@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

domingo, 11 de mayo de 2014

Álbum vacacional


He vuelto.

Ni en gloria ni en majestad, ni tampoco, lamentablemente, doradamente bronceada, porque soy más blanca que la cresta y el tostado fascinante es una fantasía inalcanzable para mí.

Se acabaron mis vacaciones y llega la triste hora de enfrentar la rutina del día a día, pero antes, un recuento fotográfico de estas dos semanas:

Todo periodo de vacaciones se inicia con la tragedia cósmica que significa dejar a mis Bichitos en su hotel perruno. Como soy madura, totalmente adulta, responsable y capaz de controlar mis emociones, mi estado interno ni cagando es el que muestro a continuación:



Para nada.


Este año, Marido me lavó el cerebro y de alguna forma, acepté irme de vacaciones a un CRUCERO EN EL CARIBE. Marido dijo que era de lo más chópeti, playas distintas todos los días, hermoso, blah. Yo, ojo, no soy  vacacionista aventurera alguna y desprecio profundamente a quienes utilizan sus escasos días de feriado legal en producirse ampollas gigantes en las patas, cargar carpas y cagar en baños asquerosos, de modo que me dejé convencer, a pesar de que la idea de estar encerrada en un barco gigante parecido al Costanera Center, con miles de viejos y cañerías de cacas, no me parecía demasiado atractiva.

Lo siento. Yo soy a la antigua: denme mi todo incluido a la orilla de un mar calipso-arena blanca y, de preferencia, ciudad hermosa para recorrer, con alcohol gratis las 24 horas del día y soy feliz.

¿Crucero? No tanto.





Esta hermosa fotografía (?) nos muestra en el primer día de nuestra soñada travesía por el mar caribe, que, más que soñada, simplemente, olió a caca. Oh sí. Porque la pieza que nos dieron, aunque con balcón y sillas prístinas, contaba, además, con un baño de cuyo lavatorio salía olor a, a ver, cómo decirlo, MIERDA HUMANA.

Sí, nos cambiaron de pieza después de un día. Y sí, nos dieron un 15% de descuento para el próximo crucero, crucero que, obviamente, jamás se hará.


Hay algo que Marido no me reveló cuando me convenció de ir a un crucero. Él dice que se le olvidó. Yo digo que es un conchasumadre hombre muy malo. Porque en los cruceros la comida es en mesas grandes, en que te sientan con gente que en tu perra vida has visto.

HORROR. La gente, en realidad, no me gusta demasiado, especialmente cuando esa gente consiste en 6 personas de la CUARTA edad, una de las cuales NO escucha, otra de las cuales ALEGÓ toda la comida, otra que se peleó con el mozo, otro que insistía en hablarle en español al mozo que solo hablaba inglés y otro que me habló al oído las TRES largas horas que duró nuestra comida, entrada, plato de fondo, café y postre incluido.

CONCHAMIMADRE MÁTENME AHORA. Afortunadamente, ni el homicidio ni el suicidio fueron necesarios porque fuimos a poner ojos redondos y llorosos al organizador del comedor y nos dieron una mesa para dos.



Como ustedes ya se habrán percatado, mi humilde personita suele atraer las más curiosas experiencias, weá que, obviamente, no podía faltar en este viaje. Caminábamos hacia el barco, de vuelta de la playa, yo, obviamente, MORADA por el sol, cuando un rastafari de la isla se me acerca, me grita

YOU ARE BURNT, MAN! y, sin ningún tipo de consentimiento de mi parte, procede a sacar una hoja de Aloe Vera de su mochila, la parte en dos y me empieza a esparcir la baba del Aloe por todo el cuerpo. Mi amigo, nada tímido, me baboseó con Aloe Vera con máxima concentración y sin saltarse ni mi escote, para después abrazarme, lograr que le compráramos Aloe y, más encima, que le regaláramos una cerveza.

Marido dice que la culpa es mía, que yo le hablo a todo el mundo.



 Esta imagen, titulada "Marzela, un pezcado me mordió la teta" ocurrió en Santa Lucía, una hora antes de volver al barco.

Marido se estaba bañando en el mar, cuando de pronto, lo veo corriendo hacia mí y gritando:

- MARZELA, UN PEZCADO ME MORDIÓ LA TETA!-

Yo, obviamente, me quedé así como WHATTHEFUUUUUUUCK y él, muy pedagógico, me señaló: MARZELA, UN PEZCADO ME MORDIÓ LA TETA.

No fue un pescado. Fue una medusa, y después de frotar la teta el pectoral con limón y ron, cortesía de la dueña del bar de la playa, no hubo mayores complicaciones.



Sin duda, esta fue la mejor parte del viaje: en Barbados, conchamimadre, alegría infinita, me metí al mar con mi máscara de snorkel Y NADÉ CON TORTUGAS DE MAR. No es que haya ido a un Sea World o cualquier otra weá tortura animales. NO.

Barbados es tan mágico que me metí al agua, nadé, pasé sobre cientos de miles de peces hermosos y llegué donde las tortugas, que se acercan a la gente porque son sapas y quieren comida. Conchamimadre, las weonas LINDAS.

Y con esto, doy fin a este recuento vacacional y vuelvo a la realidad santiaguina pero, también, a mis Bichitos lindos y mi blog.

Nos vemos el martes.


30 comentarios:

  1. Ohhhh, mil feliz de que hayas vuelto, SN. Si actualIzaba una vez más tu post sin encontrar nada, iba a empezar con ideación suicida (en realidad no es para tanto, pero se te extrañaba!) Bienvenida de vuelta, acá no tenemos tortugas, pero puedes nadar con las micros oruga en un paso bajo nivel cuando llueva :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo también extrañaba pelar el cable en mi blog.
      La idea de nadar con las micros orugas es sorprendentemente buena.

      Saludos!

      Eliminar
  2. JAJAJAJJAJAJJAJAJ recalcable lo del pescado que le mordio la teta jajajaj lloré de la risa, me cayó demasiado bn tu marido. Amo tu blawwwgg <3 Saludosss

    ResponderEliminar
  3. ¡Marzela, un pezcado me mordió la teta! Morí con eso. No entiendo como puta marido pensó que era un pescado y menos, por qué chucha marido tiene tetas.
    Me alegra que hayas vuelto, tal como supuse casi muero actualizando el blog cada medio segundo y ¡Leí todo de nuevo, cada post con cada uno de sus comentarios!.
    Espero que tengas una buena vuelta a la rutina, siempre es difícil :'(
    Saludos.
    Vivi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaaja, son exactamente las mismas dos preguntas que me hice yo en ese momento.
      No te creo que has leído todo de nuevo! Eres lo mejor de lo más mejor.

      Saludos, Vivi!

      Eliminar
    2. Créelo, soy así de psicópata y/o de procrastinadora (¿esa palabra existe?) y dos semanas sin ti fueron una eternidad.
      Que bueno que has vuelto, lástima estés lejos de las tortuguitas pero como dijiste ya estás con tus bichitos y tu blog, y lejos de los "pescados muerdetetas de marido" :) sigo sin comprender cómo marido pensó eso.
      Saludos.
      Vivi

      Eliminar
  4. Este post es hermoso :')

    Marido debió leer "Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer", de David Foster Wallace antes de sugerir el crucero hehehe

    Y eso de Marzela, un pezcado me mordió la teta, podría ser la 1ra parte de esos informerciales donde todo sale mal hasta que la gente usa el producto que se está promocionando xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Marido le encantan los cruceros. Ha ido a varios y siempre llega lleno de corazones. No sé por qué le creí.


      Saludos!

      PD: voy a postularlo de actor de infomerciales entonces ;-)

      Eliminar
    2. "Pero ahora, dezde que uzo el zupermanboobsprotector, nada marino, terrestre o aéreo podrá morderme. ¡Mi vida cambió!"

      Eliminar
    3. ajajajajajaajaja, te voy a acusar!

      Eliminar
  5. weona me pasa lo mismo con los cruceros, nunca me ha atraido la idea pq yo decia esa wea de que tan pasaos a mierda. y todos me diceen noo nada que ver son super elegantes, ni te dai cuenta que es un barco.... pero no les creo, a ti si te creo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eh, sí, "elegantes" como el costanera center-elegantes (????). Y, sí, huelen a caca. Tratan de ocultarlo y lo que quieras, pero el olor a mierda está ahí, esperándote.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Al fin volviste!!!!!!!!!!!!! Todos los dias me metía al blog a ver si habías subido algo nuevo, no sabes la felicidad de ver que hoy había algo nuevo! Sobre todo cuando estoy estudiando bienes (examen de grado, snif )

    ResponderEliminar
  7. El detalle de las quemadas por el sol en los dibujos está notable. Supongo que (como lo hemos hablado en post anteriores) sigues siendo como marida quien a los 15 minutos de sol está color fucsia para luego no poder moverse por la piel quemada, despellejarse y luego volver a su blanco natural.

    Al final el crucero no fue tan malo, ¿viste? ¿sino dónde podrías haber nadado alrededor de peces y tortugas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, sí, siempre quedo fucsia. Es triste.

      Saludos!

      Eliminar
  8. Volviste! Me encanta tu blog, es como risoterapia semanal :)

    ResponderEliminar
  9. Puta yo tenía ganas de autopremiarme con un crucero cuando terminara la carrera.
    Homenaje igual a la mina que los sano con ron TODA UNA VIDA PONIÉNDOLE SÓLO COCA COLA

    Feliz vuelta al trabajo :)
    Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual, si te gustan las playas y que sean distintas cada día, un crucero es una buena opción. Yo, en cambio, soy feliz en mi reposera, todos los días en la misma playa y con una piña colada en la mano, para bajar los pancakes del desayuno :-)

      Eliminar
  10. Fuiste victima de la fraternidad caribeña jajaja , da gracias a EL señor que fue con sábila (nombre caribeño weón pal Aloe) y no con muñecos budú. Mi peor es ná también está convencido de que la aguas cristalinas son malevolas, una vez estando en grupo en el agua justo a él le pica una wea en la espalda, se rasca y junto con eso se saca una antena (una antena!!!) de la espalda, corrimos despavoridos a la orilla.

    Ah y espero no hayas dicho bicho por esos lados mira que pensaran que es un miembro, si, uno masculino.

    Saludos!

    Las tortugas gigantes junto con los copetes fresquitos son lejos lo mejor del Caribe.

    Ahh y ahora si por último ni cagando me subo a un crucero, además de tener al marido más pesado del mundo le tengo fobia a sentarme con extraños a comer y eso no es buena combinación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una antena¡?????? Me estás weveandoooo, nunca más iré al caribe!!! QUÉ MIEDO.

      Dije bicho todo el rato! Hablaba de "mis bichos" .... espero que nadie haya hablado español.

      Saludos!!!

      PD: comer con extraños es lo peor. LO PEOR.

      Eliminar
  11. Querida Sobrina Nieta: Gracias por volver y gracias por corroborar todos mis "peros" a esos costanera-muerte gigantes llamados cruceros, prometo que nunca iré a uno!
    No sé cómo la gente que los toma no recuerda lo que le pasó al Titanic! Sí, al Titanic! Y a ese crucero que se hundió en Italia hace un par de años??? Definitivamente no es la manera absurda para morir de mi gusto.

    Notables los dibujos y, no olvides que el trópico no es el paraíso, jajaja!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, sí, los peros son hartos. El tema es que los cruceros son más baratos que los todo incluidos en playas paradisíacas. He ahí el dilema.

      Yo creo que el caribe es parte del paraíso, pero no el paraíso entero.

      Saludos!

      Eliminar
  12. Me encanta el detalle de Marido hablando con el teléfono al revés, Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Atroz que me he convertido en la tipo "soy fan de este blog, léelo!" que me parece ridículo, pero también estaba esperando que volvieras! Mientras estudio alguna cosa fome espero siempre el ansiado break en que leo la nueva entrada.
    Creo, por las islas que nombras, que anduve hace un tiempo en el mismo crucero (legend of the seas?) y aunque no se descansa como en una playa (desayuno-playa-tragüitoenlaplaya-playa-comida-dormirsobresabanasdeinfinitoshilos-playa) y al menos yo engordé como un kilo por día, para mi lo más choriflai fue la tarjetita de identificación que usabas adentro, que estaba ligada a la tarjeta de crédito de mi papi y eso fue una experiencia maravillosa: nunca pregunté pero probé cada copete existente en cada bar del barco y aproveché de comprobar que soy pésima para los juegos de casino ajajaja.
    Qué bacanes son las vacaciones, pero igual al final siempre es bacán volver también. Saludos y gracias por tus dibujitos y tus palabras que también son siempre bacanes de leer.
    Kate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no es atroz, para nada, me hace sumamente feliz :-)
      Mi crucero se llamaba Jewel of the Seas, pero seguro hacen el mismo recorrido, porque son de la misma línea.
      Maldición, si la tarjeta de crédito asociada hubiese sido la de mi padre, yo también habría hecho lo mismooooo.
      Saludos!!!

      Eliminar
  14. Jajajaja que manera de reír siempre con tus historias x)

    Oye una pregunta, a qué hotel perruno llevas a tus bichos?

    Saludos!!

    ResponderEliminar