Yo, en cambio, soy mucho más como mi papá.

Ni cagando puedo gritar tan fuerte. Es verdad. Pero trato. Y, además, cuando hago trámites weones, transpiro mucho. Igual que él. Y digo muchos garabatos. Siempre. En mi mente y en voz alta. Y se me ocurren muchos proyectos weones que según mis fantásticos cálculos, mejorarán considerablemente la calidad de vida en mi hogar, pero que, al final, resultan ser una gran mierda que no sé dónde meter.

Como el domingo, que fue como las weas. Porque se me ocurrió que los Bichos NECESITABAN AHORA EN ESTE MISMO INSTANTE un baño de pasto verdadero, que instalaríamos en la logia, para que fueran muy felices. En mi imaginación, el baño se veía más o menos así:


No. No tengo cinturón de herramientas.



Primero, traté de robarme un cartel de Evelyn-Michelle para que sirviera de base, pero estaba muy bien amarrado a un árbol, así que mejor le dije a Marido que fuéramos al Homecenter de la Reina, donde todo es de color vómito-material indefinido, obvio que ahí tendrían todo lo que yo andaba buscando.

Y partimos.

 El Homecenter, por alguna razón misteriosa que no alcanzo a dilucidar, estaba repleto de gente hedionda a ala, comprando adornos de Navidad. Así que entré, y me puse a transpirar altiro, caminando rápido por los pasillos, en busca de mis codiciados materiales. Y Marido iba atrás, lentamente.

Y encontré unas maderas gigantes, que alguien nos tenía que cortar, porque yo seguro que podría construir el baño con mis manitas, un martillo y unos clavos, pero Marido vetó rápidamente esta idea y sugirió unas cajas de plástico gigantes, y nos llevamos cuatro, porque la idea me pareció chópeti y seguro que si poníamos las 4 cajas una junto a la otra, zuácate que resultaba el baño gigante de pasto y seguro que quedaba así:




Partí entonces, con paso decidido y mucha transpiración, a buscar pasto en alfombra, o cómo mierda se llame, pero ningún puto mono que trabaja en el Homecenter se dignó a atendernos como por media hora, y pasó un weas con unas tablas gigantes y me pegó en el tobillo y yo le gritaba a Marido:

- POR LA PUTA EL HOMECENTER DE MIERDA, WEÓN, NO ATIENDEN NUNCA, POR LA CHUCHA, ME PEGARON EN LA PATA, TIENDA DE MIEEEEEEEEEEERDA-




Y de ahí llegó un weas que nos dijo: NO HAY PASTO.

POR LA PUTA, QUE SOY WEOOOONA, SABÍA QUE TENÍA QUE IR A QUILICURA, EN MI MUNDO IMAGINARIO QUILICURA TIENE PASTO EN PALMETA, SOY WEONA, OH. 

Así que, como claramente éste era un proyecto de la máxima urgencia que ni cagando podía esperar para el otro fin de semana ni para el día siguiente, le supliqué a Marido que fuéramos al Homecenter de Quilicura, que estaba mucho más vacío y acá sí que había pasto. LA RAJA.

Cuando llegamos a la casa, me percaté de que ni cagando me podía las palmetas de pasto con mis bracitos endebles, así que trasladar las palmetas a su respectivo contenedor con el objetivo de armar los baños se veía,  por decir lo menos, imposible. Como soy sumamente flexible ante los cambios de planes que implican no tener que hacer nada, me paré en una esquina a supervisar la operación, dándole claras y para nada gritadas intrucciones a Marido y nos quedó algo así:




Hay que decir que estos espacios entre cada caja de plástico no fueron para nada previstos por mí, porque en mi mundo imaginario, el pasto quedaba uniforme a un solo nivel. Y en mi mundo imaginario, los perros amaban su baño nuevo y meaban ahí.

Pero no pasó eso. Amaron sus baños, sí. Y se restregaron contra la tierra, se comieron un tercio del pasto, hicieron un hoyo del porte de un cráter de meteorito y después trataron de robarse las palmetas de pasto con tierra y meterlas a mi cama.


PROYECTO FRACASADO.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Dicen que mi marido es un galán



No sé como empezar este post. Un buen comienzo sería decir que mi marido NO me obligó a escribirlo. En serio. Es sólo que me sentía culpable de tener un post entero para mi papá, y no uno para él, que es mi cónyuge ante la ley y la weá, aunque, en realidad, es más porque mi tía Nena-la del chópeti- es muy pérfida y dijo unas cosas que me motivaron a contar esta historia.

En fin.

Mi marido NO me obligó a escribir este post. Tal vez, pero solo tal vez, lo haya sugerido indirectamente. Pero no me obligó, y se acerca la Navidad, así que nunca está demás anotarse unos porotos.

Mi marido es muy alto, como 1.85. Y, en algún momento de nuestras vidas, así como el primer año de matrimonio, era, además, relativamente flaco. Ya no. Así que ahora está a dieta, y por su culpa, yo también, y yo no quiero bajar de peso, pero igual tenemos que comer ensaladas todas las noches-me voy a suicidar si RESPIRO olor a lechuga de nuevo. A pesar de estas dos divinas características -altura y delgadez- debo reconocer que Marido ni cagando es Brad Pitt. No. Es normal. Es, en realidad, como mis dibujos.

Así:


Pero aunque no es Brad Pitt y tiene que bajar como 8 kilos, resulta que el sujeto en estudio MATA con las mujeres, onda, mil admiradoras, todas se lo jotean y lo contemplan con ojos lánguidos de cordero degollado. Y no es que él me lo diga -aunque le encanta decírmelo- sino que, además, yo lo he observado de primera fuente: weona que lo conoce, weona que se enamora, salvo por Camila, la cónyuge de nuestro amigo Joaquín. Ella no. Pero todo el resto, sí.



Si, por un segundo, pensamos en la mina más rica de la facultad de Derecho -después de mí, ORSBVIO- zuácate, que mi marido salió con ella. Pensemos, ahora, en la tercera más rica, y zuácate, que mi marido también salió con ella. Y no contento con salir con ellas, ADEMÁS las pateó él. Esa volada. Porque a él NUNCA lo han pateado. EN SU VIDA. NUNCA.

¿Cómo es que se originó este engendro?

Cuando niño-prepubertoso, Marido era un obesín ridículo con anteojos y un gusto insano por Rage Against the Machine y air guitar arriba de la cama. Qué gimnasio. Qué calugas . NADA.




La vez que se fue en un crucero con sus papis, su dieta consistió en:

10:00 desayuno buffet-todo lo que puedo comer.
12:30 snack en la piscina, hamburguesa con papas fritas y coca cola normal, porque hay que ser weón para tomar light.
14:00 almuerzo buffet-mueran las ensaladas y démosle con la lasaña.
15:30 nuevo snack en la piscina, esta vez, en el carrito de helados.
16:30 tomar té con cheesecake.
18:00 ducha, y como han pasado más de 2 horas sin comer, brownie con helado de vainilla a la pieza.
20:00 Comida  de 4 platos y dos postres.

Por lo que podemos afirmar con seguridad, que en este periodo, tal engendro, NO se formó. Fue en algún punto intermedio que yo me perdí.

Cuando yo lo conocí, Marido ya había salido con las dos mujeres de Derecho y lo máximo que había pasado soltero era como, no sé, una semana. Esa onda. Sus amigos le decían Pitbull o algún sobrenombre futbolero que no entiendo, pero que quería decir que donde ponía el ojo, ponía la bala, o algo por el estilo. Y no es que sea perrín zorrón. NO. Porque no hay nada que yo deteste más que un perrín zorrón, PERRO. Y yo juraba que tenía algún dote enorme (cof, cof) que explicaba su éxito, pero no era así. Perdón. Tan así. No era tan así.

Además, Marido es demencialmente hipocondríaco y siempre cree que A) su vida está en peligro o B) su vida comenzará a estar en peligro en cualquier instante, situación que ha denominado "miedito físico". Así, uno podría decir "tengo miedito físico de que me duela la cabeza" lo que NO significa que te duela realmente la cabeza, ni, tampoco, que te está EMPEZANDO a doler la cabeza, sino que es un punto intermedio entre el no-dolor y el dolor, weá que, obviamente, solo un hipocondríaco puede comprender.

Miedito físico: esquema explicativo.


Marido, junto con ser hipocondríaco, wevea muchísimo cuando cree estar al borde de la catástrofe y me hincha mucho las bolas. Como, por ejemplo, cuando se sacó la cresta en moto, y, oh, sorpresa, le salió un moretón enorme. Pues bien: él estaba convencido de que se le había INFECTADO el moretón, hipótesis que, de acuerdo a sus investigaciones para nada sesgadas en Google, era totalmente posible y concordante con sus síntomas. Me réquetehueveó tanto, que lo acompañé a urgencia. Sí. A urgencia. POR UN MORETÓN INFECTADO. Y no sólo eso: también llegó mi suegro a acompañar a Marido en su camino hacia una muerte segura.

Cien años después, cuando entró el doctor, le preguntó qué tenía. Y marido dijo:

-Creo que se me infectó un moretón-

A lo que el doctor respondió con esta cara:




Y después le dijo:

-¿Qué estudia Ud.?-

- Derecho- dijo el paciente del moretón infectado.

-Ahhh. Claro- asintió el Doctor- Eso explica que se le pueda ocurrir que se le infectó un moretón-

Y lo echó de la urgencia con una receta para ibuprofeno. Gracias.

Así que la última vez que le dio con que se le había infectado algo (las muelas del juicio) lo mandé a mostrarle el hocico operado al químico farmacéutico, para que lo weveara a él y no a mí, y el químico farmacéutico le dijo algo así como "Si tuviera las muelas infectadas, estaría retorciéndose de dolor, wevón Sr." Y lo mandó a la casa. SIN receta. Y nadie se murió. WOW.


Como pueden ver, el estilo "macho alfa-latinlover-damisela en peligro" no es para nada el estilo de mi marido. No. Él entra en pánico cuando sus bolas rozan el borde de un baño público lleno de meado, y cree que, obviamente, se le pegó una enfermedad venérea, como herpes, sífilis y/o gonorrea, y, preferentemente, es una cepa resistente a los antibióticos,  porque lo vio en House y hay que reconocer que el sujeto tiene imaginación. MUCHA.

Hubo una época en que tomó tanta Vitamina C para PREVENIR los resfriados -y cuando digo "tanta Vitamina C", me refiero a dos vasos de Cebión efervescente al día- que se cagó la guata. Así que partió al gastroenterólogo. Que le prohibió los dos cebiones al día. Así que, mejor, empezó a tomar trioval TODOS los días, porque estaba SEGURO de que se iba a resfriar. Y le dio taquicardia. Así que fue al cardiólogo, que le hizo un electrocardiograma. Y, después, como era su tío, le dijo que dejara de wevear y no tomara más trioval, salvo que un tercero objetivo le señalara que estaba efectivamente con gripe y necesitado de dicho remedio. Como no podía tomar trioval, le dio con que tenía sinusitis.Y estaba todo el día agachándose y levantándose rápido, diciendo que le dolía, y se apretaba los cachetes con los dedos, y aseguraba que le dolía. Así que fue al doctor experto en sinusitis. Y le dijo que no tenía ningún síntoma, pero que por si acaso, se hiciera un examen más raro que la mierda. Y el examen salió negativo, porque, como podrán haberse imaginado, no tenía nada. NADA. Así que, para dejarlo tranquilo, le dieron antialérgicos. No se los tomó nunca. No. Porque el objetivo es wevear.

Analizando, entonces, el origen del sexappeal de Marido con mi tía Nena la del Chópeti, la otra gemela la Huisi, y mi mamá, mi tía Nena la del chópeti dijo:

-Pero obvio!! Lo que pasa es que Marido es como Gustavo (pololo anterior de mi tía Nena). HORRIBLE PERO ENCANTADOR-

Silencio glacial.

Porque Marido estaba al lado mío. Sentado. Escuchando. Y mi tía Nena le dijo que era horrible. EN SU CARA. Y marido, sin perder la compostura le dijo:

-O sea que soy horrible, pero simpático- Él, muy compasivo, dándole la oportunidad a la tía Nena del chópeti de arreglar la cagada. Pero la tía Nena dijo:

- NOOOOOO, SIMPÁTICO, NO.-

....simpático, no. Horrible, sí. La raja.


Creo que lo que quiso decir mi tía Nena del chópeti era algo bueno. Pero no le resultó mucho, así que yo lo voy a decir acá:

Marido es un styler. Y es muy réqueteinteligente-me aceptan en Columbia apenas ven mi currículum-inteligente. Y se ve aún más serio e inteligente con sus anteojos styler. Pero no es nerd, como Atria. No. Es como Antonio Bascuñán -si alguien no le tiene ganas a Bascuñán, sea hombre o mujer, por favor, reconsidere sus prioridades en la vida- pero más joven y más moreno.

Y con ser como Bascuñán, creo que puedo dar por cerrado el análisis. Weón. Es como Bascuñán.


Eso lo explica todo.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Mi papá es así.



Últimamente, bastante gente me ha preguntado:

-Oye. ¿Tú papá es así en verdad?-

Y yo digo: -sí-.

Y me responden:

-¿Pero en verdad habla así?-

Y yo digo: -Sí-.

Y me miran. Y yo cacho que no están muy convencidos. Y Marido agrega:

-La primera vez que fui a su casa, cuando estábamos pololeando, su papá estaba hablando con su mamá, y yo creí que la estaba matando, así que le dije que fuera a ver. Y ella me dijo: Nooo, si es que mi papá habla así. Él es así.-

Y de veritas que es total y completamente así, y grita mucho y transpira cuando grita y cuando tiene que ir al centro en auto y cuando tiene que ir a cualquier parte en que no haya estacionamiento, y también transpira y grita en los tacos y en varias otras situaciones cotidianas de la vida.

Pero él es muy muy bueno, y siempre quiere que estemos de lo más chópeti posible, así que grita y transpira haciendo arreglos en la casa -no digo que tenga éxito. De hecho, una vez le echó una tonelada de soda cáustica al lavamanos y se lo echó, conchamimadre-,



... grita y transpira cortando las palmeras con sus crocs amarillos para que tengamos más sol en el verano



...y grita y transpira comprándonos playtex y toallitas higiénicas, y se las sabe todas de memoria, con alas, sin alas, de noche, de día, protectores diarios, mallasec y la weá.


Adquiriendo playtex.


Y a veces, también llora, transpira y grita al mismo tiempo, como cuando me dijeron que tenía juanetes -pero no tenía-, y en una reacción para nada exagerada, lloré toda la tarde, y mi papá lloró, transpiró y gritó conmigo, abrazado a mí, con muchas lágrimas.

Recreación.



En una de estas muchísimas faenas transpiradas , decidió que las palomas no nos permitían estudiar y que estaban moviendo las tejas y tapando las canaletas, así que había que sacarlas y se compró un rifle a postones gigante, porque él no sabe comprar nada barato, salvo que esté en oferta, pero cuando está en oferta compra 375 unidades de lo mismo, como cuando compró 180 huevos porque estaban baratos. CIENTO OCHENTA. O cuando yo quería tener una gata y en vez de que se la regalaran -porque todo el mundo sabe que los gatos son gratis- fue a PetStorenosécuánto, y la compró porque estaba en oferta, lo que significó pagar CIENTO CINCUENTA LUCAS por un gato de sospechosa ascendencia, pero estaba barato, porque antes costaba TRECIENTAS. TRECIENTASCONCHAMIMADRE. 

La cosa es que el famoso rifle a postones era enorme y más difícil de operar que la mierda, además que mi papá no tiene ni la más reputa idea de cómo se supone que uno tiene que disparar y achuntarle a las cosas. Así que se puso a ensayar, y el primer día, no sé cómo cresta, le achuntó a una cañería y nos dejó sin agua el resto del fin de semana. Y se lo escuchaba gritar:

-SOY WEÓOOOOOOOOOON, OH. WEÓN CONCHATUMADRE, POR LA PUTA QUE SOY WEÓOOOOOOOOOON.-

Pero fue Esteban a arreglar todo, porque él siempre sabe como arreglar las cagadas de mi papá, como el lavamanos ese de la soda cáustica. De hecho, Esteban podría construir la Estatua de la Libertad si se lo pidieran, pero solamente le pidió que arreglara una cañería y lo hizo y tuvimos agua.

Y mi papá siguió ensayando a dispararle a las palomas. Hasta que un día...

-NIÑITAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS VENGAAAAAAAAAN-

Y yo fui la última en ir. Y ahí estaba él, pegado a la ventana de su pieza, con los ojos brillantes de lágrimas.

-MIRA, WEÓN. MATÉ A UNA PALOMA, CONCHATUMADRE, LA WEÁ DE RIFLE A POSTONES LA MATÓ, PENSÉ QUE NO LE IBA A PASAR NADA Y LA WEONA SUFRIÓ Y SE MURIÓ WEÓN-

Miré por la ventana, pero no se veía tanto. 

-TOY CAGADO, WEÓN-






Cuando me encontré con mi hermana-elconcho- y mi hermana del medio-linda, nos pegamos la cachada de que nos había llamado a todas para compartir su tristeza. Y después llamó a mi mamá. Y le mostró la paloma y le dijo lo mismo. Y después llamó a su mamá para contarle, y le gritó harto rato por teléfono. El resto del día, se quedó acostado en la cama, tomando coca cola light, transpirando y con los ojos llorosos.

Desde ese día, nunca más usó el rifle a postones para matar palomas. Le dio otro uso...



Era domingo, antes de almuerzo. Salí a la terraza y mi hermana-elconcho que en ese entonces tenía como 6 años, estaba escondida debajo de una silla, con los ojos redondos, semi llorando y risa nerviosa.

-Enano, ¿qué te pasa?-

-Shhhh- me dijo ella muy concentrada.

- Enano - le insistí yo, porque qué hacía escondida debajo de una silla- ¿qué estai haciendo?

-Shhhh- me dijo- es que el papá me está disparando.

WHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAT?????

Sí. Mi papá estaba transpirando en el jardín, rifle en la mano, persiguiendo al Enano y, por supuesto, gritando TE VOY A DISPARAR WEÓN, TE VOY A DISPARAR, y el Enano se reía-lloraba y se iba escondiendo en distintas partes. 


Un domingo cualquiera por la tarde.

Y para eso sirvió el rifle. 

* Ningún niño fue herido en este juego altamente pedagógico.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Aviso de utilidad pública



Hoy escribiré un semi post. No un post entero, sino un semi, porque es un aviso de utilidad pública y un aviso de utilidad pública solamente puede ser un semi post, ni cagando puede ser un post entero.

Resulta que Uds. ya conocen a mi Bicho Menor, a quien he dibujado consistentemente de la siguiente forma:








Sin embargo, este perrín nos ha engañado, y con su crecimiento-pubertad le han crecido unos pelos negruchos en algunas zonas de su cuerpito alargado, y otros blanquitos, y ahora en realidad se ve más o menos así:










Por esto, ya no lo dibujaré como antes, sino que lo dibujaré como está ahora, porque eso se corresponde mucho más con la realidad de las cosas, y sería injusto para él ser dibujado de un solo color liso y sin sus pelos negruchos y blancos, que revelan su quiltresca ascendencia.


viernes, 6 de diciembre de 2013

Nuestro Perro Civil: Final



Cuando llegamos a Rapel, nuestro Perro Civil salió disparado del auto a revolcarse y correr por los pastos, como si fuera el perrín más musculoso y amante del ejercicio del mundo, aunque todos sabemos que él era un obeso en potencia.

Corrió desde el portón al lago como cinco veces, pero sin tocar el agua ni la orilla húmeda porque le daba guáquili, tomó agua de la piscina, saludó a la Pola que es muy mañosa y pesada; a la Diana y se enamoraron;a la Ágatha que es muy viejita y lo aceptó; y también a Simón, que es un golden retriever como de ocho metros y con bolitas, no como nuestro Perro Civil que no tiene, y también se llevaron a toda raja en uno de los milagros más grandes de la historia, porque nuestro Perro Civil siempre odió a los Golden y quería comérselos a todos, seguro les envidiaba el pelo.

Diana, Perro Civil, Simón, Pola y Ágatha. En ese orden y con mucho amor.

Y nuestra Bicha Mayor también estaba contenta, porque a ella le gusta mucho Rapel y sobre todo, embarrarse en el lago con los perros grandes, dado que ella vive bajo el delirio de que puede nadar y pescar en el lago como los y las golden y setter irlandeses que habitan el hogar rapelino de mi padre, quien también se encontraba presente y hasta le hizo unos cariños a Nicanor en un momento ultra inédito que ahora es pan de cada día, porque Nuestro Perro Civil es muy tiernucho y se gana los corazoncitos de la gente.

Papá con tenida rapelina y mi Perrito Civil.

Pasó el fin de semana y se acercaba el momento de irnos y dejar a nuestro Perro Civil que andaba feliz de la vida, y yo lloraba como magdalena, pero no al frente de él, para que no pensara que estaba pasando algo malo. Y así, el domingo en la tarde subimos nuestros bolsos al auto, subimos a nuestra Bicha Mayor y nos despedimos de Nicanor, pero no con lloros ni abrazos largos, porque él es muy mamón-sensible y seguro que se preocupaba. Así que le di un beso en su  cabeza cuadrada, le dije que se portara bien y que cuando pudiéramos pagar una casa, lo iríamos a buscar para que volviera a vivir con nosotros y nos ayudara a criar a nuestros hijos, y después me fui llorando todo el camino y ahora mientras escribo esta weá, también lloro, porque por la puta que echo de menos a mi perro civil.

Cuando llegamos a Santiago, yo seguí llorando y mi Bicha Mayor se empezó a percatar de que su Gran Bicho ya no estaba, así que el lunes, ella también lloraba conmigo y con sus patitas rasqueteaba las puertas, buscándolo. Mientras tanto, yo llamaba a la Lía-cuidadora-vive en Rapel- a cada rato para preguntarle por nuestro Perro Civil.

La primera noche, se comió su cama y se quedó dormido, no lloró nada. Al día siguiente, su primer día de independencia canina, anduvo para arriba y para abajo con la Diana, feliz. Le pregunté a la Lía si había llorado, y nada. Eso sí, no le escondieron el saco de comida así que se comió la mitad de una sentada y quedó como bola.

A mitad de semana, Nicanor estaba de lo más aclimatado y feliz, y no contento con ser el perruno más obediente de los 5 -palabras de la Lía, no mías- se había hecho amigo del perro peludo-macho del terreno de al lado, y se juntaban todos los días en la tarde a jugar. Sí. Con un perro. Macho. Se aman. Para que vean lo que puede hacer el desestresamiento.

El fin de semana, nuestro Gran Bicho seguía feliz y ya empezaba a ser claro que habíamos tomado una buena decisión. Pero yo y mi Bicha Mayor moríamos de tristeza, y a la segunda semana de soledad, mi Bichita, simplemente, dejó de comer. DE PENA. Como la cordura y sensatez son weás sumamente sobrevaloradas, googlée como enferma hasta que encontré a un Bicho Chico Cachorro Macho en adopción, para que mi Bichita fuera más feliz y al final encontré uno, pero no por aquí, pero igual. Y lo adoptamos. Y lo llevamos a la casa. Y mi Bichita empezó a comer de nuevo y a mover su colita chonga de felicidad.

Al siguiente fin de semana, después de que mi papá me gritó como tres días seguidos por el nuevo Bicho, fuimos a ver a nuestro Perro Civil-feliz, con nuestros dos Bichos. Y esto fue lo que pasó:


Los tres perritos más lindos del mundo.



Obviamente, todavía muero de nostalgia por mi perro civil y no puedo ni esperar el día en que tendré una casa con jardín y estaré más en la casa, porque ese día, enfilaré mi vehículo hacia Rapel, y me traeré de vuelta a mi Bicho Civil, porque él sabe que tenemos un trato y que él me va a ayudar con las guaguas que en algún momento vendrán, aunque la gente se escandalice de que un pitbull  y unas guaguas vivan juntas y se amen.  A pesar de estos prejuicios malignos de cierta gente, mi Perro Civil tiene una paciencia infinita y no tengo ninguna duda de que cuando nuestros hijos quieran disfrazar a nuestros bichos, el ÚNICO que va a permanecer en las premisas y soportar estoico el disfraz, será nuestro Perro Civil. Los otros dos bichos, seguro se van a ir a esconder, porque a ellos les gusta la buena vida, la comida y el glamour, weás que se ven perjudicadas con disfraces infantiles.

Premio para el que encuentre a los Bichos No Civiles.

Ese es nuestro trato y lo vamos a respetar.


FIN.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Nuestro Perro Civil: Cuarta Parte




A diferencia del Dios, que ni cagando conoce el amor incondicional ,porque cuando lo weveas mucho te manda al infierno o te convierte en sal, nosotros AMÁBAMOS-AMAMOS a nuestro  perro civil y nuestra Bichita también, a pesar de sus infinitas y enormes cagadas.

Y él nos amaba con locura a nosotros y se derretía cuando le hacíamos cariño, exquisito, con su mal aliento y sus orejas distintas. Además, sus patas olían muy bien y, aunque no lo crean, es mega híper obediente, ojitos de amor, yo hago lo que Uds. quieran, díganme qué hago, díganme qué hago, díganme qué hago, los amo, sí, los amooooo.; hay un curado gritándote, mamiiii?? NOOOOO, yo lo mato, GRRRRRRRRRRROWWWWW; hay un perro molestando a mi hermanita? NOOOOOO, yo lo mato, GROOOOOOOOOOOOOW; hay un perro-sin respeto saltándole encima a mi  mamita?? NOOOO, yo lo mato, GROOOOOOOOOOOOOOW (historias verdaderas)

Historia verdadera número 1. Sí, todas involucraron mostrar los calzones, gracias.

Como ni yo ni mi marido somos de esa gente pérfida que abandona a sus perritos, contratamos a unos entrenadores chópetis-anti César Millán-refuerzo positivo- MÁS CAROS QUE LA CRESTA y metimos a nuestro bicho problemático y negrucho a clases de una hora a la semana, todos los jueves, además del entrenamiento que hacíamos nosotros durante la semana ; le hicimos exámenes de sangre para ver que no fuera nada orgánico y también le dábamos flores de Bach cuatro veces al día, lo que fuese para mejorar a nuestro negrucho de su mal carácter; y lo paseábamos 30 minutos en la mañana, le pagábamos a alguien para que lo paseara 45 minutos en la tarde y después de la pega, nosotros lo paseábamos como una hora y media, para que no se estresara, para que el ejercicio lo ayudara a ser más mejor, aunque era un flojo y estaba raja a la media cuadra.

A pesar de lo anterior, el diagnóstico del entrenador fue lapidario y  casi lloramos. Después de haber visto al Gran Bicho atacando a otro perro mientras paseábamos y después de ver el desastre en la casa nos dijo:

1. Este bichín tiene serios problemas de agresividad con otros perros. La agresividad es MUY SUMAMENTE difícil-casi imposible de solucionar al 100% pero sí se puede mejorar, hay que ir viendo, les espera un largo proceso y tengan claro que hay casos extremos en que la agresividad es tal, que el perruno no puede vivir una vida plena y debe ser dado en adopción o cosas peores que no quiero repetir.

Y el entrenador nos dijo que éste no era un caso TAN mega extremo como para lo peor, pero que no nos hiciéramos ilusiones porque nuestro perro civil estaba redirigiendo su agresión en los paseos contra nuestra bicha, lo que significa, en lenguaje perruno "te veo perro malo, te veo, TE VOY A COMER , GROOOOOOOOOOOOOOOOOW, GROOOOW, qué es este perro al lado? GROOOOOW, te voy a comer, noooo, perdón, eras tú, mi hermana mayor". Pero ya era tarde y siempre le pegaba una mascada chiquitita chiquitita porque nosotros le habíamos enseñado a morder despacito, pero nuestra Bichita Mayor es muy mamona y lloraba igual, aunque después se daban unos besos de perdón máximo, porque son perros y los perros son la raja.

El problema peor, decía nuestro entrenador anti César Millán, es que nuestro Gran Bicho, aparte de redirigir contra nuestra Bichita Mayor, redirigió un par de veces contra nosotros, lo que en lenguaje simple significa que la desesperación de no poder ir a atacar al perrucho lo hacía mordernos a nosotros. Algunos se escandalizarán, pero esto de la redirección es bien común y nuestro entrenador dijo que no era grave-gravísimo porque nuestro Gran Bicho cachaba altiro que se había equivocado, y nunca llegó a más que posar sus dientes gigantes en nuestros brazos, porque él mega confiaba en nosotros y nosotros en él, y eso es ultra importante y como mega confiábamos en él, el entrenador dijo que le diéramos no más, que lo intentáramos.

2. Este bichín -y esta parte sí que dan ganas de llorar- tiene "ansiedad por separación". Él cree, CADA VEZ que Uds. salen de la casa, que lo abandonaron y no van a volver más, lo que lo hace entrar en un pánico demencial, convertirse en el demonio de Tazmania y destruir la casa. Porque cree que lo dejaron solito de nuevo, para siempre, como cuando lo abandonaron y lo dejaron solito en su placita POBRECITOOOOOOOOOOOO. Esto también, dijo el entrenador, es híper difícil de tratar, pero démosle con flores de Bach.

Miseria infinita.

Y nosotros le dimos. Le dimos CON TODO porque le teníamos fe a nuestro perro civil y él de veritas que trataba y avanzó mil. Y empezó a jugar con otros perrunos y a poder quedarse en la casa solito sin cagadas como por alrededor de una hora, salvo por mear el Play Station, porque por la puta que le gustaba esa weá. Y era mega-ultra obediente, hago caso en todo si Uds. están conmigo, de veritas que sí, y, por ejemplo, si miraba con malos ojos a otro perrucho y ese otro perrucho le gruñía, nosotros le decíamos "Nicanor, NO! Déjalo" y él nos miraba y movía su colita llena de amor y no peleaba, lo que, como todo dueño de perro sabe, es una prueba más grande que el hoyo de obediencia máxima, porque anda a parar a un perro que quiere pelear con otro usando el solo poder de tu voz.

Pero nuestro perro civil era así, perfectamente obediente y mamón y le daban mucho miedo los perros salchichas (a quién no, mi tía Jacque tiene uno que se llama Francisco Hurtado y es mega traidor y la muerde) y la gente en la plaza nos decía que había ultra cambiado, que se veía mejor-más feliz-menos peleador y nos daban ánimo.

Pero por mientras, mi papá me decía: TE DIJE WEÓN, TE DIJE QUE LES IBA A QUEDAR LA MIERDA CON ESE PERRO WEÓN, TAN PORFIADOS QUE SON, WEÓN OH. Y mi mamá decía que nuestro dpto. olía muy mal por culpa de nuestro perro civil. Y él unico que nos apañaba era nuestro entrenador, porque el sabía cómo hacerlo, sabía con todo y que estábamos tratando con TODO y que queríamos a nuestro perro civil de ojitos brillosos de amor con TODO.


Y nuestro Gran Bicho avanzó tanto y mejoró tanto que juro que me crecía el corazón de orgullo cuando jugaba con otros perrines en la plaza o me miraba a mí cuando un perro malo le gruñía, para esconderse entre mis piernas y que yo lo salvara, y yo sabía que seis meses atrás se lo habría tratado de comer.



Pero, como todos sabemos, la vida no siempre es buena sino que a veces, a pesar de los máximos esfuerzos, es como las weas y hay cosas que, aunque queramos, no se pueden cambiar. Y así, un infausto día, nuestro Perro Civil, sin ningún preámbulo, atacó a un perro quiltrófilo en la plaza y salió persiguiéndolo con odio máximo y ojos de rayos láser, causando que casi atropellaran a nuestra Bichita, que salió detrás de él y, por suerte, ella está híper mega perfectamente entrenada, y cuando la llamamos, volvió. Pero nuestro Perro Civil no volvió, así que fuimos a buscarlo. Y lo habían atropellado...

NO, MENTIRA.

Estaba feliz el muy weón y llegó moviendo la cola. Y en el camino se trató de comer a varios perros más.

Dos meses después, nuestro Perro Civil seguía peleando con perros cuando salía a pasear con correa, tirándome a mí al suelo con todo y dejando las medias cagadas en la calle, porque mientras yo me caía, mi Bichita Mayor se soltaba de mi manito y salía escapando del energúmeno, porque a ella no le gustan las peleas. Seis meses de entrenamiento después, seguíamos con problemas en la calle y, además, cacas familiares en la casa, aperturas clandestinas de refrigerador y otros.

Y un triste día, el entrenador nos dijo:

- Creo que ha llegado el momento de pensar en buscarle otra casa a su perro civil. Él los adora, se nota, y Uds. también, pero su nivel de ansiedad por separación es tan alto, que vive en constante estrés y se manda todas estas cagadas y no es feliz-

Y NO ES FELIIIIIIZ!!

Y ahí nos quedó la cagada, porque lo sacamos de la plaza porque no era feliz y nosotros queríamos que fuese híper feliz, pero no podíamos renunciar a nuestros trabajos para estar todo el día con él en la casa (como él necesita por su ansiedad por separación), así que nos pusimos a buscarle una casa llena de amor y gente cesante-dueñas de casa, pero nos arrepentimos y mejor le dije a mi papá:

- Hola, papá, ¿por qué no te llevas a nuestro perro civil a tu casa en Rapel-de jardín gigante-orilla de lago- cuatro perros que serán amigos de nuestro Perro Civil - y Roberto y su familia-amantes de perro-que viven ahí todo el año y nosotros lo vamos a ver siempre?-

-CHUCHA LA WEÁ, QUÉ CREIS QUE SOY BOTADERO DE PERROS, TE DIJE WEÓN OH, TE DIJE QUE ERA UNA WEÁ. PREGÚNTALE A TU MAMÁ.

-Le pregunté, dijo que no-

-PICO LA WEÁ, Y QUÉ SABE TU MAMÁ, WEONA AMOROSA. BUENO YA-

Y así, un fin de semana de septiembre, partimos con nuestro Perro Civil y nuestra Bicha Mayor camino a Rapel, para dejar a nuestro negrucho triste en su nueva casita, en el viaje más miserablemente triste que he hecho en toda mi vida.




CONTINUARÁ...



lunes, 2 de diciembre de 2013

Nuestro Perro Civil: Tercera Parte


¿Alguien, alguna vez, ha visto una caca del porte de una pizza familiar del Pizza Hutt? ¿Alguien, alguna vez, ha tenido que limpiar una caca del porte de una pizza familiar del Pizza Hutt y no morir en el intento?

Yo sí. Varias veces.

Resulta que nuestro perro civil dejó de ser un santo a la semana de llegado a la casa. El muy malo entró en confianza, cachó que éramos unos papis chópetis que jamás le pegaríamos y que lo peor que podía esperar de nosotros era que lo metiéramos a la tina para bañarlo, weá que, a propósito, fue, como diría mi madre, un CAFAR o sea, MUY difícil-quedó la cagada- porque nuestro perro civil, descubrimos, le tenía miedito al agua, aunque estuviera tibia y llena de pompas de jabón, de modo que el primer baño consistió, básicamente, en disparar agua para todas partes mientras Marido trataba de jabonar al perro bruto y el perro bruto se abrazaba a mí, que figuraba empapada en la tina y con un perro de 30 kilos pegoteado con velcro a mi polera, porque, recordemos, él, pitbull de 30 kilos, tenía miedito.



Cuando nuestro perro civil dejó de ser un santo, descubrimos que nuestro can de 30 kilos venía con ciertos hábitos perversos que era urgente modificar: 1) trataba de comerse a los perros que pasaban cuando paseaba, de paso botándome a mí al suelo y mordisqueando de rabia a mi Bicha Mayor, que pegaba unos lloros de miseria y 2) tenía una rutina de "dejemos la mierda en la casa cada vez que mis humanos salen" y que consistía en varias maniobras coordinadas, una en pos de la otra:

8:30 AM. Abrir el refrigerador
9:00 AM. Engullir los contenidos del refrigerador



11:15 AM. Saltar hasta conseguir botar el tarro de basura
11:30 AM. Engullir los contenidos del tarro de basura



13:00 PM. Tomar mucha agua


13:45 PM. Mear sobre el Play Station


14:15 PM. Abrir los cajones de la cocina, sacar un cuchillo y depositarlo sobre el sillón.

14:30 PM. Saltar hasta conseguir botar el frutero de arriba del refrigerador.
15:00 PM. Engullir los contenidos del frutero en dos etapas:
15:05 PM. Tragarse las manzanas completas, son ñami.
15:06 PM. Trasladar las paltas a la sala de estar, PELARLAS DELICADAMENTE y con EXTREMO DETALLE con los dientes, pegar los pedacitos de cáscara al sofá y engullir la palta.


16:45 PM. Intentar abrir la puerta de nuestra pieza. En caso de conseguirlo, comerse, de preferencia, mis zapatos preferidos y, ojalá, un pote enorme de crema Lush, porque, obvio, es orgánico.

17:30 PM. Hacer una caca del porte de una pizza familiar sobre alguna alfombra o en la pieza vacía (creo que no voy a dibujar esto)



18:00 PM. DE NADA, BIENVENIDOS A CASA, HUMANOS, LOS QUIERO.



CONTINUARÁ...

jueves, 28 de noviembre de 2013

Nuestro Perro Civil: Segunda Parte



Pasados cinco días de aquel glorioso miércoles en que adoptamos a nuestro perro civil, y ante la evidencia de que todo iba bien, es más, muy bien, porque nuestro perro civil se estaba comportando como un santo-no me meo adentro-no me cago adentro-no ladro-soy obediente-ámame y mis niveles de locura y ansiedad habían bajado tan solo un poquito, después de googlear más de 100 veces "my adopted pitbull ate my former dog" y "mi pitbull se comió a mi perro" y de convencerme de que nadie se iba a comer a nadie, pero por si acaso, reuní el coraje necesario para contarle a mi papá.




Sí. A los casi 30 años, me daba miedito decirle a mi padre que teníamos un nuevo perro, un perro civil. Así que como el coraje reunido fue escaso, más mejor le mandé un whatsapp muy largo y manipulador-ténganme pena y apiádense de un perrito abandonado, que decía más o menos así:

"Con Marido adoptamos a un perrito que vivía en la plaza solito y que nos seguía a todas partes. Es muy lindo, se llama Nicanor. De ahí me fui en la volada sentimentaloide y dije algo como no importa que no me apoyen en esta decisión blah blah, pero, lo más importante de todo, NO ME GRITEN".

Y esperé.

Y sonó el teléfono y era mi padre. Para gritarme.

Mi papá es amoroso y muy bueno y generoso-si-quieres-te-regalo-mi-riñón y muy réquete mamón-llora con todas las películas, y sobre todo con la Teletón. En serio. Pero la única forma de expresión que conoce es gritarte. No "gritar" así como en general, así como dícese de quien habla muy fuerte, NO. Mi papá te va a gritar a ti, a ti específicamente, y vas a querer llorar y escaparte, porque mi papá mide como dos metros y habla muy fuerte y se parece a una mezcla entre Tony Soprano-menos la mafia y Jack Nicholson en el Resplandor, y te va a seguir gritando mucho rato, y después te va a invitar a comer o te va a regalar una Barbie. Porque él es así. Cree que todo el mundo le habla así a otra gente y le parece muy aceptable-normal-todo el mundo lo hace- gritarte para decirte de todo.


En estado de reposo.



Como por ejemplo:




-ALÓ, MAMÁ, POR QUÉ NO CONTESTAI WEÓN. PA QUÉ CHUCHA TENIS CELULAR-

-Ay, Osito, es que no sé usarlo bien-

-AHHHH, LA RAJA LA WEÁ. OYE, VAI A IR O NO A LA WEÁ?

-Mira, no sé, estoy complicada, lo que pasa es que la Vivian me dijo que...

-QUÉ VIVIAN WEÓN, SI YO YA HABLÉ CON ELLA

-Osito, la Vivian dice que va a llover-

-AY MAMÁ POR LA PUTA QUE HABLAN WEÁS, SI NO VA A LLOVER, HABLAN WEÁAAAAAS. LES ENCANTA HABLAR WEÁAAAAAS. YO LES PONGO UNA WEÁ DE CARPA, MAMÁ, LA ARRIENDO LA WEÁ, SI NO CUESTA NADA WEÓN OH.

Y lo mejor de todo, es que mi papá es tan mamón que todos los días llama a su madre-mi abuela Laly , que es una señora muy alta y rubia que no dice ni "chao" porque lo encuentra ordinario- para gritarle por teléfono.

Otro ejemplo:

- Papá, papá, papá, papá, papá, papá - Mi hermana enana cuando tenía 4 y hablaba todo el día.

- QUÉ QUERIS WEÓN-

-Cómprame una barbie, papito lindo-

-CHUCHA LA WEÁ, CHANTAJISTA DE MIERDA, YA QUÉ WEÁ DE MONA CULIA QUERIS-

-La doctora-

-YA, ANDA A BUSCAR LA WEÁ, CUENTO HASTA 1, 2, 3

Hermana enana parte corriendo a buscar su barbie.



Y todo esto es cuando no está enojado, pero con el perro civil yo sabía que iba a estar enojado o, por lo menos, semienojado, lo sabía:

-Aló, papá-

-QUI UBO-

-Bien y tú?-

-UDS SON WEONES-

-Qué? Por qué?-



-DE METER A UN PERRO CULIADO QUE NO CONOCEN AL DEPARTAMENTO WEÓN, NO LOS ENTIENDO, NO ENTIENDO LA WEÁ-

-Lo adoptamos po-

-AH CHUCHA LINDA LA WEÁ. ES QUE ME TENIS QUE ESTAR WEVEANDO, WEÓN OH.. ME ESTÁN REPICHULEANDO ESTAI ENFERMA DEL HOYO, WEÓN, ENFERMA DEL HOYO, TE LO DIGO, NO LOS ENTIENDO, NO ENTIENDO LA WEÁ-

-Ya-

-ES QUE TE DIGO QUE NO ENTIENDO LA WEÁ, Y TODOS ACÁ PENSAMOS LO MISMO, UDS. ESTÁN LOCOS, WEÓN, LOCOS.-

-Pero es amoroso-

-LIIISTO. YIA. OYE, POLLITO, VAN A VENIR A ALMORZAR MAÑANA? TRAIGAN AL PERRO WEÓN SI QUIEREN Y A LA CAGADA CHICA ESA-

-Ya. Chao-

-ADIÓOO-

Fiuuuuuu. Sobreviví casi indemne. CASI. Sorprendentemente, eso sí, mi madre fue LEJOS la más enojada-pasivo agresiva-los odio y me mandó un whatsapp que decía, ultra pasivoagresamente "Sin comentarios". CHUUUUUCHA. Y después me llamó y me dijo algo así como Hmpf, yo no voy a decir nada, es tu vida, pero no quiero a ese perro en mi casa porque se va a comer a mi perra siútica blanca insoportable de mierda , menos la última parte, en la que en realidad dijo algo como "la Emilita".

Y mientras tanto, nuestro perro civil era un ejemplo de comportamiento canino y buenos modales y cortesía, ni cagando hacía desastres ni nada, pero sí se trató de comer a un par de perros en la plaza, pero nada demasiado sangriento ni terrible, muy normal-perro adolescente al que recién le cortaron los coquitos.



Hasta que un día, todo se arruinó. Y nuestro perro civil volteó su cabeza de orejas distintas para mirarme y paró su pata sobre la guitarra eléctrica de mi cónyuge, procediendo de inmediato y sin ninguna atención a mis advertencias, a bañarla en la poza de meado más grande que he visto en mi vida.

FUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUCK.

CONTINUARÁ....