@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

martes, 11 de marzo de 2014

La oficina estatal


Trabajar para el Estado es una experiencia sadomasoquista al estilo 50 sombras de Grey, menos el millonario psicópata- presuntamente suelta calzones de mino y, más importante aún,  menos los millones del millonario psicópata- mino.

Yo trabajo para el Estado. Porque quise. Porque QUIERO.

Y de veritas que amo mi pega. Es mi pega soñada. La que siempre quise. Pero esto, obviamente, no me impide reírme de las weás que pasan en la Administración Pública, porque en la vida tenemos dos opciones: o reírnos de lo que nos pasa o pegarnos un tiro. Yo prefiero reírme... y, la verdad,  no sé usar armas de fuego.

No diré dónde trabajo ni haciendo qué, pero trabajo para el Estado, en una oficina como todas las del Estado, con paredes color moco rosado, piso alfombrado color azulconmanchasindeterminadas que se asemejan sospechosamente a toda clase de fluidos -o en su defecto, piso flotante hecho de mugre de sacapuntas- muebles hechos con semen de carpintero y aire acondicionado del año de la pichula, y que, por lo tanto, no funciona, excepto durante los meses de invierno, en que  sí funciona y nos congela. Además, huele horrible, lo que seguro está dado por la capacidad de los objetos del Estado de oler mal siempre y sin razón aparente.



No soy funcionaria pública.

No estoy a contrata.

Estoy a honorarios, como la gran mayoría de las personas que trabajan para el Estado, y tienen un contrato de una mísera página con 3 párrafos en Times New Roman que dice algo así como blah blah blah prestar asesoría, blah blah blah pago cuando rinda informe, FIN.

En estos contratos no sale si tienes vacaciones, ni cuántas. Tampoco te dicen si tienes que venir a la oficina, que, de acuerdo al contrato, queda en un lugar indeterminado e imaginario del mundo espacial, porque no, el contrato no te dice ni siquiera si TIENES oficina a la que ir. Al contrato también se le olvidó ponerte un horario y no dice ni palabra sobre licencias médicas, porque tu contrato cree que tú eres una especie de paloma libre que trabaja sin supervisión y sin jefe, en tu casa y sin oficina a la que ir ni horario que cumplir.


MENTIRA.

Obviamente, tenemos oficina, horario y jefe. Tenemos también algo así como vacaciones, días administrativos y licencias médicas, pero no le vayan a decir esto a la Contraloría, porque se enoja y te hace devolver la plata. A la Contraloría le gusta vivir en la fantasía esa de la paloma libre en casa, aunque sabe perfectamente que estamos todos acá, sentaditos en nuestras sillas azules de servicio público, trabajando hasta que nos da tendinitis y cumpliendo un horario imaginario pero que si no cumplimos deja de ser imaginario (o sea, patada en la raja), porque, como todo buen empleado del Estado sabe, esta silla es como el hoyo, la mesa te queda a la altura de las gomas y los codos flotan en el aire cálido del verano, obligando a tus articulaciones a envejecer años por cada página oficio tipeada.

Trabajando para el Estado podrás recrear escenas dignas del Resplandor o de American Horror Story, como cuando los baños de los hombres se salieron y corría el agua con mierda microscópica por el pasillo.Nadie se fue a la casa. Nos aguantamos el meado hasta que nos fuimos y no sólo eso, sino que además fuimos todos a sapear qué pasaba, mientras semi llorábamos-reíamos, instagrameábamos y nuestra Secre balanceaba sus piecitos sobre el agua con caca para no tocarla. Todo olía a caca, pero, en realidad, todos sabemos que los baños de la Administración Pública huelen casi siempre a caca o fluidos corporales y parecen baño de Estadio, con sus artefactos pre II Guerra Mundial y sus cañerías más pequeñas que pene oriental. Anda a tratar de cagar en un baño del Estado sin agarrarte gonorrea. Es difícil.


También puede pasarte que se tomen tu lugar de trabajo y lo más probable es que tu computador funcione bien 3 de 5 días, si tienes suerte. Si se echa a perder la impresora, nadie la reemplazará. Todo tomará mucho tiempo, tiempo medido en Memos, Minutas y Oficios. Incluso para que te compren un lápiz bic, tendrás que rellenar algún formulario. Tenemos formularios para TODO. Para pedir días administrativos. Para viajar por pega. Para informática, malditos súcubos del demonio que en su puta vida han podido arreglar el puto computador del año pre Steve Jobs y que tienen fantásticas soluciones a tus problemas, como REINIZIE EL COMPUTADOR. Sí. Porque la dura que NI CAGANDO se me había ocurrido esta táctica de alta complejidad y justamente para eso solicité la ayuda de "los expertos" en informática. Voy a tirarme por la ventana y vuelvo. Gracias.


En el Estado te bloquean cualquier página que tenga la palabra "desnudo" y otras más, como pene, vagina, testículos. El problema es que, no sé, se me ocurre así rápido, hay reportajes que se llaman "la verdad DESNUDA sobre tal y tal" y que, GENERALMENTE, se relacionan con mi pega, pero no puedo verlos porque están BLOQUEADOS CONCHAMIMADRE y ANDA a pedirle a informática que te desbloquee la weá. Cuatro memos, cinco minutas y diez autorizaciones megamágicas después, te dirán que el sistema se los impide. No podemos ver You Tube. Y ya sé, obvio que puedes perder tu tiempo en YouTube. Pero también puedo perderlo en el Starbucks, y ¿qué van a hacer? ¿AMARRARME A LA SILLA? Nuestra área de documentación NO PUEDE guardar los documentales que se han hecho relativos a la pega. NO PUEDE VERLOS. NO. Porque Youtube está bloqueado y capaz que, CHUCHA, alguien diga pene en alguno o salga un pilucho.


En las oficinas del Estado hay, en general, una habitación que tiene el honor de llamarse "cocina", donde encontrarás un refrigerador lleno de tupperwares con comida, un lavaplatos, una taza por cada compañero y una taza más por los que se fueron y no se las llevaron (seamos honestos, en los otros lugares te dan la puta taza)  y un "hervidor". En estos recintos de alta modernidad, ni se te ocurra prender el hervidor Y el microondas, salvo que quieras hacer saltar todos los fusibles del edificio. Una cosa a la vez, por favor. No le hacemos al multi tasking.


A las oficinas del Estado solo se puede entrar los días de semana y en la semana, no más temprano ni más tarde que tal o cual hora. Si se que quedó algo que necesitas para el lunes, bueno, QUÉ PENA porque no te dejarán entrar.

Como toda administración pública que se precie de tal, el cahuín es de los deportes preferidos, más incluso que pedir memos. Todos vigilamos entre todos lo que todos hacen: a qué hora llegan, a qué hora se van, a qué hora salen a almorzar y cuánto rato se demoran. Seguro hay algunos que tienen calendarios secretos en los que llevan la cuenta de los días libres que se ha tomado cada uno.

Si tienes mala suerte,  tendrás 5 secretarias, de las cuales una es para tu jefe, la otra hace llamados telefónicos y las otras tres NO TIENES IDEA QUÉ HACEN además de crucigramas y juegos online de pool, que, sorprendentemente, NO están bloqueados. Que no te quepa duda: son muy simpáticas, pero sueña con que te formateen o impriman un documento. No están ahí para eso.

Tu primer día en la Administración Pública, no tendrás escritorio. Con suerte te pondrán una mesa en una oficina vacía y te señalarán que "durante este mes" te va a llegar el computador y tu dirección de correo electrónico. Por mientras, vas a sentarte en tu mesita todos los días, sin nada que hacer. Ni siquiera tienes idea qué se supone que debes hacer y cómo. Nadie te explica. Nadie te dice nada.

Cuando trabajas en un sector olvidado y mal querido del Estado, como yo, es posible que lleguen nuevos compañeros sin que nadie sepa. Simplemente, un día los encontrarás sentados en una oficina que apareció de la nada, construida en base a plumavit y astillas al por mayor. Tranquilo. No es un espía.


Veo a mis compañeritos de universidad. Casi todos trabajando en estudios. Y sus estudios tienen unos baños con azulejos marmoleados y suaves,  que, además, huelen muy bien o, simplemente, huelen a neutro y no a caca. Y sus computadores no se demoran 45 minutos en prenderse y sus sillas son ergonómicas. Sus mouse son inalámbricos y algunos computadores tienen también parlantes. Tienen un teléfono en su escritorio, y no uno por oficina. Lo mejor de todo, es que llaman por teléfono a seres misteriosos que también trabajan ahí  y estos seres les llevan café y bebiditas, A LA OFICINA MI SUEÑO DORADO. A algunos hasta les dan almuerzo. ES MÁGICO.

Acá, en cambio, no hay nada, salvo un bidón de agua que agradezco como que fuera Starbucks.

Yo y el Bidón. Tenemos una relación complicada.

Esta semana, como saben, hay cambio de mando. Mi jefe ya se despidió. Se fue. No hay nadie en su oficina. NADIE ( a nadie le importa)

Y no tenemos idea qué va a pasar.

A pesar de todo, no me cambiaría de pega. ¿Por qué?, pensarán ustedes. Porque estoy loca.

POR ESO.





48 comentarios:

  1. Mariodo(mio, no tuyo) tambien trabaja en servicio publico, pero por el lado salud y en un lugar rural(aca juran que es urbano, pero sin ofender, para una santiaguina como yo, este lugar es rural)donde muchas veces no tienen los implementos para trabajar e incluso para salvar vidas..
    eso es vocacion y eso se agradece, pero no es un favor, creo que es un trabajo en donde si se debe trabajar para que los clientes no sigan diciendo que estos weones se llevan todo el dia sacando la vuelta.
    es lo que yo le digo a marido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nataly, toda la razón. Odio eso de que en los servicios públicos "no se hace nada". Es cierto que hay gente que no hace nada, pero no somos todos y no debería ser así. No es un favor, si te están pagando!

      Eliminar
  2. Yo quiero añadir unas cosas que ocurren en mi lugar de trabajo, que también se precia de ser una oficina pública:
    1.- El papel higiénico (o confort como diríamos los cuicos): es tan duro, es tan aspero, sólo asemejable a una lija gruesa;
    2.- Los fumadores intra-oficina: sucede, como en ningún otro lado, que hay unxs pelotudxs que fuman al interior de sus cubículos. Incluso hay una vieja que fuma en su escritorio, el cual no tiene aislación con el resto de la oficina, y se pasa toda a cigarro. Ni ahí si hay algún asmático, enfermo de gripe, si hay emergencia ambiental en Stgo... PICO LA LEY DEL TABACO, PICO, MIL VECES PICO...me recago en la LEY a pesar de trabajar en una oficina del Estado. Estas viejas fuman en sus oficinas, y anda a decirles que apaguen el cigarrito... te escupen;
    3.- Reembolso por pagos -de mi bolsillo- para hacer algo propio del desempeño de mis funciones: sólo quiero decir, si se imaginan los colegas que trabajaban en los rascacielos de SANHATTAN si acaso ellos tuvieran que reservar sus hoteles cuando van fuera de STGO. pagarlos de su bolsillo y luego, después de 45 mil mails, 800 llamados telefónicos y varias plegarias, solicitar la devolución del mismo. Para qué contamos los taxis, transfer.... fotocopias. Si la caja chica no da, CAGASTE!; y,
    4.- Gente loca que viene gritando que la persiguen agentes de seguridad del Estado, que le tiran arañas a la secretaria y que cualquier día de estos, nos masacran a metralletas.

    slds.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las arañas es una gran anécdota. Lo recuerdo como si fuera ayer.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Hace unos años trabajé en el sector público y debo decir que hay algo de gusto morboso ahí, y bueno locura también. En mi caso después de meses casi llorando logré que me gustara y lo pasé la raja. Lo único que odio más, mucho más que los baños con olor a caca, es a todos los viejos y viejas de mierda que "trabajan" ahí y que paradójicamente jamás le han trabajado un día a nadie, en cambio otros que trabajan la raja pero que opinan algo (generalmente político) que al jefe de turno no le gusta le dan una plr rapidito, en cambio los otros como no opinan, da lo mismo si trabajan o no. En todo caso lamentablemente en Chile la mayoría de los trabajos son así :(

    Podrías escribir un apartado de gente loca que está o se acerca al sector público, esas historias son del terror y es que hay gente muy MUY loca.

    Saludos!

    PD1: La gente de informática es pa MATARLA!!!!
    PD2: Amo el detalle de mechas californianas jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiii, tienes toda la razón... esa gente que uno no sabe qué se supone que hace.
      PD1: son la escoria de la humanidad.
      PD2: jajajajajaaja, mi amiga dibujada también!

      Eliminar
  4. La embarro que al final todos los servicios tienen mil cosas en común..sentí que describías mi ultima pega!!! Aunque nosotros teníamos oficinas nuevas con baños semi-decentes aunque el edificio esta tan mal diseñado que faltaban oficinas. De hecho a mi en primero me tuvieron en cubiculo improvisado para después construirme una oficina (yup, construir) dentro de una sala de reunion que paso a ser dos oficinas. Y INFORMATICA UN DESASTRE...era para pegarles. A una compañera que tenia un problema con el lector de CD, le borraron TODA la memoria del pc sin respaldar. La pobre se quería suicidar y nunca entendió como era posible.
    En verdad podría contar mil cosas más (¿no te paso que compañeros agarraban en las oficinas?) pero lo dejo aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me muero ser tu compañera... en realidad, habría matado a los weones!
      Sobre compañeros agarrando en la oficina, no me ha tocado. Sí me ha tocado ebria vomitando en los baños... CUECK.

      Eliminar
  5. Jajajaja no paro de reir!... es todo taaan cierto! Hasta pa ir al baño hay que hacer un oficio.
    Yo llevo 2 años a contrata en mi actual pega y antes estuve en otro organismo público a honorarios por más de 2 años y pucha q cuesta entender q la inspección del trabajo funciona solo para los privados, porque el estado hace y deshace con sus funcionarios y a nadie le importa!
    Juro q casi mori con lo del olor a caca, pq en el depto de arquitectura donde trabajo llevamos demasiado tiempo tratando de saber de donde viene el maldito olor y aún no tenemos respuesta... yo creo q son los mismos viejos que llevan siglos trabajando en los mismos puestos y ya se están pudriendo!! Jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh y se me olvidaba... aunque estoy a contrata, nunca he firmado un contrato, sólo firmé un libro de ingreso gigante (igual al que se usa para despachar documentos entre los departamentos) y todas las normas respecto a vacaciones, permisos y horarios las he aprendido por osmosis!!

      Eliminar
    2. Jajajaja, Carolina, yo estoy segura de que todas las reparticiones estatales huelen mal. No sé por qué ni de dónde viene ese olor, pero siempre está presente para arruinarte la vida.
      Encuentro una genialidad que no hayas firmado contrato!!!!! Del terror.

      Eliminar
  6. De verdad el sistema público es para la risa (en vez de llorar), faltaron muchos otros "detalles" como el que para comprar cualquier cosa primero tienes que ir a mercado público, lugar con precios más inflados que el mall La Dehesa, y si por alguna razón extraña necesitas algo que ningún honorable proveedor estatal tiene, partiste a redactar toooda una licitación sabiendo que los tipos te van a cobrar el precio real x 10 porque nadie más te lo va a vender. Y si resulta que lo que estás pagando es un seminario en el extranjero igual tienes que hacer lo anterior sino te pueden vetar el pago. Y anda a pedir reembolso por el típico taxi aeropuerto -> lugar del seminario en el extranjero porque la plata va a llegar el año siguiente si no te han echado, perdón, si "no te han renovado el convenio". En el mundo privado era más simple como un "necesitamos X, cómprenlo/páguenlo"

    Y anda a necesitar algo que tu repartición no está autorizada a comprar (como el café) porque la tapa se escucha hasta Argentina.

    Punto aparte (creo que necesitan post aparte) son las secretarias estatales, la gran mayoría son las únicas realmente de planta (literalmente, algunas gomero, otras ficus) que debes llevarle el amén en todo porque sino no te pasan la llamada, se les pierde tu correspondencia y/o no te avisan que el jefe te estaba buscando. Anda a interrumpirlas mientras están concentradas hablando por teléfono con la secretaria de la otra repartición!!!

    Finalmente, para un pobre empleado grado > 10, necesitas al menos 4 firmas de gente parriba para hacer cualquier cosa.

    Gracias por el espacio para el desahogo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, ayudándote a sentir. Todo lo que dices es cierto y me ha pasado. Lo de las secretarias es un clásico estatal.
      A nosotros no nos pagan taxi, tiene que ser transfer y ese con cueva te lo pagan. Al final, uno termina poniendo de su plata para todo.
      De nada. El espacio es mucho y gratis.
      Saludos!

      Eliminar
  7. Catarsis absoluta!....Sobrina Nieta pero que huevadas más ciertas dices, llevo cuatro años a contrata, y lo más penoso es que un huevon con cuarto medio gane el doble o triple de lo que a mi me pagan por tener mil huevadas que hacer, las colegas son un clandestino e viejas, con olor a cigarro-caca, solteronas con matrimonios rotos, que destilan odio y me dicen toooodos los días como consejo de vida " el amor no existe, es sólo sexo y calentura", me cagaraaaaaaaa!!...una vez pedí licencia y adivinaaaa, las viejas inventaron que andaba en Santiago en un concierto de Shakira jajajaja, yo moviendo las caderas, la triste verdad es que no me podía ni mover en casa jajajaja, cada vez que necesitas un bic, efectivamente llenó un formulario huevon y una O.P.I si la cosa que quieres es más grande, y si el Dios todopoderoso se apiada sale la licitación....ando de luto pq mi impresora, la boto el Sr. Que hace el aseo, pedí otra vamos ofició, OPI, me piden razones de por qué necesito otra impresora si la que tenía de los 80" estaba güena!, como chuchaaaaaa digo que la caga la paso a botar el hombrón....escribo el oficio y no se que mierda poner " dejo de funcionar, sufrió un desperfecto, cagö!".... Querida Sobrina ya vendrán tiempos mejores y esa oficina impoluta!, con olor éxito! Jajajajajja un abrazoooo.
    Pd. Muero por saber como fue tu primera audiencia ante la Iltma. JJjJahajajaj

    ResponderEliminar
  8. "clan de viejas" no "clandestino e viejas" :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaajaja, me imaginé que era eso.
      El cahuín en el Estado es cuático y me identifico totalmente con todo lo que has dicho!!
      Un abrazo
      PD: ya lo contaré jajajaja

      Eliminar
  9. Jajajajaja me muero! Yo ahora estoy trabajando desde la casa y ES HERMOSO :)
    No saco pica, te ayudo a soportarlo pensando que en algún rincón de Santiago hay alguien que no teme hacer caca en paz mientras trabaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maldita, te envidio muy poco sanamente!
      Jajajajaja, saludos!

      Eliminar
  10. Cuando estaba trabajando en mi casa de estudio alma mater (de mierda) también pasaba eso con algunas páginas, que eran necesarias para la investigación en la que estaba trabajando, pero como tenía compañeritos muy perturbadores, que todo el día querían ver páginas perturbadoras, me aconsejaron que tratara de abrir las páginas bloqueadas "en caché" y mágicamente funcionaba, no se podía ver nada de las imágenes extras de la página, pero el contenido importante estaba ahí disponible e intacto. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajajajajaja, compañeritos perturbadores. Yo también tengo compañeritos perturbadores, pero ellos ven sus páginas perturbadoras en el celular, lo que ha dado lugar a situaciones aún más perturbadoras.
      Haré uso de tu dato.
      Saludos!

      Eliminar
  11. fantastico tu blog!!, a veces se me hace que fuimos compañeros, pero lo logro identificar tu generación.
    Tu redacción, excelente y si bien no tengo más que aportar porque el baño de mi oficina es azulejos marmoleados, lo que cuentas explica todo lo que debemos sufrir nosotros al otro lado del mesón, cada vez que nos toca entrar a una repartición pública.
    Gracias por compartir este espacio, realmente gozo leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte tu bañoooooooooo.
      Es verdad que al otro lado del mesón se sufre más que la cresta también. A mí me toca estar a los dos lado, así que PIOR.
      Gracias por gozar con mi blog!

      Eliminar
    2. jajaj...ya, con uno de los comentarios de más adelante confirmo que fuimos compañeros de generación...jajaj!!precioso tu vestido de novia.
      En fin, tu blog no hace más que confirmar la impresión que siempre he tenido de tí, linda y sumamente inteligente!!!
      besos!!!, siempre es bueno confirmar que aún hay esperanza en este mundo...

      Eliminar
  12. jjajajajjaahaha bkn!!!! me reí tanto q me retaron en el hostal!! otro memorable es la colección de fotos de los nietos q hay pegada a la entrada de la oficina jajaja!! un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajajajajajaja, noooo, ahora me tienes obsesionada tratando de dilucidar tu identidad secreta.
      Un abrazo!

      Eliminar
  13. oye amé este post (porque aguante trabajar pal Estado, toda mi familia lo hace/hizo y se quejan siempre pero lo adoran)
    yo trabajé por un tiempo brevísimo en una empresa privada con dueños del Opus Dei y mi primer día ya tenía escritorio, computador con parlantes, teléfono para mí solita, silla ergonómica y todo lo que puedas soñar.
    en unos tres meses más estaré trabajando (de practicante, el último eslabón de la cadena) para el Estado, así que deséame suerte.

    después te cuento si el área de la salud funciona igual. dicen que es aún peor.
    uuuuuuuuuh.

    - alondra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alondra, te deseo mucha suerte y no te apoyes en el baño, salvo que quieras contraer una variante asesina de la E. Coli.

      He escuchado que el área de salud es también terrorífica. Pero se pasa bien!
      Saludos!

      Eliminar
  14. JAJA. Oficinas estatales.
    Mi mamá trabajo mucho tiempo en la Municipalidad de Santiago y como era chico en ese entonces iba siempre con ella al centro "para que lo conociera" y hacíamos trámites y mi mamá se compraba baratijas. La oficina estaba semi-decorada por mi mamá asi que era mejorcita que el pasillo que conducía a ella y el lugar de la secre, que efectivamente era una alfombra beige-caca-de-guagua con manchones, chicles y probablementes décadas de cultura de alguna civilización de ácaros, también los muebles eran de melamina BEIGE (beige-con-beige suena lógico al parecer) y el escritorio de OSB (Ese como "cholguán" pero hecho de astillas). Ah! y la secre se llamaba Lady e invitaba a mi mamá los viernes a tomarse un fanshop, y mi mama inocentemente preguntó en que consistía (Para ella si no es KirRoyale no existe)
    Saludos sobrinanieta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, pero el el fanschop es muy re weno. Tu madre se lo estaba perdiendo!!!
      Saludos!

      Eliminar
  15. No lo puedo cree!!! Linda, inteligente y ademas con vocacion de servicio publico? Eres fantastica; tiene razon jorgito. Aceptada como nuera.
    Mi hija macarena se leyo tu blog en una tarde por recomendacion de diego asi q fuiste el tema en el almuerzo del domingo. Ya sabemos tu nombre y te busque en fb. De verdad eres muy linda, me fascino tu vestido de novia y marido se ve bueno y tierno, cuidalo mucho!!! Decidimos no contarle a nadie quien eres asi q no te preocupes. Un beso apretado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awwww, graciaaaaaaaas. Feliz te tendría de suegra.
      Y viste a mis perritos lindos en FB? Son lo mejor!
      Saludos!!!

      Eliminar
  16. Noo morí con ese post! hace un mes aproximadamente que me encontré con tu blog y desde allí no he parado, pero con éste es con el que más me identifico.
    Hasta hace poco trabajé en el sistema público (me salí pq me aburrí de la tontera de honorarios y otras hierbas) y es TAL CUAL. El grupo de viejas q llevan como mil años trabajando en ese lugar y que su deporte favorito es el cahuín. La(s) secretaria(s) que nunca supiste cuál es su pega ni a quién le rinden cuentas, pero que son DE PLANTA y que no hacen nada más q vigilar todos tus pasos, leer lun y subir niveles en candy crush (o tejido si es más vieja). El baño que estás segura lo usó el mismo fundador de la ciudad, donde con suerte te ponen jabón y las cañerías suenan de una forma que dan ganas de salir corriendo. En mi pega además había un guardia viejito en la entrada que se sabe todas las historias y anécdotas del lugar, era un amor.
    Al leerte siento alivio de haber salido de allí, pero también un poco de añoranza de recordar esos años tan rancios de mi CV, pero donde se aprende MIL. Esos lugares son la mejor escuela para aprender de todo, desde hace un memo hasta manejar sistema contable, intranet, chile compra, etc. pues al final por sobrevivencia te obligas a aprenderlo (sino, te quedas sin materiales y ayayay nadie más te los va a conseguir fácil porque TODO es un maldito trámite y papeleo en el sistema público).
    Un abrazo, espero seguir leyéndote por harto tiempo más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tontera de honorarios es de lo peor, toda la razón.
      A mí también a veces me dan ganas de mandarme cambiar, pero al final del día, me gusta demasiado lo que hago.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Jajajajaja, está muy bueno este post. Llegué aquí por casualidad y todo lo que se dice es muy cierto. En mi corta vida laboral como profesional, he trabajado en dos reparticiones públicas distintas. En la primera tuve que lidiar con un huevón cojo, alias "el cazuela seca" o el "degenerardo", que trabajaba en un escritorio al frente mío y que veía pornografía todo el día. No sólo eso. También ocupaba el teléfono comunitario de la unidad en la cual trabajaba y llamaba a fonos eróticos o contrataba prostitutas para la hora de almuerzo (o para la hora que quisiera, en realidad). Lo peor es que todo el mundo lo sabía, todos hacían risa de ello, pero nadie era capaz de echarlo (como dice el refrán: no hay cojo bueno, jajaja, en este caso era literal!). En mi segundo y actual trabajo, he tenido que sortear la esquizofrenia máxima al tener que trabajar en una oficina color gris, que alguna vez, en tiempos donde los chanchos andaban con chaleco, fue blanca, con la mitad de los tubos fluorescentes malos, sin separaciones y/o biombos entre un escritorio y otro, y donde debo soportar a cinco funcionarios más que hablan todo el día de temas tan diversos que van desde la licitación que quedó desierta, pasando por el descuento trucho que realiza la asociación de funcionarios en tu planilla de sueldo, hasta el humorista penca que salió la noche anterior en "coliseo romano". Realmente, quien se logra concentrar en esa maldita oficina tiene poderes sobrenaturales. Lo triste es que, a pesar de que a todos los jefes que han pasado por ahí les ha dado la chiripiolca por estrés (parálisis facial, caída nerviosa del cabello, apnea al sueño), a los gremios, al comité paritario, a los jefes, al Ministro, al Subsecretario, a quien sea, le importa un soberano coco la higiene y seguridad física de las dependencias. Yo creo que los que trabajamos en la Administración Pública, más que vocación de servicio público, amor a la patria, oda al bien común, etc. etc. etc., lo que tenemos es el Síndrome de Estocolmo: vínculo afectivo con nuestro secuetrador (el Estado que nos paga como el culo, que no nos da un contrato seguro y estable de trabajo, que nos infla el sueldo con bonos que no son imponibles para nuestra jubilación, que nos aperna en un grado y en un estamento por los siglos de los siglos amén, y así, sima y sigue...)

    Felicitaciones sobrina nieta, espero seguir leyéndote por mucho tiempo más. Gracias por darme un espacio de desahogo (soy una triste funcionaria del nivel central de un gran ministerio... digo "gran" por la gran cantidad de personas que trabajan en él, no por su reputación, que harto deja que desear, jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graaaaaaaacias. Y me parece de lo mejor que vengas a desahogarte a este lugar.
      Del terror tu oficina, especialmente el tema de las parálisis faciales. No es la primera vez que lo escucho en la administración pública, lo que me parece altamente preocupante.
      Saludos!

      Eliminar
  18. Jajajaja, un clásico del rock que faltó mencionar, es el triste hervidor comunitario que está lleno de sarro y que nadie intenta lavar porque en cualquier momento se desintegra (con todos los tecitos y cafecitos que nos hemos tomado con esa agüita, ya debemos tener un submundo selvático en nuestros estómagos e intestinos)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, sí, el hervidor es de lo peor... por eso yo uso el agua caliente del bidón. ES HERMOSA.
      Saludos!

      Eliminar
  19. También trabajo para el Estado, aunque con "algo" más de fortuna: tengo mi propia oficina en la que hasta ahora no tengo NINGUNA web bloqueada y puedo mirar de todo mientras redacto documentos que luego de un par de firmas y timbres espero sirvan de algo para el bien de la patria cof cof.

    Tampoco tengo secretaria propia, aunque sí me llevan café cuando pido. Eso me lo gané de la siguiente manera: TODAS las secretarias tienen problemas jurídicos, especialmente de familia. Y si no son ellas, son sus primas, hermanas, tías, etc. Que la pensión, las "visitas", todo. Bueno, antes de eso, hay que saludar a la gente (se quejan que otros abogados pasan de largo y ni las saludan). Aprobado ese paso de urbanidad mínima y sin caer en el joteo, puedes conversar de otras cosas. Finalmente, cuando te tengan algo de confianza y te pregunten qué podrá hacer ella/hermana/tía/prima con el sinvergüenza del padre de sus hijos que no le da ni uno, tan sólo con informarle que tiene que ir a mediación primero y que después acuda a una oficina de la gloriosa CAJ y DEMANDE, te habrás ganado la parte del cielo que consiste en encargar café y fotocopias en tu propio escritorio. Saludos, me encantó tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sueeeeeeeeeeeeerteeeeeeeeeeee.

      Mi secretaria es un amor y me hace peinados cuando le pido :-). También me ayuda a coser las bastas de mis vestidos cuando están malas. Como bien dices, eso se gana siendo amable. Tienes mucha razón con eso de que hay gente que no saluda... los abogados, especialmente, suelen ser los más famosos por su frialdad y falta de saludo, weá que me pone muy mañosa. Yo saludo a todo el mundo. A veces, me confundo, y no sé a quiénes he saludado y a quiénes no, y los saludo dos veces.

      Gracias por comentar! Y qué chópeti que te haya gustado mi blog. Saludos!

      Eliminar
  20. Estimada, como empleada pública me diverti con tu historia. Todo aquello me ha sucedido, Excepto lo de los baños; trabajo para las FFAA, por lo que somos pobres, explotan los computadores, hay que imprimir en borrador y por ambos lados, el plotter es del año del plotter, hay que reciclar carpetas, también sólo tenemos acceso al famoso bidón de agua, etc, pero los baños siempre están impecables. De la limpieza jamas me podría quejar.Y no sé si será bueno o malo, pero tenemos una sola secretaria como para 20 personas.
    Sin embargo, hay algo lindo en la administración pública que no encontrarás afuera. Y no me refiero sólo al evidente hecho que estás haciendo algo útil para el país/su gente y su desarrollo, sino a un hecho que he constatado porque he estado en ambos lados, y porque mi marido ha trabajado en uno de esos estudios que señalas, donde los muebles brillas y huelen a caoba: puedes tener vida después de la pega. Porque sí, es cierto, te cierran la oficina y sonaste, pero estás obligado a enfilar a las 18hrs para la casa y no estás obligado a estar hasta las 21 o más tarde por lograr la meta del mes, o por el sólo hecho de tratar de mantener tu puesto, lo cual es super común especialmente en junglas como Santiago. Durante meses mi marido estuvo viviendo el infierno de llegar de noche a la casa y con pega!!!, para mí, hay cosas que no tienen precio, definitivamente. Estar más tiempo con tu familia, no tiene precio. Se ganará el doble, la oficina será más bonita, las secretarias más pelolais, pero en mi opinión humilde: NO LO VALE.
    sALUDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo del horario es mágico, pero depende mucho de la repartición. Los loquillos de los gabinetes ministeriales trabajan hasta horas más que infaustas.
      Yo, por ejemplo, he tenido que trabajar algunos fines de semana (miseria), pero, en general, mi horario es LO MEJOR. Y sí, NO LO VALE.
      Saludos!

      Eliminar
  21. Mi papá también trabaja para el estado y su bidón de agua de la oficina es mi mejor amiga. Bueno, ahora se trasladó de ciudad y ya no tiene bidón de agua, y yo la extraño mucho. Aunque él si tenía su teléfono propio, cosas ministeriales jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene bidón????? Valentina, qué horror!!!!!
      Saludos!

      Eliminar
    2. Que sanador ha sido este espacio para mi, me he reido mucho... trabajo en la gloriosa CAJ como alguien dijo mas arriba y realmente es tal como lo relatan, en mi caso he sido presa de la persecucion de las viejas cahuineras y envidiosas, miran el libro q firmo cuanto me demoro en almorzar, si salgo, pa donde...ufff agotador... pero amo mi pega, somos hijos del rigor, hay que tener cojones para mamarse el baño podrido, la alfombra de la II guerra, la cocina de campamento, la silla a la q le falta un brazo... yo me siento pagada por todo aquello cuando la abuelita a la que atendi me dice: gracias señorita, que Dios la bendiga... y asi, bendita por todos esos seres me voy feliz a mi casa sabiendo que todo finalmente tiene sentido

      Eliminar
    3. Uy, pobre, el tema de los cahuines es lejos lo peor.
      Comparto 100% lo que dices al final: eso es lo que hace que nos quedemos, creo yo.
      Saludos!

      Eliminar
  22. Acá no hay ni bidón de agua </3. Y está lleno de apitutados e ineptos ¿Por qué sigo acá? jajajajajja.

    ResponderEliminar