@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

viernes, 28 de febrero de 2014

PUCDerecho: recuerdos de mi juventud-vieja de mierda



Lo confieso.

Estudié derecho en la Pontificia Universidad Católica de Chile, aquella en que hay dos salas llamadas "Jaime Guzmán", pero ninguna llamada "Alberto Hurtado" ni "Eduardo Frei Montalva" porque todos sabemos que  los jesuitas corroen los cimientos de la iglesia desde adentro y los demócrata cristianos-demasiado liberales para ser cristianos, son aún peores que los comunistas y, por supuesto, nuestrohéroeJaimeGuzmán se merece DOS salas a falta de una. Obvio. Porque él redactó nuestra Constitución-es la raja- no la cambiemos nunca. Obvio.



Aquí estudié yo. Aquí estudió Marido.

Debo reconocer que me lo advirtieron. Un querido amigo de teatro me dijo: "No estudies en la católica, no te va a gustar, son todos fachoslocosconservadoresmachistas". Y yo, penosa ingenua e inocente veinteañera, le dije: "No puede ser tanto, soy media facha, me convalidan los ramos, énfasis en me convalidan los ramos".

Y sí, me convalidaron todos los ramos, porque PUC y PUCDerecho son una institución ultra ordenada-matea- tenemos todos tus certificados en línea y te los damos en dos días, ámanos.  Ojo, que NO es lo mismo PUCDerecho que Derecho o PUC a secas. NO. En PUCTeatro somos seres hippieslibres-chao con el magisterio de la Iglesia y la infalibilidad del PAPA, dancemos en pelota.

PUCDerecho no es nada así. No.

 El primer día de clases, a alguna hora infausta de la mañana, me equivoqué de sala (humillación) y entré a "Derecho Natural", ramo continuador del infame "Fundamentos Filosóficos del Derecho". Cinco minutos de espera y apareció el profesor, de chaqueta y corbata, atuendo que ya me pareció semi perturbante porque mis profesores de teatro me habían visto hasta en pelota y, ciertamente, nadie usaba corbata. Al profesor, horror, se le dice "profesor" y se lo trata de Ud., situación que también me pareció bizarra, porque en teatro eso no se usa para nada. Para incrementar exponecialmente mi espanto, inmediatamente, el curso completo, es decir, SESENTA INDIVIDUOS, se PARARON automáticamente de sus asientos, y se pusieron a rezar...

EN LATÍN.

EN LATÍN CONCHAMIMADRE ME MORÍ Y ME REENCARNÉ EN LA ERA PRECONCILIO VATICANO II.



Pero NO. No estaba muerta. ERA ASÍ. Porque sí: en PUCDerecho hay quienes rezan antes de empezar las clases, de pie y con cara de respeto-piedad infinita, en latín o en español, dependiendo del profesor que dirija el rezo. SE REZA. Y yo que creí que después de mi colegio de monjas NADIE MÁS me obligaría a rezar en las mañanas. PERO NO. En PUCDerecho, puede ser que te toque rezar. Disfrútalo, es como vivir en una teocracia.

Para advertir a los incautos, PUCDerecho debería tener un cartel a la entrada que dijera "Bienvenido al Medioevo". Así sería como una de esas ferias gringas de weones locos que recrean el renacimiento, la guerra civil o lo que sea, solo que en PUCDerecho recrearíamos la Edad Media, y nuestro monarca sería Jaime Guzmán.


En PUCDerecho encontrarás a parte de la crema y nata de la aristocracia chilena de más rancio abolengo, y a los que quieren ser como ellos.  A la fronda aristocrática en su apogeo y al pelolais hipster que ahora está de moda y, hay que decirlo, es más simpático que la mierda. Al hippie cristiano DC con delirios mesiánicos, que cree que se rebeló contra el sistema. A los perrines zorrones que tiran antes del matrimonio y quieren ser millonarios y tener una casa en Lo Curro. A gente común y corriente de la cual no tengo nada que decir así que ignorémoslos. A weones la zorra e incategorizables, así que ignorémoslos (lo siento, amigos PUC). Encontrarás, también, a la selección más completa de connotados miembros del Opus Dei (el ala liberal de PUCDerecho) y a los últimos especímenes pre Concilio Vaticano II-hacemos la misa en latín (el ala conservadora). Nunca faltarán, tampoco, destacados, no destacados y futuros destacados miembros de la derecha chilena, dando origen a un amplio espectro político que va desde la UDI, pasando por RN (el centro) y los de izquierda, o sea los DC conservadores-nos creemos shúperlocosrebeldeshippiecristianos- viva la doctrina social de la iglesia. Todo lo demás, es equivalente al MIR.

Ahhhh, PUCDerecho, cuánto no te extraño. Cuánto no extraño escuchar clases en que los profesores se sentían con la facultad de decir que "el fin del matrimonio es la procreación y, MEJOR AÚN, el remedio a la concupiscencia, que en palabras simples significa "el remedio a la calentura" o que "todos los actos de la Concertación son nulos porque no tienen como objetivo el bien común, concepto que usamos para referirnos furtivamente a los valorescristianoscatólicos Santo Tomás de Aquino, aristotélicotomista".

Cuánto no extraño las clases de Fundamentos Filosóficos de PUCDerecho, en que el profesor enseñaba que "si no crees en Dios después de aprenderte de memoria las vías de Santo Tomás de Aquino -conocimiento de alta utilidad- es porque a) no las entendiste o b) estás oscurecido por el pecado original" (en mi caso, lo segundo) o que "el movimiento es el acto del ente en potencia, en cuanto está en potencia para llegar al acto-ay de ti que cambies una palabra de esta definición si no quieres sacarte un 3-el constitutivo formal del ente y la weá".

En este mundo medieval-ojalá todos habláramos siempre en latín, aprenderás cosas sumamente curiosas, como que es inmoral tener sexo con condón si tu pareja tiene Sida, porque el acto sexual debe estar abierto a la vida-tengamos mil hijos y, mujeres, no trabajemos más porque NO, el método naturalBillingsasqueroso NO funciona; que la pastilla del día después es totalmente abortiva, aunque los monitos  a las que se las dieron no abortaron nada; que los españoles ni cagando masacraron a los pueblos originarios, no, les trajeron la buenanueva; que Alarico es un nombre de un rey visigodo-ostrogodo ya ni me sé la diferencia; que todos los bienes son del Dios, bienvenido a Derecho Canónico; que el pueblo, dice Santo Tomás de Aquino, tiene derecho a la rebelión ante un gobierno injusto saltamos sin ninguna justificación a decir pronunciamiento militar-todos lo queríamos, los milicos están presos sin razón algunalosdelitosestánprescritos VIVA LA CONSTITUCIÓN.

PUCDerecho, te digo, superaste todas y cada una de mis más dementes expectativas- no sabía que todavía existía gente así en el mundo, pero sí, existe y está en PUCDerecho, viviendo los últimos vestigios de una civilización que desapareció con la caída del Imperio Romano de Oriente, pero nosotros no nos hemos enterado. PUCDerecho, la cuna de algunos grandes pensadores, opositores al matrimonio homosexual, al aborto terapéuticoporqueJaimeGuzmánlodijo, a la igualación entre hijos legítimos e hijos no legítimos porque somos unos conchasdesumadre-la familia es el núcleo de la sociedad, al divorcio-la familia es el núcleo de la sociedad, LA FAMILIA ES EL NÚCLEO DE LA SOCIEDAD.

Pero, en PUCDerecho también pasan cosas buenas. De hecho, MUY buenas.

Yo sé que algunos expuccitos pondrían acá la semana de San Alfonso. Weón. NO.


La Semana de San Alfonso es como la semana del colegio, pero en vez de adolescentes imitando a BritneySpearsChristinaAguilera hagamos un esquema y gritemos por nuestra alianza, adultos supuestamente razonables y maduros que, aparentemente, se saltaron esta etapa escolar o querían ser bailarines exóticos, enloquecerán por hacer que su generación gane NO un día feriado, como en el colegio, sino el hermoso honor más importante que la mierda de haber ganado la Semana de San Alfonso, ni siquiera sé de dónde sacaron a este santo y por qué él aprobaría a alumnas semi en pelota contorneándose al son de Wisin y Yandel en el playback y a alumnos invirtiendo todos sus talentos en encontrar una moneda de 1845 para vencer en la gymkana. Así que no, la Semana de San Alfonso y sus esquemas de interescolar que van a presentar a Campus Oriente mientras los que estudiamos realmente ahí lloramos de la risa, no va acá.

Lo bueno de PUCDerecho son otras cosas.

En PUCDerecho, por ejemplo, no existe la competencia entre alumnos - me sé todas las notas de mis compañeros -no nos prestamos los apuntes porque somos unos culiados egoístas y nos creemos la raja. NO. Eso no existe en PUCDerecho: los cuadernos son de uso público y siempre encontrarás la copia del mejor cuaderno de todos y cada uno de tus ramos en la fotocopiadora, lo que da como resultado la hermosa situación de NO tener que ir a clases pajeras sino solamente a las que te gustan. Como yo soy mega matea, mis cuadernos de penal-constitucional-historia del derecho siempre estaban en la fotocopiadora y, como estas eran las únicas materias que me gustaron, jamás me leí un libro de comercial: había resumen, gracias, y el resumen era bueno, bienvenidos al paraíso terrenal.


En PUCDerecho, no existen los "alguien-boys". Ningún profesor cuenta con un séquito de fanáticos mamones seguidores que se visten-hablan igual que ellos. No hay acá ni atriaboys ni bascuñánboys y por la puta que se agradece, porque no hay nada más deprimente que jovenzuelos venerando a profesores como si fueran rockstars. Sí, Bascuñán es mino. Sí, es seco. Pero no, no por eso tenemos que vestirnos-hablar como él. Basta con contemplarlo con devoción en las clases, sin entender nada de lo que está diciendo.

En PUCDerecho ningún weón quiere quedarse después de clases conversando con el profesor y hacer la pata es una técnica sumamente escasa y mal mirada.

Ay del profesor al que se le ocurra poner una prueba un día que no sea viernes y AY del que quiera poner una segunda prueba en semana de solemnes, porque deberá a enfrentarse a la ira del alumnado-pueblo- recuerden que tenemos derecho a rebelión.



En PUCDerecho, conchamimadre -alegría infinita, NO se estudia los fines de semana, salvo en época de exámenes.

PUCDerecho, me hiciste aprenderme todos y cada uno de los artículos importante de cada Código, weá que en ese entonces me daba mucha rabia, pero que hoy agradezco con amor, porque cuando me dicen "notificación cédula excepción que nadie sabe-blah" sé perfectamente qué y dónde buscar.

En PUCDerecho se pasa bien y se pasa mal, pero como mejor se pasa es tratando de vivir en el siglo XXI cuando todos los demás están viviendo en 1254 y hacer como que rezas en latín mientras estás diciendo en voz alta las palabras de alguna canción del Circo Du Soleil.

Me carga el Circo Du Soleil.








lunes, 24 de febrero de 2014

Maldito poroto pútrido



Soy intolerante a la lactosa.

No.

Soy SEVERAMENTE intolerante a la lactosa más alergia a la leche, más el doctor me dijo que si quería suicidarme algún día, me comiera 5 litros de helado, y que me olvidara de andar comiendo weás "sin lactosa" porque tienen algo de lactosa y yo estoy tan cagada que me van a hacer mal igual-rajar al baño-guata de 8 meses de embarazo.

O sea, estoy hasta el pico y el Dios es muy malo, porque NO puedo comer:
1. Mantequillas, leche, queso, yogurt
2. Queques, postres en general, que, todos sabemos, es la razón por la que venimos a esta tierra
3. Chocolates CONCHAMIMADRE, no puedo comer chocolates.

Y muchas otras cosas que tienen leche escondida como: jamones, cecinas, pan de molde, margarina, nutella y un largo largo largo etcétera, mátenme-el Dios se fue en volada.

Esta curiosa enfermedad-cagazo del Dios suele ponerme en situaciones altamente incómodas como:

Suegros me invitan a comer por trigésima vez en la vida. Vamos. Suegri preparó con sus manitas un arroz con leche sin lactosa, que, le he dicho MIL veces, NO puedo comer. Suegro me sirve arroz y llega al pollo y me dice (por trigésima vez en la vida): Ah, tú no puedes comer pollo, ¿verdad? Gordita, acércame la carne con salsa de queso.

NOOOOOOOOOOO, POR LA PUTAAAAAAAAAA, NO PUEDO COMER LECHEEEEEEEEEEE.


Y luego me pregunta: ¿Qué es lo que no puedes comer tú?

Y yo digo, por trigésima vez: cosas que tengan leche.

Y mi suegro me pregunta: aaaah.... (pausa de meditación profunda) Pero, ¿puedes comer manjar?



Pero a veces, me siento valiente. Me siento un súper héroe con súper poderes, soy la dueña del universo entero y nada puede perturbar mi estadozenyogui, nada me puede enfermar, TODO está en la mente.

Mentira.

En realidad, lo que pasa es algo así como:



Vamos a comer con amigos. Piden una tabla de quesitos y yo ya tengo una copa de vino tinto en la mano. Mi voluntad tambalea y mientras mido mentalmente la distancia que existe entre nuestra mesa y el baño, me meto el primer pedacito de camembert a la boca. Espero 30 segundos.No pasa nada.Y me como el segundo. Y el tercero. Y nos vamos a la casita Y ME SIENTO BIEN. Entonces, pienso:

SOY FUERTE.






SOY HERMOSA.







SOY AMADA.



Al día siguiente, voy y me pido un croissant pavo queso del Starbucks. PORQUE SÍ. PORQUE PUEDO. Y por la gransanputa cómo lo disfruto. Me pregunto, entonces, a mí misma, cómo es que he podido pasar tanto tiempo sin comer queso. NECESITO UNA PIZZA CON CERVEZA A-HO-RA.

Llego a la casa, y arrastro a Marido a mi espiral de locura que, siempre que involucre comida alta en calorías, él está dispuesto a satisfacer. Y me como media pizza COMPLETA solita, con una cervecita, y pienso que estoy bien, me siento la raja, SOY MÁGICAMILAGROESTOYCURADA.

Al día siguiente, me siento bien. Me siento normal. Soy feliz. Y en la noche, vamos a comer con amigos de nuevo, y me como todos los quesos y me pido un postre PARA MÍ, una créme brulee o cómo sea que se escriba, mientras en mi débil mentecita resuenan las palabras de mi gastroenterólogo: nunca más en tu vida podrás comer créme brulée eeh eeeh eeeh eeeeh eeeeeh (leer con voz de eco en la caverna)

Me acuesto orgullosa de mi capacidad mental de impedir la enfermedad, duermo la raja y me levanto gloriosa para ir a trabajar. Al almuerzo, como lasaña, con harto queso y salsa blanca, qué le hace el agua al pescado, me pregunto, ya estoy engolosinada-alienada. Aprovecho mi racha de buena suerte y bajo al quiosco a comprarme un CostaNuss por LUCA y me lo como entero, sobajeando mi guata perfecta, llena de la enzima que necesito para digerir la leche y que se supone que no tengo, pero qué saben los doctores. NO TIENEN IDEA.



Y así, como a las 16:00 horas:


16:30:


17:00:

18:00:




Sí. Entonces, aferrada al wáter y con el rostro arrebatado y verde, me juro a mí misma que NUNCA MÁS EN MI VIDA VOY A COMER WEÁS CON LECHE.

NUNCA MÁS.

Transcurridos tres días -tres días en que lo ÚNICO que he podido soportar en mi guatita son tallarines blancos con aceite-los odio-, estoy flacucha pero DECIDIDA. Nunca más habrá leche en mi dieta. Ya en Pinterest, pineo como enferma, PINEO TODO, TODAS las recetas veganas, sin leche, sin queso, sin nada, las voy a hacer TODAS, VIVA LA VIDA SANA Y EL HUMMUS.

Compro entonces leche de soya o de coco o de almendras, o lo que sea, orgánica, y creo que soy un Chef con mi destino escrito en las estrellas: mi próximo objetivo es hacer un cheesacake de tofu y romperla. Gran idea.

Me embarco, entonces, en esta magnífica empresa de amor, y compro tofu. Parece asqueroso. ES asqueroso. Huele a poroto pútrido. Sabe a poroto pútrido. Pero seguro la vainilla lo arregla, pienso yo. Seguro queda igual que con queso crema, seguro, los veganos usan tofu para todo. Agarro mi minipymer y dale que muelo el tofu, pero este alimento del demonio no se convierte en una masa uniforme, como corresponde, sino que queda LLENODEGRANOSCONCHAMIMADREEEEEEEEEEEEEEEE. 



Una hora después, he logrado la consistencia deseada pero todo este movimiento ha acrecentado el olor a poroto pútrido del tofu. QUIÉN CHUCHA COME ESTA WEÁ, ni mis Bichos la aceptan.

Mezclo con las yemas, las claras batidas a nieve, el azúcar y la vainilla, con la secreta esperanza de que este cúmulo de ingredientes puedan acaban con el olor a aliento de ogro que sale del bol. La masa ya está lista y es perfecta, galletas de chocolate sin leche mezcladas con margarina sin leche, vamos que se puede. Lo meto al horno y a los 5 minutos hay un leve olor a vainilla. ESPERANZA.

Saco el cheesecake, le pongo la salsa de frambuesa y lo contemplo con amor. No quedó gris, color clásico de la comida con soya que quiere parecer con leche. Quedó blanco. Pero acerco mi nariz y huele a puto poroto pútrido. Así que mejor pruebo un pedacito.

...
...


CONCHAMIMADRE, SABE A PUTO POROTO PÚTRIDO Y ME HE PASADO 6 HORAS EN LA COCINA.

Se lo regalo a la Plaga, que se lo come engañada y bañado en extra salsa de frambuesa, para que no sientan el sabor. Mis Bichos lo rechazaron, pero la Plaga, ignorante del poroto pútrido con que fue hecha esta cocción maligna, se lo come feliz.

Pero yo no estoy feliz. No. El tofu es AS-QUE-RO-SO. NO - LO - EN-TIEN-DO. ¿Quién come tofu? Mis Bichos comen caca y no comen tofu. Ese menjunje de poroto pútrido con textura de esponja de baño no merecer recibir el nombre de alimento. NO MERECE ESTAR EN UN CHEESECAKE.

A pesar de estos obstáculos que me ha puesto el Señor, persisto con mi meta de erradicar la leche de mi sistema y mi dieta. Pero un mes después, estoy de nuevo en una mesa, con una copa de vino tinto y una tabla de quesos-no tofu esperándome.

Y empieza todo de nuevo, porque la vida es como el ciclo sin fin del Rey León y yo soy muy reweona.

domingo, 23 de febrero de 2014

Disculpas, disculpas


Estoy viva, pero vacaciones con los suegris más House of Cards me han CONSUMIDO.

Mañana habrá post. Lo juro. Y, si no lo han hecho, vean House of Cards, conchamimadre la weá buena.

Eso.

Wenas noches.

lunes, 17 de febrero de 2014

Esas loquillas carreras


Les tengo una noticia.

En verdad, no es noticia, porque no es nuevo, pero es noticia que lo sepan, porque no lo había dicho: antes de decidirme por el apasionante mundo del estudio del derecho (NO), estudié teatro.

UN AÑO completo estudiando teatro, porque quería ser actriz y lo amaba y la weá, pero después del año pensé como noooo, esto no es tanto para mí, no sé qué quiero hacer, y como todas las personas de la vida que deciden estudiar derecho, decidí estudiar derecho POR DESCARTE. Sí.

Durante el año que estudié teatro, lo pasé a toda raja pero, seamos sinceros, también sufrí intensamente, porque teatro es de esas carreras loquillas en que todo es shúperintenshamenteloco, nadie te dice cómo se supone que debes hacer las weás que tienes que hacer y te ponen puros cuatros o cincos, esto último,  siempre que hayas cumplido con los requisitos mágicos y para nada misteriosos que te permiten no ser rajado vergonzosamente.

Así, es sumamente común que tus profesores, a quienes nadie trata de profesor ni de Ud., pero que igual te causan más miedo-admiración que la chucha, consideren que tu presentación-personaje- lo que sea, "carece de ritmo", "tiene energía desbocada", "está externo", "está maqueteado" o cualquier otra expresión incomprensible que no es más que un eufemismo para decir, simplemente: "está como el hoyo - no me convence esta weá - cámbialo, pero no sé cómo, así que voy a decir alguna weá que nadie entienda bien".

Sí, usaba malla. Me veía HERMOSA.

LA RAJA.

Y yo pensaba que esto era así solamente en teatro, en que todos somos shúper locos, nos empelotamos y nos cambiamos de ropa en la sala, al frente de nuestros compañeros, y somos semi felices, porque, confesémosnos, no tenemos vida. Pero resulta que un año después, yo me cambié al para nada estructurado mundo del derecho, en que si te sabes la weá tienes un 7 y si no te la sabes, tienes un dos, y mi hermana del medio-linda entró a diseño.

Y CHUCHA.

Empezó de nuevo la tragedia.

Se podía ver, entonces, los días de semana, a mi personita estudiando sentada en un escritorio, con un café al lado, como un ser normal, gris y aburrido, y a mi hermana del medio linda, instalada en la sala de estar TALLANDO UN JABÓN EN BARRA  CON SUS PROPIAS MANOS para que tomara la forma de alguna criatura misteriosa-mística o de un objeto-cotidiano-común-shomosh-losh-obshervadoresh-del-planeta que le habían pedido, cubierta en virutilla de jabón, con las manos llenas de ampollas y ojos llorosos de miseria.



Llegado entonces, el viernes, día de mi prueba y día de la entrega de la wevada tallada en jabón, yo llegaba a mi casa, con la tranquilidad de la misión cumplida y la certeza de tener prueba de tal o cual weá la siguiente semana, y mi hermana del medio-linda llegaba con ojeras, llorando, escupiendo sangre por la nariz (coágulos incluidos) porque el weas del profesor le había puesto un 3.0 en el puto tallado de jabón, y ahora, la nueva tarea, era construir una nave espacial con moco de unicornio en celo tipo A -NO B, si llevas tipo B cagaste-  la que debía ser entregada A MÁS TARDAR EL LUNES, A MÁS TARDAR, Y TE VAMOS A PONER UN DOS IGUAL.

Mientras yo me comía unos panes deliciosos como un auto-premio por haber dado mi prueba, la pobre partía a la librería de no sé dónde puta a comprar un cubo enorme de plumavit para tallar un teléfono de no sé qué tipo, moco para usar de pegamento y otra serie de weás misteriosas, mientras mi papá gritaba:

- NO ENTIENDO ESTA CARRERA WEONA, WEÓN, DILES QUE NO VAI A HACER NINGUNA WEÁ A LOS CONCHASDESUMADRE, VOY A LLAMAR A ESTEBAN-



Y Esteban, que trabaja con mi papá y es seco y arregla todo lo que está mal en mi casa o lo que se ha echado mi papá en sus espirales demenciales de reparación casera, le explicaba, mientras mi papá gritaba, yo mascaba y mi hermana lloraba, que comprara de tal o cual plumavit,  de tal o cual tallador y de tal o cual moco, y que lo llamara cualquier cosa, porque Esteban es mágico y cuando mi hermana CONSTRUYÓ un paradero del Transantiago, fue Esteban quien la ayudó a parar la puta wevada en el campus, porque nadie más sabía cómo hacerlo.

El sábado y el domingo, nos encontraba entonces, con mi hermana del medio-linda y todo el resto de la casa, cubierta en pelotillas weonas e inlimpiables de plumavit, tallando el puto teléfono, mientras yo me las tiraba, porque es derecho y no hay que estudiar los fines de semana.

De pronto, un grito agudo cortaba el aire y cuando rajaba a sapear qué onda, ya sabía que:
1. Iba a haber mucha sangre porque los tiptop son réquetefiludos;
2. Se había cortado el dedo y, como ella sí que es cobarde, estaba a punto de desmayarse;
3. Había cagado la mierda de plumavit, porque ahora estaba roja y el Dios me libre, pero estos culiados de los profesores de diseño prefieren verte morir que dejarte en paz y aceptar un plumavit manchado con sangre.


Resultado: TODO DE NUEVO, MUCHO LLANTO, MUCHO GRITO.

También tuvimos varios momentos de crisis, en que quedaba la mierda porque en una hora tenía que llevar el prototipo de no sé cuánto a taller, y se le había acabado el scotch-pegamento- lo que sea, y yo, algunas veces, la ayudé, y me subía al auto rajada para irle a comprar su material URGENTE, aunque todos sabemos que después le iban a decir alguna weá como que le falta míshtica o qué sé yo, le iban a poner una nota weona y mi papá iba a gritar el resto de la tarde.

A pesar de todo esto, LEJOS lo peor de estas loquillas carreras son los aweonados que estudian carreras tradicionales, creen que se las saben todas y te preguntan:

- Ah, pero insertar carrera loquilla, es súper fácil, es como jugar o doblar papel lustre, ¿verdad?



NO, AWEONAO, NO.

Doblar papel lustre es la weá que hacíamos con mi hermana del medio-linda cuando éramos infantes ingenuas y estábamos enamoradas de Fernando Kliche (ya sé, mi pasado me condena) y recortamos con dedicación su cabeza de la portada del Wikén y le hicimos un cuerpo de papel lustre, con una camisa a lunares y pantalones color coral, para poder llevarlo de la mano al Apumanque.


True Story.


ESA WEÁ ES DOBLAR PAPEL LUSTRE.

Lo que estudiamos nosotros, ES ARTE.

(O, por lo menos, aspiramos a que sea así)



En homenaje a todos los que se han titulado de carreras loquillas y han vencido. Salud por Uds.!





viernes, 14 de febrero de 2014

Flappy Bird culiado (Un homenaje póstumo)


Flappy Bird es-era un engendro del demonio.

Lo descubrí en Buzzfeed. Decía que era adictivo. El mejor juego. Todo el mundo lo juega. Lo comenta. Es gratis.

Y, como ya hemos establecido en ocasiones anteriores, soy más copuchenta que la cresta, así que me bajé la aplicación con la secreta aspiración de VENCER en el juego y tener el puntaje MÁS ALTO de TODO EL MUNDO.



No es que yo me obsesione con los juegos...

No.

Solo desarrollo una sana y para nada sicóticamente dependiente relación con ellos, que se acaba abruptamente luego de la pasión inicial, que puede durar entre 3 meses a 1 año, dependiendo de mis niveles actuales de locura y la calidad del juego en cuestión.


Representación gráfica

Durante el periodo inicial de esta relación, mi vida se vuelve un torbellino de weás que pasan MIENTRAS estoy jugando.



MIENTRAS estoy jugando Candycrush, o HayDay, o Flappy Bird, salimos a comer. MIENTRAS estoy jugando CandyCrush-HayDay-Flappy Bird, vemos una película.






MIENTRAS estoy jugando CandyCrush-HayDay-Flappy Bird, se acaba la película y no tengo ni pico idea qué pasó.






Hasta que la luna de miel se acaba, y entonces:

FlappyBird y HayDay siguen vigentes...


De esto, estoy segura, tiene la culpa mi papá.

En mis tiempos de dulce infancia, si se dan una vuelta por mi casa un sábado o domingo cualquiera, encontrarán a mi papá puteando y transpirando mientras jugaba a ser un caballero medieval que tenía que rescatar a una princesa de pelo azul mientras masacraba a zombies, fantasmas e intestinos de criaturas desconocidas. Conchamimadre cómo disfrutábamos este juego. El sábado en la mañana ya estábamos instaladas, expectantes, mientras mi papá prendía el jueguito, para no apagarlo más hasta el domingo, porque vivíamos en tiempos prehistóricos, en que los juegos no se podían grabar (no sé cómo sobrevivimos a esta época).

Aún recuerdo el fin de semana que mi papito llegó al final del juego y yo y mi hermana del medio linda no podíamos más de emoción, conchamimadre habíamos rescatado a la princesa, que aparecía en grande en la pantalla, con su cabellera azul al viento, y fue amor a primera vista, nosotros la contemplábamos con devoción y hasta capaz que le hayamos rezado un Ave María.

Sí, la princesa la dibujé yo, con mi lápiz mágico. Aménme.

Hasta que de repente, la princesa de mierda empezaba blah blah blah gracias por salvarme, pero soy tan maraca, que esta vez no cuenta, tienes que jugar TODO DE NUEVO y encontrar un PUTO BRAZALETE con el que tienes que vencer al MaloFinalísimo... AH, y por si tu miseria actual no es suficiente, te digo altiro: el Brazalete no sirve para ni mierda. SUERTE!

-CONCHATUMADRE, ME ESTAI WEVEANDO, MONO CULIADO WEÓN OH, LA CAGÓ ESTE WEÓN POR LA PUTAAAAAAAAA-

Y después de un par de intentos de masacrar al monofinalimposible, nunca más se jugó a este juego.

Nos cambiamos al SúperMarioKart. Con mi hermana del medio linda ya habíamos alcanzado esa edad en que eres lo suficientemente coordinada como para lograr apretar los botones indicados en el control del Nintento y éramos secas. Jugábamos todo el día, mientras hacíamos como que cuidábamos a nuestras muñecas. Pero mi papá también jugaba y era bueno.

Fue así como a alguien se le ocurrió que teníamos que jugar los tres y hacer campeonatos. Mi mamá, la muy zorra, nunca nos advirtió de las consecuencias de nuestras acciones; nos dejó que jugáramos con mi papá, que compitiéramos con él en carreras demenciales de hongos, Yoshi y la princesa. Mi mamá es muy mala.

Sí. Porque resulta que le ganamos a mi papá. Le ganamos por poquito, pero le ganamos, y entonces:

-CABRAS DE MIERDA, TRAMPOSAS CULIADAS, ESA WEÁ NO SE HACEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE- y luego, procedía a pegarnos una patada enorme en el respaldo de la silla, para que saliéramos volando. No es que lo pensara: CONCHATUMADRE CABRAS WEONAS, LAS VOY A HACER VOLAR.

Recreación.


No. Pero la weá le daba tanta rabia, que ni se daba cuenta y nosotras ya estábamos volando o, cuando aprendimos nuestra lección, rajando a la pieza de al lado.

Después de MarioKart mi papá dejó de jugar. Los juegos se hicieron demasiado complejos y a él le gustaba un mono bidimensional que avanzara hacia adelante o hacia atrás, y que no le dieran instrucciones más que apreta B para saltar y A para disparar.

¿Cuál es la moraleja de todo esto? JUGAR HASTA VENCER O MORIR/QUE TE MATEN EN EL INTENTO.

Y Flappy Bird, mono culiado, es IMPOSIBLE CONCHAMIMDRE no puedo hacer más de dos puntos.

MONO DE MIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEERDA.

El juego consiste, básicamente, en darle golpecitos a la pantalla del celular y hacer que el mono weón pase volando entremedio de unos tubos verdes. ¿Fácil, verdad?

ERROR.


Primero, el mono de mierda es así:


Segundo, SÓLO TIENES UNA VIDA.



Tercero, porlaputaconchamimadre es MÁS DIFÍCIL QUE LA CRESTA Y CAUSA MUCHA FRUSTRACIÓN-IRA INDELEBLE.

Y, esto último, como todos sabemos, son los ingredientes que nunca pueden faltar en el juego perfecto.

FlappyBird, descansa en paz. Te llevamos en nuestro corazón.


Ah. Y Feliz día de los enamoraditos.


lunes, 10 de febrero de 2014

Hábitos para salvar todo matrimonio...O NO



El otro día, mientras simulaba estar trabajando pero, en realidad, estaba en emol, leí este artículo titulado algo así como EXTRA EXTRA hábitos que salvarán tu matrimonio. Y como soy copuchenta, obvio que lo leí, pensando que, como somos chópetis, segurito todos los hábitos nosotros los teníamos y seríamos felices para siempre.

Pero resulta que todo se fue borda abajo, o alguien se confundió, porque estos hábitos en realidad parecen sacados de una película de terror de bajo presupuesto.

¿Qué decía este hermoso artículo, se preguntarán Uds.?

Vamos por parte.

El artículo empieza diciendo lo siguiente:

Que el amor es como una flor que debe ser regada y cuidada día a día, es algo que todos saben, pero que a veces se olvida. ¿Cómo cuidar de una relación, de modo que se mantenga firme y florezca? 




Yiaaaaaaaa. El amor es una flor que debe ser regada... Mátenme. Mátenme ahora porque si no lo hacen, me voy a ahogar con mi propio vómito. ¿La dura? ¿No podríamos haber encontrado una comparación más cebollenta que esta?

Recuerdo que yo tenía una Miss de Religión a la que le gustaba mucho hablar de sexo. En verdad, le encantaba la weá. Nosotras ya estábamos viejas y peludas y ni cagando queríamos hablar de sexo con la Miss de Religión, pero a ella por la puta que le gustaba. A veces, nosotros queríamos hablar de Jesús y María Magdalena, o del matrimonio, o de cualquier otra weá que no fuera capaz de conjurar imágenes perversas en nuestras cabecitas católicas, como la Miss de Religión tirando con su marido y teniendo orgasmos. Pero no. Nuestra Miss de Religión siempre quería hablar de sexo y, de alguna forma, todo lo reconducía a eso. Así, recuerdo que una vez le preguntamos:

- Miss, cómo se hace para ser feliz en el matrimonio - porque sí, éramos bien weonas, hay que decirlo, preguntándole a la Miss de Religión este tipo de cosas. A nuestro favor, tengo que agregar, ella se había casado TRES VECES y en las tres había sido chópetimente feliz.

La Miss de Religión, entonces, quería hablar de sexo. Y entrelazaba sus dedos largos y flacuchos, suspiraba suavemente y decía: El Matrimonio está hecho de detalles...- Luego, miraba al cielo, y zúacate, le daba con hablar de tirar. 

¿A qué voy con esta historia, se preguntarán Uds.? A lo siguiente: si a mi Miss de Religión, que solamente quería hablar de sexo, se le ocurrió una weá menos cliché que "rieguen la plantita del amor" cuando le preguntamos por el secreto de la felicidad marital, ¿cómo es que a quien le PAGARON para escribir el artículo no se le ocurrió nada mejor?


Para Ashley Davis Bush, consejera y experta en temas de pareja, la clave está en integrar al día a día, pequeños gestos que cultiven el amor, y que con el tiempo se transformen en hábitos.


Mmm. Claro. Acá vamos mejor. Mi Miss de Religión decía esto de los detalles -gestos de amor-hábitos. Me tinca, sobre todo si apuntan a aumentar la calidad y cantidad de chocolates, ropa regalados y masajes. Me anoto.




Escritora de varios libros de autoayuda, Davis publicó junto a su marido, “75 hábitos para un matrimonio feliz”, donde precisamente comparte estos simples granos de arena en el actuar para que la relación  crezca como un roble.

Mmm... autoayuda. Esto de la autoayuda me da muchas sospechas, porque ¿cuándo un libro de autoayuda ha ayudado realmente a alguien?? Salvo por la Cecilia Bolocco, a quien PauloCoehloElAlquimista le cambiaron la vida -según ella, según yo, fue el Photoshop- no conozco a NADIE a quien le haya servido una de estas baratijas. Y no es que nunca me haya leído uno de estos libros, porque por la puta que soy copuchenta. Soy como los gatos, tengo que meter mi nariz en TODO lo que la otra gente está metiendo su nariz; tengo que leer TODO lo que otra gente está leyendo, porque TENGO QUE SABER AHORA cuál es la gracia. Así que sí, me leí el Alquimista... UNA MIEEEEEEEEEEERDA.



Me leí dónde está mi queso o quién chucha se lo robó.... UNA MIEEEEEEEEEEERDA.


Me leí Juventud en Éxtasis porque mi Miss de Religión nos obligó.... UNA MIEEEEEEEEEERDA.



Me leí los Hombres son de Marte y las Mujeres de Venus.... UNA MIEEEEEEEEEEEERDA.


Me leí The Secret.... UNA MIEEEEEEEEERDA.


Además que estos libros weones se llaman de AUTO ayuda, no de ayuda PARA LOS DEMÁS, lo que, de acuerdo a la lógica más básica, significa que el único aweonao ayudado por el libro será el weón-autor que lo escribió y el resto de los mortales, simplemente, pagaremos por el libro y, por ende, llenaremos de plata sus bolsillos para que se autoayuden más todavía.

"Recuerda que todas las parejas divorciadas comenzaron siendo felices”, advierte la experta en The Huffington Post, donde, al igual que Psych Central –una conocida página de contenido para la salud mental- entrega las pistas de sus hábitos amorosos". 



Primera mentira. No todas las parejas divorciadas comenzaron siendo felices. Créanme. Yo conozco a varias.

Aquí te mostramos algunos:

LISTO. Vamos a la parte de los hábitos. Estoy preparada, seguro gano porque los hacemos todos, seguro.


-Que lo primero que le digas a tu pareja en el día sea algo bueno: Decir apenas te levantes “soy muy afortunado/a al estar contigo”, es para Davis clave para llevar un matrimonio feliz. Si resulta que tu pareja se va de la casa antes de que te despiertes, mándale un mensaje al celular.

...
...

Lo primero que digo cuando me levanto a horas infaustas es: ME VOY SUICIDAR o, si estoy más feliz, ODIO MI VIDA. Luego, me lanzo dramáticamente sobre la cama, entremedio de mis Bichos y les hago cariño en sus cuerpos peludos y con olor a sueño de perros-cheetos-pan tostado mientras ellos me babean la cara y se tiran peos de emoción. Marido hace lo mismo, pero no dice nada. ¿Esto no cuenta?





-Abraza por lo menos 20 segundos a tu pareja cuando se vuelvan a ver después del trabajo:Según Davis, no está de más acompañar este gesto con frases como “estoy tan feliz de que hayas llegado a la casa” o “qué rico que llegué”. “(Esto) es vital para reconectarse después de haber pasado el día separados”, asegura, explicando que un largo abrazo estimula la oxitocina, también conocida como la hormona del amor –que se libera durante el orgasmo y cuando se está enamorado- y que tiene tal poder que, según científicos, ayuda a mantener al ser humano fiel.



Oooooooooo, MEJOR, en vez de hacerme creer que se murieron los Bichos,  al lanzarte a mis brazos y mantenerte ahí por 20 largos segundos, cual pegotina de auto, con el solo propósito de estimular una hormona weona,  tengamos más orgasmos, comamos más chocolate y comprémonos más ropa. También es útil darle este trabajo del saludo después de la pega a los perros: están llenos de energía/amor y no hay forma alguna de que puedas superarlos en los bailecitos de alegría que realizarán cuando llegue alguien a la casa.


-Exprésate desde la vulnerabilidad: Davis sugiere poner atención a la forma de expresar las necesidades, que en algunas ocasiones se comunican como críticas. Por ejemplo, en vez de decir “¡no me estás prestando atención!”, se aconseja algo como “te extraño. Por favor, conversa conmigo un rato”.

O, tal vez, sería óptimo no ser una masa  amorfa, pegote y mamona, sino algo así como: anda no más, pero a la vuelta no me despiertes para tener sexo, o CONCHAMIMADRE SUELTA ESE CELULAR, TE VOY A MATAR. Proveer de alternativas  es mejor que manipular emocionalmente: sexo vs. salir; dejar de sapear el celular o la muerte. "Por favor, conversa conmigo, te extraño".. PUAJ. Y, además, si tu parejo no quiere conversar contigo y tienes que andarle rogando, dedícate al celibato y la contemplación divina mejor: ahí seguro que vas a poder conversar todo lo que quieras y, si estás lo suficientemente demente, creerás que la voz del Dios te contesta weás cuando le rezas con fervor.


-Mantén el contacto, compenétrate: La consejera, además, menciona entre sus hábitos la de tocarse mientras se come, ya sea la mano o el brazo, y sentir la respiración de la pareja en otros momentos.

Por ejemplo, dice que es bueno poner la mano en el estómago o el pecho del otro, de modo de observar su respiración, y que, ojalá, esto se acompañe mirándose a los ojos. 

Que weá más ridícula. ¿Sentir la respiración del otro? ¿Poner la mano en el pecho y mirarse a los ojos? Qué es esto, ¿la saga Crepúsculo? Mantengan el contacto tirando, que para algo están casados y tienen una cama propia que no está construida con semen ajeno, como las de motel.

El día del pico en la tarde podría tener esta rutina de "compenetración romántica-rosada-maquiavélica" con Marido. Nosotros no estamos hechos para eso, PARA NADA. Lo intentamos, le dije que probáramos porque estaba escribiendo este post, y como él es fanático del blog me dijo altiro que bueno. Y esto fue lo que pasó:





Para construir el amor, asegura Davis, no es necesario esforzarse con dolor. De modo más simple, asegura que “si realizan un comportamiento amoroso, empiezas a sentir más amor”, nada más

¿Esforzarse con dolor? TENGAN SEXO. El sexo con dolor, además, a veces, es bueno. Y así, seguro que sentirán más amor. 


Perdí esta competencia. Mis hábitos de matrimonio feliz son:





FIN. Todos pueden lograrlo.