@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

viernes, 18 de octubre de 2013

Quién me dio permiso para ser adulta y me atacó una araña



Hoy día me llamó el conserje. Raro. Lo llamé de vuelta.

FUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUCK

Fueron los del gas diciendo que nos van a cortar el gas porque no lo pagamos hace tres meses. Yo, ingenua criatura, usando mi tono como 100 octavas más alto del normal, dije NOOOOOO, SI LO PAGAMOS.

MENTIRAAAAAAAAAAAAAA

Porque llamé a mi marido y me dijo: aaaah, sí. Hace tres meses que no lo pagamos. (risa weona)

Y yo como, QUÉEEEEEEEE, PERO WEÓN, QUÉ ONDAAAAAA. ¿POR QUÉ NO LO HEMOS PAGADO???, ¡¡¡NOS VAN A EMBARGAR!!!! (miedo totalmente racional y basado en evidencia jurídica)

Mi marido: es que no funciona la página web para pagar.

Yo para mis adentros: te voy a mataaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar.

Pero mantuve la compostura y le dije: Mi amor, qué hermoso, te amo, además la señora del piso de abajo dijo que el baño de nosotros le estaba filtrando agua al baño de ella, y como sabes, al baño de nosotros le filtra agua el de arriba, ¿hablaste con el Sr. del de arriba?

Mi marido: mmm, no. Voy a hablar con él hoy día, sin falta.

Y después de increparlo por su negligencia supina como dueño de casa -que no es sólo su culpa, sino también la mía, totalmente, porque soy un monstruo y de hecho, jamás he pagado una cuenta ni nada por el estilo- él, amoroso, en un tierno pero fallido intento de organizar nuestras vidas adultas, me mandó un mail: "Cosas que hacer en la casa". Qué amor.

Cosa N° 1: pagar el gas. Claro. Pero,  ¿para qué me manda esto? Yo no lo voy a pagar. ¿Dónde está la cuenta? No tengo idea. ¿Qué compañía nos provee de gas? NO TENGO IDEAAAAAAAAAAAAAA.

Cosa N° 2: pagar las contribuciones. Ah no. Esta weá es muy difícil. NEXT.

Cosa N° 3: pagar el seguro del auto. Ídem.

Cosa N° 4: hablar con el Sr. de arriba por lo del baño. Yo no. Yo no voy a ir ni cagando, me carga hablar con desconocidos en la puerta de su casa, ¿y si me mata? ¿Y si es un ex agente de la CNI? Además que capaz que quiera ver la dimensión de la filtración en nuestro baño, y desde que supe de esta horrible e indigna situación, NO HE ENTRADO MÁS, porque estoy segura de que está cubierto de mohos gigantes, y todos sabemos, gracias a House -y en Orange is the New Black están completamente de acuerdo-, las enfermedades catastróficas que puede traer el moho. Oh, no. A mí no me meten ahí ni cagando. Además, no me gusta entrar a baños que tienen waters que yo no uso, porque las esporas de la caca ajena VIAJAN por el AIRE.



Estado actual de la filtración en el baño. Proyección temporal de la colonización por moho.



Conclusión: soy completamente inútil para muchas de las cosas que un adulto a cargo de su vida se supone que debe saber hacer. Pero no para todo.

Lo bueno: cocino la raja, 7 tenedores del Wikén para mí y hago el MEJOR cheesecake del mundo.  Puntos para mí.

Lo malo: muero de asco de TAN SOLO PENSAR en tocar con mis manitos los restos de comida que quedan en ollas y platos, VÓMITO. Puntos menos para mí.

Otro bueno: soy a toda raja con los perros. En serio. Mis bichitos están completa y fascinantemente entrenados por MÍ, SÍ, POR MÍ, y se portan la raja, tienen un carácter la raja, siempre están felices, pero son delicia cuando están tristes, siempre están brillosos y limpiecitos y huelen a amor, pasean 3 veces al día, tienen muchos juguetes comprados y elegidos con dedicación por mí, me aman, los amo, dormimos abrazados, hacen trucos monada, etc.

 Lo malo: no hay malo. Hasta limpio sus mierditas fétidas y los dejo quedarse en la cama aunque se tiren peos.

Y esas serían todas mis habilidades de dueña de casa.

.....

......  Ah sí! También hago el pedido del supermercado, pero siempre lo hago mal, porque se me olvidan cosas, nunca sé lo que realmente falta y siempre creo que voy a cocinar más de lo que realmente voy a tener ganas de cocinar, y compro weás imbéciles como zapallos gigantes que no puedo cortar y después se pudren, choclo peruano, salsas que no sé para qué son y NUNCA compro carne ni pescado porque me da asco y pena, así que compro pollo, pero es para los bichitos, pero al final se lo come mi marido.

Ya. Y listo. Para todo lo demás, como ser ordenada y decoracional, soy horrenda. HORRENDA. Y todo esto me hace preguntarme, ¿quién determinó -seguro fue el Dios- que yo ya estaba habilitada para ser adulta, si soy un monstruo?

La primera vez que tuve pinpass para hacer transacciones, no me atrevía a tocarlo, por si de alguna forma misteriosa, tocarlo cuando no estaba haciendo transferencias electrónicas causaba una debacle en mis saldos. Me demoré SEIS meses en usar la tarjeta de crédito, porque me daba mucho miedito estar como endeudada con el banco, y después no pagar y después un torbellino de deudas, DICOM y juicios ejecutivos con cobradores.

QUÉ MIEDO.

Ya tener una cuenta en el banco y saber manejarla me parece una habilidad impresionantemente propia de la adultez y me enorgullece saber hacerlo, aunque tuve que preguntarle a mi marido cómo pagar la tarjeta  de crédito, porque había muchos casilleros y no quería darle plata de más al banco.

Sé lavar, pero me da lata. Sé ordenar, pero la ropa siempre me queda mal doblada. Soy seca para limpiar, pero siempre tengo algo mejor que hacer (como jugar Candy Crush). Hago la cama como el hoyo, según los estándares demenciales de mi marido. Se me olvida pagar las cuentas. Se me olvida reembolsar en la Isapre. Para qué hablar del seguro. Me da terror que el auto no pase la revisión técnica y me da terror manejarlo. La primera vez que fui a Huechuraba sola, pasando por el túnel San Cristóbal, me sentí un ser superior como por un mes. PENOSA. Cuando mi marido se celebró el cumpleaños, se me olvidó, OLVIDÓ, comprarle la torta, ni siquiera se me ocurrió que ese tipo de tarea recaía sobre mis hombros.

Sí. Pero aquí estoy, al borde de la treintena-mátenme, y hay quienes se preguntan que cuándo voy a tener un hijo. CHUCHA. No sé. Todavía soy PÉSIMA, quizás cuando me despesime (por si acaso, esta palabra existe totalmente), tenga una guagua. O por lo menos, cuando pueda matar arañas.

Ayer, había una araña GIGANTE en la tina, GIGANTE, ASQUEROSA, con patas enormes Y BIEN NEGRA Y PELUDA, CON BARBA LLENA DE CEREALES CON YOGURT PODRIDO, LLENA DE VENENO, esperando a atacarme. Odio las arañas. Son gigantes. Son peligrosas. Nos quieren matar a todos. Consideré varias alternativas:

A. Cerrar la puerta del baño y esperar a que llegara mi marido.

B. Matarla (JA!)

C. Echarle insecticidas

D. Ahogarla

Pues bien. El problema con A es que mientras espero a mi marido, y amparada en el manto de la noche, seguro la araña va a salir de la tina, pasar por debajo de la puerta del baño y nos va a matar a todos mientras dormimos (por todos, me refiero a mí y a mis bichitos). DESCARTADO.

B y C son opciones tremendamente riesgosas. Aunque mi psiquiatra jura y me re jura lo contrario, lo cierto es que las arañas son seres muy-ultra pérfidos, que apenas sienten en el aire el olor a muerte, obviamente ATACAN y se te tiran A LA CARA y te matan, situación que se ve empeorada cuando se adoptan estrategias complejas como B y C.

D. Ahogarla con la ducha, con la esperanza de que el peso del agua le impida tirarse a mi cara. Peligro: capaz que vuelva a subir por el drenaje. Solución: poner un tapón. GRAN ALTERNATIVA.

Así lo hice.

Imagen hecha totalmente a escala. Tamaños proporcionales a los reales.


Pero fue traumático (para mayor ilustración, ver imagen). Y los adultos se supone que tenemos que velar porque las arañas no se coman a nuestros hijos, pero aunque yo velo por el bienestar de mis perritos, descanso TOTALMENTE en ellos para operativos altamente peligrosos e importantes, como la detección de espíritus diabólicos en la noche, comerse las polillas, salvarme de los ladrones y hacer de guatero en las noches frías. Y NADA de eso puede hacerlo un hijo. NADA. Salvo que sea adulto, pero entonces tendría que adoptarlo, y no se puede adoptar adultos. Además que si el adulto-adoptado-hijo es como yo, pfffff....

APOCALIPSIS.

Ser adulto es muy fome. Los adultos no escriben blogs como éste, ni cagando. Tampoco se compran libros solo para olerlos (por si acaso, el que mejor huele es cualquier número del National Geographic) y el día del hoyo les gusta pasearse por los pasillos de barbies y muñecas en el supermercado. Obviamente, tampoco lloran todavía con la Sirenita y la Bella y la Bestia, y seguro ya se les olvidaron los diálogos de todas estas películas. Yo me los sé de memoria ("Tengo 16 años, papá. No soy una niña". "¿Has perdido la cordura? Él es humano, tú una sirena". "Es que yo lo amo". "DESTERRADA, exiliada y muerta de hambre. Mientras él y sus enclenques pececillos están de fiesta". "Te gustaría bajar a cenar conmigo? No tengo hambre. Si no bajas a cenar conmigo, entonces NO CENARÁS NADA. GRRRRRRRRROOOOOOOOW". "Si no te movieras, no te dolería". "Gran bondad, esconde ahí. Aunque a un principio rudo y malo lo creí". En fin. Se pueden hacer una idea)

Además, los adultos deben ser serios y respetables, y yo soy muy poco seria y semi respetable. S-E-M-I. Por lo mismo, me parece insólito que el título de adulta me haya sido concedido por EL MERO PASO DEL TIEMPO, cuestión que claramente no se condice con la realidad de mi hermoso e infantil mundo interior.

Y, por último: Dios, tú que eres nuestro padre, ¿qué chucha haces todo el día en vez de pagar mis cuentas, asegurarte de que no se me eche a perder el auto y sacar a las arañas de mi casa?

¿AH?

Si yo fuera el Dios, sería un papá muy la raja, ultra preocupado y omni, todos serían felices y comerían chocolate sin engordar, y las arañas vivirían en el espacio exterior, salvo un tipo de arañas de mi creación que se verían así:



Araña hermosa, con piel suave de cachorro y converse rosadas styler.



Y no serían venenosas ni malas, porque así sería yo, UN DIOS A TODA RAJA.

En cambio, tú, Dios verdadero, a TI JUSTAMENTE TE HABLO, que se supone eres el padre que más me ama, TE VOY A DEMANDAR POR ALIMENTOS Y DESDE YA TE QUITO EL DERECHO DE VISITA, hasta que te conviertas en un padre preocupado de MIS necesidades, pero sobre todo DE LAS NECESIDADES DE OTROS QUE LO PASAN COMO LAS WEAS mientras tú sonríes y los ángeles te cantan, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

DE LOS SIGLOOOOOS. SIGLOS CANTANDOOOOOO


¿NO SE LES ESTÁ OLVIDANDO ALGO?????
(Por si acaso, el que dirige es San Pedro. Creo)





¿CUÁL ES TU VOLADA?

¿CUÁNTO TIEMPO PUEDE ALGUIEN ESTAR EN ESO?


¿CUÁNTO, DIOS?


11 comentarios:

  1. también hago pésimo la cama según Esposo y soy super desordenada (mentiiiira)...todo porque él es un maniático anti-arriguitas

    ResponderEliminar
  2. jajajaja. ídem aquí. Gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. "Si tan sólo pudiera hacerle ver que no veo las cosas como él lo hace, no es posible que un mundo que hace tantas maravillas sea tan malo" Esas peliculas son la raja!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviana, te amo oficialmente.

      MEJORES PELÍCULAS.

      Eliminar
  4. Vi esto y la primera persona en la que pense, fuiste tu.

    Para entender mejor, leer hasta el final. Es cortito...

    http://www.cuantarazon.com/884103/las-arantildeas-son-bue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ni idea por que no queda como link, si no que hay q copiar y pegar ¬¬

      Eliminar
  5. Me pasa exactamente lo mismo. Tb estudié derecho (y sí, pasé por varias estaciones del vía crucis del grado, salvo lo del interrogador pololo - los colegas nunca fueron ni serán mi target - y lo de evitar el peligro - de hecho, habría agradecido dos días antes sufrir imprevisto imposible de resistir que me imposibilitara POR MESES rendirlo), y me pregunto....porque tengo más de treinta (en mi caso) SOY ADULTA???? JA...
    LLevo 6 meses sin luz en la cocina porque se me olvida comprar la ampolleta de que se quemó;, 8 meses sin arreglar la puerta del lavaplatos aunque solo se precisa un clavo y un año con una de las puerta de mi closet sin abrir porque se salieron los tornillos (operaciones de alta complejidad). Pero soy muy buena en pagar las cuentas, tanto, que pagué los gatos comunes DOS veces (y ahora resta convencer a la administradora que tiene más años que Matusalém que es "pago de lo no debido" y tengo derecho a repetir). En fin, me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaaja, yo soy iguaaaaaaaal. Pero no pago ninguna cuenta, solamente las de mi tarjeta de crédito.
      Pregunta: cómo sacas la ropa del clóset? Eso me preocupa!

      Gracias por comentar!

      Eliminar
    2. La saco por la puerta aún usable...lo que significa que no veo hace ene el 50% de mi ropa (es la menos chópeti asi que no importa). Y lo comentaría todo!!! Pero no tengo la habilidad de escribir como tú (aunque si de hablar...no dejo de transmitir) Sldos!

      Eliminar
    3. Ah, y no tengo tarjeta...dejé la caga cuando la tuve...

      Eliminar