@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

lunes, 4 de noviembre de 2013

Mi marido no sabe hacer fuego salvo cuando se trata de incendiar hoteles



El Dios no tiene nociones sobre lo que significa una temperatura adecuada. Se fue en volada distribuyendo el calor y el frío por la Tierra, dejando a algunos transpirados todo el año y a otros, recagados de frío. Obvio, porque el Dios no siente frío ni calor ni nada, sino que solo siente su Diosesidad, y ni cagando se le ocurrió que podría haber creado una temperatura óptima.

Nosotros, humanoides, inventamos el aire acondicionado para el calor, y descubrimos el fuego para el frío. La raja. Pero el Dios es muy copión y envidioso, y no se quería quedar atrás, así que nos plagió la idea esta del fuego, y se apareció como zarza ardiente a varios sujetos, entre ellos, a el Moisés. Y después, le pareció TAN, pero TAN chópeti el fuego, que lo usó para construir el infierno, lugar al que llenó de miles de llamas y mucho fuego. Qué había en el infierno antes de que descubriéramos el fuego,  es una de las grandes preguntas que dominan mi existencia.

 Este fin de semana largo-religioso en que, como el Dios fracasó, ni cagando gasté dos días en ir a misa, me fui a Rapel. HERMOSO. Excepto por las noches, cuando hace un frío de la gran San Puta y hay que prender las tres chimeneas, creando fuego desde la nada misma, es decir, desde palitos, diario, arañas y fósforos, porque, seamos francos, el Dios no nos la hizo fácil. NO. El Dios es de esos padres a los que les gusta ver sufrir y sudar sangre a sus hijos. AMOROSO.

Cometí el horrible error de confiar esta masculina labor a mi marido, quien, básicamente, se paseó con maderas de una chimenea a otra, haciendo como que se encontraba en una misión de alta importancia, sin lograr prender NI SIQUIERA una llamita. NI UNA CHISPA. NADA. Después, ahumó la casa. COMPLETA.


Encuentre las diferencias.


Ante tamaña tragedia, procedí a dirigirme a los aposentos donde se encuentran las chimeneas, para usar mi profundo conocimiento de las ciencias naturales en la creación del fuego que nos calentaría durante la noche.

TUTORIAL:

Primer paso: meter un palo grande, varios palitos chicos y diario arrugado, NO un SOLO palo gigante-apenas cabe en la estufa y diario.Cuidado con tocar las arañas acechando entre medio de los palitos. Estas maracas son muy malas.

Segundo paso: prender el diario con fósforo y esperar que la madera prenda con la puerta abierta y el tiraje a todo, Y NO, COMO OTROS (no me estoy refiriendo para nada a mi marido) meter el fósforo, gritar agudo, salir corriendo y cerrar la estufa dejando el tiraje también cerrado, porque como muchos de Uds. saben, para prender fuego se necesita OXÍGENO, lo que SE ACABA si cerramos la puerta y el tiraje. Por el contrario, esta última operación sólo hace que esté toda la casa llena de humo y la gente al interior de ésta, completamente intoxicada.

Conclusión: Mi marido no sabe prender fuego. Hasta el de los asados le cuesta. En serio. Le cuesta mucho. Pero cuando se trata de incendiar complejos turísticos es lejos el mejor.

Corría el año 2006 (creo), un día cualquiera de enero por la tarde, mientras yo y mi suegra picábamos tomates para el asado (panorama). Por mientras, mi marido y su hermano prendían el fuego en la parrilla que estaba en la terraza. O, por lo menos, esa era la idea.

Medio minuto más tarde, entra mi marido y su hermano, con cara de póquer los dos, y uno de ellos nos mira y dice, sin un dejo de emergencia en su voz:

-Creo que hizimos un inzendio- (para comprender a cabalidad la situación, leer con voz weona)

Dada la calma de esta afirmación, mi suegra y yo nos dirigimos lentamente hacia la terraza, para ver qué chucha habían hecho estas excusas de personas, esperando encontrar llamas de 30 cms. en la parrilla, reírnos un rato y volver a nuestra labor de cortar tomates. Porque, en serio, esto es lo que cualquier ser normal espera después de que le dicen, como quien dice está lloviendo, que armó un incendio.

EXPECTATIVA


ERROR!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


REALIDAD:

En la realidad era aún peor, pero yo dibujo muy lindo y por eso no me sale.

Cuando salimos a la terraza estos dos aweonados habían tratado de prender el fuego de la parrilla CON BENCINA CONCHAMIMADRE, con BENCINA de MOTO, porque, aparentemente, ninguno de las dos semi-bestias fue capaz de prender una mísera parrilla usando, NO SÉ, POR EJEMPLO, CARBÓN. Y esta weona idea hizo que el bidón explotara COMPLETO, se chamuscara, casi le quemara la mano a mi cuñado, siguiera un camino de llamas hacia la parrilla y prendiera el carbón y todas las plantas de los lados, porque, ah sí, estábamos en el Norte, o sea, LAS PLANTAS ESTABAN PERFECTAMENTE SECAS PARA CAUSAR UNA DEBACLE, haciendo una BOLA DE FUEGO gigante- EL INFIERNO HABÍA LLEGADO A LA TIERRA.


Las llamas eran como de trillones de metros y expedían humos malignos y tóxicos, y el fuego comenzó a extenderse hacia las otras cabañas, mientras la gente, desde el camping que estaba a más de 2 Km de distancia empezaba a gritar y salir de sus carpas a sapear el incendio. Los pirómanos estos, se fueron a esconder a la casa, mientras yo y mi suegra arriesgábamos nuestras vidas para salvar nuestras pertenencias más preciadas (los bikinis), que estaban colgadas cerca del punto de origen del fuego, tosiendo y respirando cenizas malignas.

Moraleja: el Dios ha aprendido a usar el fuego en nuestra contra. La muerte está en todas partes. Si no me cree, bájese la App "Dumb ways to die". Gracias, Dios.

PD: el fuego lo apagó el administrador de las cabañas, con un extintor. Mi marido y su hermano estuvieron toda la tarde y parte de la mañana del día siguiente raspando el quemado de la antes blanca y prístina pared de la cabaña. Qué amor.

Actualización de último minuto-extra-extra: Mi marido acaba de incendiar la cocina. No como en "estaba cocinando y salieron llamas del sartén-incendio" sino como en "metí tres pizzas al horno prendido, EN SUS CAJAS DE CARTÓN, UNA SOBRE LA OTRA, de modo tal que todas las esquinas del cartón de cada una de las pizzas tocaran las paredes del horno-se prendieron, quedó la mierda Y NOS QUEDAMOS SIN PIZZA Y SIN COCINA".

No intentar en casa.


Moraleja 2: el Dios no aprueba las pizzas. Anoréxico.

13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajajjajajaja esta es mi favorita. Definitivamente, aunque me reí demasiado con todas, y me sentí más que identificada con el vía crucis del proyecto de abogado.
    Seca, me encantó la forma en que relatas las historias! xD
    Saluuudos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Esta es una de mis preferidas también, excepto por la parte en que me quedé sin pizza, sin cocina y casi casi, sin bikini. Saludos!

      Eliminar
  3. Buenisimo xD.... aunque creo que esta demaa decir que tienes un gran tema pendiente con El Dios..jajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Gracias por comentar! Y Marcos, sí, LOS BIKINIS! Con lo que cuesta encontrar uno que quede bien, el día del pico lo dejo perecer en un incendio.

    ResponderEliminar
  5. muero de la risa, jajajajja de verdad me imagino a tu marido quemando el lugar y ahora la cocina, no lo agarraste a charchazo limpio? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofi, la verdad es que sólo lo miré con ojos fulminante-te voy a matar-cómo puedes ser tan tarado, pero estaba tan sorprendida de que alguien metiese TRES PIZZAS EN CAJAS al horno, que atiné a decirle: LIMPIA. Y él insistía en que esto era una anécdota a toda raja, que obvio que lo contara en el blog, jajja, qué divertido y yo pensaba TE VOY A MATAAAAAAAAAAAAR, DÓNDE ESTÁN MIS PIZZAS!!????.
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  6. JAJAJAJAJA! "Pareze que hizimos un inzendio". No podríai no tener un blog con un marido como el tuyo. Mis respetos a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaa, muchas gracias. Se lo haré saber!

      Eliminar