@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

lunes, 28 de octubre de 2013

Este blog es culpa del Dios


Yo fui a un colegio de monjas. Me confieso. No había monjas reales -salvo por las estatuas y la monja muerta que penaba en el salón de actos, detrás del escenario- pero era un colegio de monjas. FOR REAL.

Así que, tuve muchas clases de religión y fui a muchas misas de primer viernes de cada mes, además de las cientos de misas que había por cualquier razón y a cualquier hora, pero que, de todas formas, era mejor que estar en clases, salvo que se avisparan las profesoras y nos pusieran la misa a la hora en que teníamos clases de arte. HORROR.

En clases de religión hacíamos muchas cosas que, debido a nuestras tierna edad, se veían muy cachilupis e inofensivas, lo que después capté, no era así para nada. Y como no era así para nada, a los 9 años yo estaba total y completamente convencida de que quería ser monja.

MONJA DE CLAUSTRO.

......

......

Porque cuando canonizaron a Santa Teresita de los Andes y llevaron su estatua brillante - muy chópeti y parecida a una princesa Disney, sobre todo por su vestido largo lleno de vuelos, mi mente de niña demente pensó que sería aún MÁS chópeti que la muñeca tuviese MI cara y miles de enanas religiosas de cursos de enseñanza básica de un colegio de monjas le cantaran con un clavel blanco a MI estatua, y yo miraría desde el cielo, con los ojos llenos de lágrimas y el corazón henchido de amor divino, porque, AJÁ, SOY SANTA.


Llegada de Santa Teresita de Los Andes a mi colegio. Juro que fue así.


Y en ese tiempo, a mis tiernos 9 años, ser santa era el objetivo de mi vida y el de todas mis compañeritas, porque la Miss de religión insistía en que TODAS podíamos ser santas, y que TODAS debíamos tratar, y como yo era ultra matea- quiero quedar bien con la miss- el Dios me ama- nefasta, TENÍA que ser santa también. Por lo tanto, mi lógica infantil me indicaba con estridente claridad dos cosas:

1. TENGO que ser santa, es el objetivo de mi vida, ser santa, canonización, me voy al cielo.

2. Teresita de los Andes era santa y la había tenido muy fácil, porque:
a. Era monja de claustro desde muy chica.
b. No hay pecados que pueda cometer una monja de claustro, porque, seamos francos, no tienen nada que hacer.
c. Andaba con vestidos largos de princesa-hija del señor.
d. Su única labor era rezar y cantar, dos actividades en las que yo me destacaba.
e. Se murió muy joven, por lo que el tiempo aburriéndome de monja sería muy corto y después iba a pasarlo la raja en el cielo, mirando cómo todos me amaban.

De lo que se derivaba la elemental conclusión de que yo iba a ser monja de claustro y, ADEMÁS, iba a ser santa, lo que no iba a ser para nada difícil ni me consumiría gran cantidad de tiempo.


Como a los 9 años uno es muy centrada y tienes sus prioridades muy claras, todas las cuales están profundamente arraigadas en expectativas totalmente verosímiles, mi madre tuvo que aguantar casi un año escuchándome rezar en voz alta durante 30 minutos todas las noches Y CANTAR canciones de misa, que en esa época me hacían sumamente feliz y levitante.

Mi ritual preferido, de hecho, era que me lavaran el pelo, para así salir de la tina, no con una toalla, como los simples mortales, SINO CON DOS, una de las cuales podía poner en mi cabeza simulando un velo como el de la Virgen -mi ídola en lo concerniente a mi camino hacia la santidad, porque el otro, era Michael Jackson, con quien tenía planes de matrimonio- y la otra, simulando la túnica, de modo que el camino desde el baño hacia mi pieza podía hacer una hermosa y para nada ETERNA recreación de la canción "la Virgen va caminando, va caminando  soliiiii iiiii iiiii taaaaaa, y no lleva más compañaaaaaaaaa que el niño de sumaniiiii iiiiii iiii taaaaaaa", aunque todos sabemos que no iba sola, iba con mi mamá, que me seguía desde atrás, con el secador de pelo en la mano.


Recreación

Este tiempo de éxtasis y paz interior se vio fuertemente perturbado por la historia de los pastorcitos de Fátima, a quienes, como Uds. recordarán, se les apareció la Virgen María. ONDA, EN PERSONA. Y como nunca fui de ponerme objetivos mediocres para mi vida, se me ocurrió que la santidad no me sería solamente otorgada por ser monja, sino que además yo también tenía la edad de los pastorcitos, era piadosa, hacía sacrificios, me sabía varias canciones de misa y tenía papás semi-ateos, lo que me hacía una candidata perfecta para que la Virgen se me apareciera a MÍ. OBVIO.

Una vez adquirida esta certeza de la inminente aparición de María ante mis ojitos, estuve recagada de miedo como por 7 meses, pensando que en cualquier momento se me aparecía la Virgen, lo que me generaba una ansiedad enorme, porque ¿cómo iba a saber que era la Virgen y no el demonio? ¿Y cómo lo iba a hacer la Virgen para no asustarme, no podía aparecer así de repente, o sí? ¿Y si se me aparecía en la noche, por favor, Diosito, no, que me dan mucho miedo las noches, y mi hermana del medio-linda habla dormida?

Pero ese gen sadomasoquista que todos tenemos me seguía inclinando a la aparición de la Virgen, por lo que mis horas despiertas las dedicaba a dibujar y pintar Vírgenes Marías, con coronas de princesa, vestidos encorsetados y colores muy impropios de la madre del señor - para qué hablar de los escotes- y las noches las dedicaba a soñar con apariciones marianas, una de las cuales tenía como protagonista a la imagen de la Virgen que estaba sobre mi cabeza mientras dormía, que se ponía a comer chiche. PESADILLA.


Camino hacia la santidad: dibujando a la Virgen-Ariel-La Sirenita-Blancanieves

A pesar de todos mis esfuerzos, éstos no se vieron para nada recompensados por el Dios, ni siquiera cuando llené un colchón de paja dibujando plumitas que representaban mis sacrificios para la Navidad. La Virgen nunca se me apareció.

Y así terminó mi corta etapa de aspirante a carmelita, pero quiero dejar constancia por este medio, para cuando sea el día del Juicio Final, que si el Dios se hubiese dignado a pescarme y me hubiese mandado a la Virgen, este blog no existiría.

Conclusión del día de hoy: este blog es culpa del Dios.

Yo de monja. Mi sueño resquebrajado por causa del Dios.


11 comentarios:

  1. Hola Estimada.
    Llegué a tu blog por el post acerca de lo q te enseñaron los pitucos. Y nada, revisándolo me doy cuenta que estuvimos en el mismo colegio. Me alegra ver que de ahí no sale sólo un puñado de pechoñas.
    Y nada, yo también tuve una época de querer ser monja, aunque de una manera más dramática, asi q para nada divertido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, ¿en serio, ex compañerita? La raja!
      Según yo, ir a un colegio de monjas es ticket seguro para querer ser monja. Lamento que lo tuyo haya sido medio dramático y cero divertido, pero a mi el colegio me dio otros traumas cero divertidos, así que yo creo que como que viene en el paquete de egreso, ¿o no?
      Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Hola :), también llegué acá por el tema de las "convenciones arbitrarias de la gente pituca", leí un par de artículos más y me pareció bien divertido XDDD
    No puedo evitar confesar que alguna vez, cuando era pre-adolescente, consideré ser monja, pero de una forma mucho más ascética, pragmática y totalmente por cuenta propia: creía que viviría una vida tranquila y espiritual, que el tipo de rutina, la oración, el servicio a la comunidad y (especialmente) el trabajo cotidiano y la compañía de las demás monjas enriquecerían mi espíritu, me acercarían al cielo y esas cosas. No tendría que preocuparme de dudas existenciales-vocacionales, ni de pagar la universidad o mantener una beca, ni de tener pega, plata, etc. Nada de tonteras mundanas.
    Pero bueh, la gente cambia, se da cuenta de lo que su espíritu en realidad quiere, se da cuenta de cómo es en realidad y todas esas cosas de no-monja. Hace años que no soy cristiana, por ejemplo :).
    Me entretuve mucho, y las Recreaciones De La Vida Real están de lujo XD
    Muchos saludos ^^!

    Vicky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Vicky! Qué bueno que al final no fuiste monja. Creo que te habrías aburrido mucho.
      Mi espíritu también ha cambiado mucho, por eso ahora me voy a ir al infierno.
      Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  3. hola! yo tb iba a un colegio de monjas, semi monjas esas raras, pero a mi me dio una wea más freak, quería ser cura.
    es que queria hacer yo la misa. y como las mujeres no podían armaba mis propias misas en unos arbustos del colegio con una compañera en el recreo. Tenia que ser escondido por que mi mente de niña algo intuía que las mujeres no.
    tu blog es muy bkn. chau. Fran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, Francisca, te encuentro toda la razón. Yo también quise ser cura y encontraba más injusto que la mierda que no nos dejaran.
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Veo que tambien fui tu ex compañera pero no se porque yo salí casi recién, todavía no estoy ni cerca de mi último año universitario jaja. Encuentro genial tu blog y me hace mega hiper feliz en mis dias de trabajo en enero, esperando a que se terminen! Mucha suerte en todo y no dejes de escribiiiiiiir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, la dura!!! Qué excelente. Bienvenidísima!!! Ánimo con ese trabajo en este mes de calor infernal.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Niñita del Sagrado Corazón28 de febrero de 2014, 21:32

    Deberías explotar más el tema del colegio de monjas.. hay mucho material del que reírse.. como la sarta de premios dementes que recibíamos a fin de año: "modales y cortesía" o la preciada "tarjeta de honor" o el de "La alegría de servir" que bien podría haberse llamado "la alegría de ser-vir gen"

    ResponderEliminar
  6. Yo también estuve en tu colegio! Y parece que somos cercanas de generación, tenía como 10 años cuando fue la estatua de Teresita de Los Andes al colegio... el otro día nos acordábamos con unas amigas de lo sufrida que fue esa ceremonia, esperando bajo la carpa en la pista, muertas de calor, con desmayos incluidos!

    ResponderEliminar
  7. Ooohh porfavor estoy casi segura que somos ex compañeras jajaja estamos ubicadas en sta magdalena sofia?? Me he reido tanto con tu blog seria muy chistoso!! Me encanta ��

    ResponderEliminar