@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

domingo, 24 de noviembre de 2013

Nuestro perro civil: Primera Parte



Nuestro perro civil: Introducción

RIN RIIIIIIIIIIIIIIIIING.

-¿Aló?

-Aló, Sra., soy el conserje que mejor les cae-

-Hola!- Pero para mis adentros estoy pensando, OH-OH.

-Oiga, señora, lo que pasa es que su perro civil se quedó atrapado adentro del refrigerador, así que lo fui a rescatar-

- .......-

- Señora, se comió todo-

- .... -

- Pero ya está bien-

- Gracias, Joseph.-


18:15: Abro la puerta de mi casa. Tengo miedito. El refrigerador está abierto. Adentro NO HAY NADA.

NADA.

Todo lo que compramos ayer, ya no está. Sólo queda la caja de jamón perruno vacía, los huevos, y fin. Chao con el quiche, chao con la masa cruda de empanadas, chao con el pan integral, las manzanas, las paltas, la lechuga (sí, la lechuga) y las zanahorias. En vez de todo esto, hay basuritas por toda la cocina y una caca  del porte de una pizza familiar en la pieza de la nana UNA PIZZA FAMILIAR MI DIOOOOOOOOOS.

CONCHAMIMADRE NICANOORRRRRRRRRRRRRRR.

Nuestro Perro Civil: Primera parte

Para aquellos que no han tenido la fortuna de conocer la historia del "Perro Civil" -cuya autoría no me pertenece- se las resumo a continuación: un señor llegó a una de las oficinas de la CAJ-práctica ASEGURANDO que estaba siendo seguido por "perros civiles". ¿Qué son los perros civiles, se preguntarán uds. y se preguntó entonces el abogado que lo recibió? Pues bien. ATENCIÓN. Los perros civiles son perros pertenecientes a las secciones de Inteligencia de Carabineros y PDI que se INFILTRAN (sí, los perros se infiltran) en la población de perros vagos para espiar a ciertas personas. Como a este señor.

Y a mí, obvio. Porque yo soy una persona de alta importancia para los organismos de seguridad, así que también tuve un perro civil. NUESTRO perro civil.

Nuestro Perro Civil vigilando desde unidad móvil.


Debo reconocer que en mi corta (cof, cof) vida, he tomado un par de decisiones bastante weonas, por decirlo suavemente. Pero nuestro perro civil no está entre esas, por mucho que mi padre piense lo contrario. No importa cuántas cacas del porte de pizzas familiares haya tenido que escobillar del suelo, nuestro perro civil es y será siempre, el mejor perro civil de la historia. Carrie Mathews, la protagonista loca de Homeland, es una mísera alpargata de supermercado al lado de nuestro perro civil.

Y, a continuación, comparto la historia de nuestro perro civil con Uds.,  la que dedico, obviamente, a nuestro perro civil. Pero también, a tod@s los loquill@s animalist@s que andan rescatando perrunos abandonados por gente como el hoyo.

Corría diciembre del año 2012 y un aweonado fue a botar a la plaza de mi barrio llegó a la plaza de mi barrio  un perro. Nuestro perro civil.  Nuestro perro civil era-es un pitbull negro -pero decimos que es un labrador para que la gente no entre en pánico, salvo si nos quieren robar- de guata gorda, orejas distintas, muy mal aliento, ojos de cachorro con tristeza personal, patas con olor a cabritas y aspiraciones de súper héroe. Pero en ese entonces, era solo el perro nuevo que botaron en la plaza y a quien, creativamente y para nada discriminatoriamente, le pusieron Obama.





Obama quería matar a todos los perros de la plaza, pero por alguna razón, se enamoró de mi Bicha Mayor y, de acuerdo a mi madre, de mí también. Obama nos acompañaba desde la plaza a la casa, y se quedaba afuera de la reja, sentado bien derecho y con la lengua rosada afuera (ver imagen que les romperá el corazón). Obama nos acompañaba en los paseos, al lado de nosotros, ida y vuelta, tratando de matar a los perros que encontraba en su camino, hasta volver a su lugar en la plaza, donde vivía junto al Negro, la Lila y el Lipi, porque la gente es muy culiada y le encanta ir a botar perros a la plaza, weá que, de acuerdo a los mandamientos del Moisés, ni cagando es un pecado grave, porque el Dios  no aprueba del todo a los perritos, como todos sabemos.

Obama era un pero civil versado en las artes de la inteligencia militar, y de a poco y muy hábilmente, se fue infiltrando en nuestras cabecitas y un día cualquiera nos dijimos a nosotros mismos:

¿Y si lo adoptamos?

Y todos los locos amantes perrunos gritaron: SÍIIIIIIIIIIIIIII.

¿Quién podría decirle que no a esa cara de esperanza y amor?

Así que lo llamamos, le cambiamos el nombre a Nicanor, le pusimos una correa y nos lo llevamos al departamento. Sí. Un pitbull de un año y medio. En un departamento.

Cuando llegamos a la reja del edificio, Nicanor no se atrevía a entrar. Metió primero una patita y sapeó al conserje, para ver si lo echaban a escobazos. Lo llamamos y metió otra patita más. En el umbral de la entrada, hizo lo mismo, metiendo una a una sus patitas, no fuera que ahora sí que lo echaran y esto no fuera más que un sueño. Casi lo arrastramos adentro. Pero una vez que tuvo sus cuatro-patas-gordas-de uñas mochas-de tanto caminar por el pavimento- adentro, movió la cola, repartió unos besos fétidos y se subió al ascensor.

Nuestra Bicha Mayor es una bicha muy pero muy mala. Ella cree que es perfecta (por si acaso, lo es) y que tiene un gran club de fanáticos-secta religiosa monoteísta- que la idolatra. Por eso, cuando nuestro perro civil llegó a SU dpto., nuestra Bicha Mala no quería dejarlo entrar, así que adoptó su posición de combate para bloquearle la entrada al perro civil, y ante el fracaso evidente de esta táctica debido a la pequeña diferencia de tamaños, optó por mearle la cama. QUÉ AMOR.

Pero nuestro perro civil, acostumbrado a dormir en la calle, no se inmutó ni un poquito con esto del meado, sino que se instaló en su cama rosada, le dio unos besos conquistadores a mi Bichita, que en el fondo de su corazoncito es un algodón de dulce y amor generoso, posó para una foto con harto flash y se quedó dormido a las 11 pm. en punto.



Y así empezó nuestra vida con nuestro perro civil.

CONTINUARÁ...






5 comentarios:

  1. Estoy esperando la segunda parte!!

    ResponderEliminar
  2. Después de leer esto creo que mi negra es infiltrada de los federales!!! Quizás con esas manchas-botones que tiene sobre sus ojitos nos graban desde la CIA!

    Esas caritas amorosas + lenguas rosadas son lo más chópeti(???)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ceci, OBVIO que es una infiltrada-perro civil. Seguro que la CIA está involucrada, seguro. A nuestro perro civil solamente le da para la ANI eso sí.
      Y muy buen uso de la palabra chópeti, porque esas caritas y lenguas son de lo más chópeti que hay.
      Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  3. No entendí lo del perro civil :S

    ResponderEliminar