@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

jueves, 26 de junio de 2014

No todas somos Betty Draper



No sirvo para dueña de casa.



Ya había cachado que soy una HORRENDA dueña de casa. Siempre hay muchos premios para perros, bolsas de caca para perros y mucha pasta de dientes, pero nunca hay servilletas ni toalla nova. La verdad es que hacer una lista de supermercado me parece un desafío colosal. Así que no la hago y me guío por mis instintos. Son la raja.




Pero cuando digo que "no sirvo para dueña de casa" no me refiero a lo de las bolsas caqueras. No. Me refiero a la MISERIA INFINITA que me produce quedarme en mi casa, sin hacer nada y sin estar enferma, sino como "dueña de casa" cincuentera, cual Betty Draper en Mad Men.


Marido dice que hay un estudio en algún lugar que afirma que las mujeres que no trabajan, son mantenidas y dueñas de casa, son muy "complacientes"(eufemismo para sometidas y calientes, al mismo tiempo) porque no están cansadas y algo sobre el erotismo-atractivo del macho proveedor-protector, weá que claramente solamente podría aplicarse a Don Draper, porque mírenlo:


Imagen de http://www.themaude.com/wp-content/uploads/2014/04/don-draper-shrug.jpg

DUH.

Siguiendo con el tema que hoy nos reúne, creo que es acertado de mi parte señalar que Don Draper no vive en mi casa, no llega en las tardes a tomarse un martini ni, tampoco, me provee de dinero para comprarme ropita, de modo que la teoría weona esa de Marido ES FALSA DE FALSEDAD ABSOLUTA.

La semana que operaron a mi Bicho Menor, me tomé tres días de vacaciones de la pega para cuidarlo. Pensé que sería hermoso, lleno de corazones y series de Netflix, y que Betty Draper sería una alpargata al lado mío. Que descansaría de mis pesares y pasaríamos las tardes acurrucados en la cama, llenos de amor y Skittles.



QUÉ PENA, porque la que realmente es una alpargata al lado mío es Cruela de Vil.


Imagen de http://www.fotosimagenes.org/imagenes/cruella-de-vil-4.jpg

Quedarse con dos Bichos en la casa, uno de ellos operado y con instrucciones de reposo ESTRICTO a menos que quieras arruinar la cirugía y su vida futura por siempre jamás, es como que te dejen a cargo de un curso de 25 pendejos pre escolares gritones, mientras andas con taco alto y falda lápiz:

THE WALKING DEAD.



Anda a explicarle al infesto de mi Bicho Menor que no puede correr, no puede saltar, no puede jugar con su hermana perruna, no se puede babosear la herida, no se puede subir a los muebles, no se puede bajar, OH MI DIOOOOOOOOOOS, un infinito de acciones prohibidas y el perro weón con suerte se sienta cuando le dices "SIT".

Así que, poco a poco, lentamente, te vas convirtiendo en esas viejas de mierda, de mocasín plano y pantalón de buzo, con pelos debajo del ala, que va transpirada y sin peinarse, con un pedazo de confort pegado al poto, con la vista al frente y gritando cada cierto número aleatorio de pasos "NO!" "NO!" "NO", porque siempre va a haber algo que prohibir, alguna futura cagada que prevenir, porque esas mismas viejas  van al supermercado con cinco pendejos chicos, mientras estas criaturas encantadoras se moquean, babosean superficies de dudosa sanidad, imploran a gritos por que les compres algo, lloran como si los fueran a matar y, de pasada, se sacan la mierda en intervalos de cada 5 minutos.

Es decir, te vas convirtiendo en TU MADRE en la peor época de la crianza, y sientes compasión por el género femenino y la humanidad entera, además de la certeza absoluta de que SÍ, PODRÍAS MATAR A ALGUIEN.

Esos tres días de "vacaciones", no solo me levanté todos los días a las 8 de la mañana, sino que la rutina fue más o menos la siguiente:

8:00 Bichos despiertos, se van a mear si no los saco.

8:15 Bicho Menor necesita curaciones con agua hervida y sal de cocina, más povidona yodada y cotonitos, mientras Marido lo chantajea con premios y yo me trago las arcadas-lágrimas de ver su manito cruzada por clavos. Este hermoso rito ocurre DOS veces al día.



8:30 Alimentar a las hienas Bichos hambrientos, lo que consiste en, básicamente, correr detrás del Bicho Convaleciente porque sí, OBVIO que tiene que correr en dirección a los sacos de comida, NI CAGANDO puede caminar con elegancia y distinción, mientras la Bicha Mala que se hace llamar su hermana lo persigue y le mordisquea la cola, aprovechando el vuelito para TIRARSE encima del operado y hacerle recagar la pata.



Con los platos ya listos y después de haber gritado NO, DÉJALO y POR LA PUTAAAAAAAAAA en numerosas oportunidades, que constantemente prueban no ser suficientes, procedo entonces a depositar el plato del Bicho Operado en su individual y a llevarme a la Bicha Sana pero MUY MALA al comedor.

Como Satanás es tan altamente pérfida y consentida, ha decidido que NO comerá ni un solo pellet, salvo que:
Alternativa A: tenga huevos revueltos mezclados
Alternativa B: tenga panitas con arroz calentadas en el microondas, AY DE TI que le des arroz blanco o comida helada, lo va a escupir.
Alternativa C (que sigue en vigencia): me siente a la mesa con su plato de comida, como si fuera el mío, y simule estar comiéndomelo, y diciendo bien fuerte MMMMMM QUÉ RICOOOOOO. Sólo después de este complejo ritual, Satanás mostrará un leve interés en alimentarse para sobrevivir, porque es tan mala que cree que me está robando MI comida y eso la hace sumamente dichosa.



9:00 Rajar a la ducha, con un Bicho a cada lado de la puerta. El operado bajo mi atenta supervisión. Satanás, rasqueteando la puerta y llorando a grito pelado por estar del otro lado.

9:15: Trasladar las camas de los Bichos, mi computador, el cargador y una frazada a la "pieza del pánico", es decir, la única pieza en la casa que NO tiene muebles donde las criaturas encantadoras y, sobre todo, la criatura encantadora y recién operada, puedan subirse, sino solamente UNA silla que yo estaré ocupando, siempre y cuando me mantenga encerrada ahí  con ellos, hasta que mi vejiga esté a punto de explotar.

12:30: Bicho operado de 17 kilos debe ser transportado EN BRAZOS al jardín, para que el muy perla tome sol y se le mejore su patita. Además, aprovecha de ir al baño, ni te importe que yo me estoy meando desde las 10. NO PUEDO DEJARLO SOLO.

13:00 Con la vejiga a punto de explotar, éste es el preciso momento en que los Bichos deciden que tienen ganas de practicar tackles de rugby. Nunca antes lo han hecho, NO, pero ahora que uno de ellos tiene que estar en reposo y yo estoy que me meo, les parece una actividad fascinante.



Cuando los NO ya no son suficientes, opto por tomar en brazos al Bicho Operado y rajar con él al baño, mientras Satanás me sigue detrás, tratando de morderle las patitas porque, claro, tiene celos.


17:00 La pieza del pánico está oscura y fría. Debo mover el campamento hacia mi pieza, donde hay numerosas zonas de peligro que ya han sido identificadas. Esta operación, de alta complejidad, toma varios minutos.

Si tengo suerte, y los Bichos están durmiendo, los arrastro en sus camas y me río en silencio de las caras de sorpresa que ponen cuando cachan que su lugar de descanso está moviéndose a través de la casa.



Lo común, sin embargo, es que tenga mala suerte. Porque el Bicho Operado es tan perverso que a estas alturas ya ha descubierto que NO puede subirse a los muebles y NO está feliz. Para nada. Entonces basta que yo le saque los ojos de encima por UN segundo, y el muy reculiado y carente de prudencia saldrá disparado como escupo a subirse a la primera weá que encuentre y quedarse acostado ahí, mirándome con cara de pena-me estás maltratando-CRIMEN CONTRA LA PERRUIDAD.

Y adivinen quién va detrás, transpirada, con un confort pegado al poto, despeinada y gritando NO a intervalos aleatorios de tiempo: YO, conchamimadre, YO.



20:00 Llega Marido y se encuentra más o menos con esto:

Y dice algo como: "Qué exquisitos, ¿se portaron bien?"




* No hubo Bichos heridos en la producción de este post. De hecho, Bicho Menor está la raja y su recuperación ha sido hermosa. No sé cómo. Claramente, EL AMOR ES MÁS FUERTE. 

jueves, 19 de junio de 2014

Abajo el monopolio religioso



Como fui a Colegio de Monjas, y mi mamá fue a colegio de monjas, y la mamá de mi mamá fue a colegio de monjas, y la mamá de la mamá de mi mamá, también fue a colegio de monjas, gran parte de mi vida, la vivo rodeada de gente que fue a colegio de monjas. .



ORSBVIO.

Porque es lo que se estila ¿me captan?

Ni te importe que mi abuelo fuese un ateo recalcitrante que blasfemaba diciendo que se iba a ir al cielo segurito, porque había ido a no sé cuántas misas de viernes seguido y que sus curas, como eran curas pre Concilio Vaticano II y creían cosas distintas que las que creen los curas de ahora, le habían réquetejurado que si iba a ese número justo y preciso de misas de primer viernes, se iba a ganar la indulgencia plenaria mega mágica -pasaje directo al cielo. Así que aunque mi abuelo se hacía llamar "el Tatita Dios" y los viernes santos se sentaba a la mesa con cara de compungido y susurraba "es que hoy día nos crucificaron al mayorcito", se supone que se fue al cielo. Oh sí.

No te importe tampoco que mi madre no tenga recresta idea cuáles son las fiestas de guardar ni cuál es la casulla ni cuándo empieza Cuaresma. Lo importante es que la bautizaron, se casó por la Iglesia, y nos metió a colegio de monjas. Total, qué le importaba a ella cuando en primero básico los curas nos humillaban preguntando: QUIÉN NO FUE A MISA EL DOMINGO (ingo, iiiiiingo, iiiiiiiingo). Y yo tenía que levantar mi manita infantil, porque claro que yo no había ido, si mi mamá ni se había enterado que no ir a misa los domingos es PECADO MORTAL. Qué le importaba a ella, si la humillada por el cura era yo.



Tampoco te urja que mi otro abuelo haya sido más recalcitrantemente ateo que mi abuelo Tatita Dios, y que mi abuela no de la Plaga, sea más atea que todos los anteriores. No, no.

Nosotros fuimos a colegio de monjas, porque es lo que se usa y listo. Todas mis amigas de colegio, también vienen de generaciones eternas de colegios de monjas y sus amigos que son mis amigos, de generaciones eternas de colegios de curas, lo que significa que mi vida es un sinfín de celebraciones religiosas sin sentido, porque como fuimos a colegio de monjas, nos casamos por la iglesia como le corresponde a las colegio de monja, bautizamos a nuestros hijos y los funerales de nuestros familiares son en la iglesia también, como colegio de monjas sabe que debe ser.

Y yo, que reniego de mi colegio de monjas y soy atea semi militante y furiosa, cuánta explicación weona he tenido que dar en mi vida.

Primero: hola, sí,  no nos vamos a casar por la Iglesia.

Reacción general: ¿¿¿¿pero cóooooomo!!!!???? ¿Qué te importa??? Seguro es una etapa, cásate igual por la Iglesia, no seas tonta, te vas a arrepentir!!! ¿Y qué vas a hacer con el vestido???? Y, mi preferido: ¡pero si casarse por la iglesia es mucho más lindooooo!

WHAT THE FUUUUUUUUUUUUCK.

En volada que quizás la gente a veces no se da cuenta, porque como somos colegio de monjas y la weá, pero resulta que:

1. Casarse por la iglesia es una soberana lata y me dan ganas de suicidarme cada vez que tengo que ir a un casorio religioso, porque Marido me ha prohibido jugar Candy Crush adentro de las iglesias, así que me tengo que hacer la que me desmayo y escaparme al patio.


2. Resulta que aunque no me case por la iglesia, igual me puedo poner un vestido blanco. No sé por qué tuve que explicar esto tantas veces, como si los vestidos blancos fueran monopolio de los curas y los crucifijos, pero resulta que no. Me pude casar de blanco igual y el oficial del Registro Civil no gritó herejía ni su cabeza se puso a girar sobre su propio eje mientras vomitaba arvejas verdes.

3. Me importa NO casarme por la iglesia. Sí. No es que esté en una etapa rebelde de mi vida, en que reniego de Dios y la tradición y la familia y los valores cristianos y blah. Resulta que NO QUIERO casarme por la iglesia porque, primero, no creo en Dios, segundo, mucho menos creo en su único hijo Jesucristo y tercero, si el Dios es como dicen algunos católicos que es -o sea, homofóbico y misógino- la dura que prefiero irme al infierno.

Onda, si llegara a las puertas del cielo y estuviera San Pedro o quien sea que cuida las puertas y me dijera: "hola, bienvenida al cielo", yo le haría un test sorpresa, de esos que nos hacían en el colegio de monjas, y que tendría tres preguntas:

Primero, ¿los homosexuales que ejercieron su homosexualidad  pueden entrar?,

Segundo: ¿las mujeres, pueden ser curas?

Tercero: ¿mis Bichos, están acá?


Como la respuesta será probablemente NO a todas las anteriores -salvo que siglos de doctrina eclesiástica y la Biblia estén mega equivocados, y el Opus Dei y los Legionarios anden dando jugo- les diría, aaah, váyanse a la chucha, que para esto me habría quedado en la facultad de Derecho de la Católica. ¿Cuál es el camino para llegar al infierno? Seguro Freddie Mercury está ahí y cantaremos Bohemian Rhapsody con un coro de Bichos, demonios y gente buena onda. Además, ya dijeron que no hay ni fuego.


Segundo: no vamos a bautizar a nuestros hijos.

Reacción general: pero cóooooooomo, qué te importa!!! Si es un agüita bendita no más!!! Si no los bautizas se van a ir al limboooo, ah no, de veras que clausuramos este recinto, se van a ir a ¿el purgatorio? Y no van a tener padrinoooooos.

De nuevo, en volada que todos somos colegio de monjas, pero:

1. Pico con el agua bendita y el limbo. En mi familia nos vamos a ir todos al infierno, aunque, lo más probable, si me lo permiten, es que simplemente nos coman los gusanos.

2. Hay algo mágico en esto, pero resulta que los padrinos TAMPOCO son monopolio de los católicos. Yo, de hecho, podría inventar una ceremonia shúper loca y nombrar a CINCUENTA weones como padrinos y el cielo no se partiría en dos ni empezaría a llover sapos. ¿Qué tal?

3. Y, de nuevo, me importa la weá y si mis hijos quieren ser católicos, bueno, que se bauticen cuando les baje la revelación divina, que yo ni ca los voy a llevar a que les mojen la cabezota con agua y les metan miedo con el infierno y el pecado.

Tercero: Marido ya sabe esto, y por eso creo que estoy salvada, pero cuando se murió mi abuelo, sus hermanos decidieron hacerle misa. Su señora es atea y él también, pero le hicieron MISA de funeral, y el cura de mierda habló del infierno y de que los no católicos se van al infierno, porque qué sabía él que estaba enterrando al Tatita Dios que era mega ateo, y todo ese rato, yo solo pensaba:

AY del que me haga una misa funeraria cuando me muera. No sé cómo lo van a hacer, porque el monopolio religioso en este país es tan inexpugnable que casi no hay recintos no religiosos donde velar muertos, pero supongo que podrían ponerme en un vaso del Starbucks y hacer una fiesta buena onda en mi casa, y mezclar mis cenizas con las de mis Bichos o algo así, todo esto al son de una lista de reproducción creada por mí con los mejores musicales de la historia. Y ojalá todos canten, se rían y tomen harta sangría.


Pareciera que a veces es difícil cachar que el mundo no se divide entre católicos, por un lado, y rebeldes-ex católicos apóstatas-que se convertirán el día de su muerte, por el otro,  así que les hacemos funeral a todos, nos casamos por la iglesia y bautizamos a nuestros pobres retoños, condenándolos a colegio de monjas por el resto de sus días.

Por eso, hoy solo quería decir: ABAJO EL MONOPOLIO RELIGIOSO.


viernes, 13 de junio de 2014

Peste mundialera



Odio el fútbol.

Lo odio.

Lo odio tanto, que cuando escribí "odio el fútbol", escribí en verdad "odio el fúbol". Sí. Lo odio tanto que ni sé cómo se escribe.

Y ahora, con esto del Mundial, me quiero puro matar.

Todo el día fútbol. En las noticias. En la calle. En los cumpleaños. En el diario. En la radio. Ucrania está al borde de la guerra civil y la ciudad de Mosul, en Irak, está siendo invadida por extremistas musulmanes. Hoy día, en el pleno de la Corte Suprema, se vio el desafuero del Diputado Rosauro Martínez por su participación en delitos de lesa humanidad. Pero, conchamimadre, en las noticias NADIE DICE NADA. NO. Porque viene el mundial y ez mucho máz importante.

Y Marido.

Marido lo único que hace es pensar en fútbol. Hablar de fútbol. Leer sobre fútbol. Jugar FIFA en el puto PlayStation. TODO EL PUTO DÍA. Y está bien que juegue Fifa, y que vea todos sus partidos. Eso puedo superarlo. Pero en esto del mundial, a Marido le gusta hablarme. Y me pregunta cosas. Cosas como:



Y espera  una respuesta.

No tengo nada que decir. ¿Quién mierda es Vidal?¿Cuándo es el primer partido? ¿Con quién? ¿A qué hora? ¿Qué le pasó a Vidal? ¿Es bueno o malo que no juegue? ¿Es el mismo que Alexis? ¿O son distintos? ¿Cuál de los dos es el de los abdominales?

NO TENGO IDEA.

Es más, en realidad, me importa un soberano pico.

A Marido le da mucha rabia, sobre todo cuando le digo que no pienso ver ningún partido. Me dice que soy un mono antipatriota, y, luego, la conversación siempre se vuelve algo así como:

- ¿Cómo no vas a ver el partido?-

.-Lo odio, me mato, me succiona el alma ver un partido entero. Duran un capítulo de Sherlock entero. DOS capítulos de Orange is the New Black, enteros.-

-Pero es Chile!-

-Me carga-

-Capaz que pasemos a no sé cuántos de final-

- Y qué te importa, si igual vamos a perder. Siempre pierden. SIEMPRE-

Y ahí sí que Marido se indigna y no me habla más de fútbol como por 5 minutos.

Juro que no entiendo la weá. Entiendo el fútbol. Entiendo las reglas y todo. O, mejor dicho, las entendí alguna vez en mi vida y luego las borré de mi cabeza por usar espacio innecesario. Las borré después del fatídico partido Chile-Italia del mundial de 1998. Ese que nos robaron y que deberíamos haber ganado.

Pero perdimos, obvio. Siempre perdemos. SIEMPRE, weá que no debiera extrañarnos, considerando que somos un país en el culo del mundo, que se terremotea TODO el rato y en los momentos y formas más inconvenientes, y en que la altura promedio es como un metro cincuenta. Claramente tenemos mala cueva. ¿Por qué habría de cambiar cuando ponemos una pelota delante de nuestras patas?



Y fue en ese momento, ese momento en octavo básico en que veíamos el partido en la sala del 8vo A, ese momento en que nos cobraron mano, en que pensé, ¿y a mí qué chucha me importa? No es como que la vida sea lo suficientemente fácil ni las series demasiado felices y no conducentes a las lágrimas y al sufrimiento como para MÁS ENCIMA amargarse por perder partidos de fútbol. Porque la gente sufre. Sufre CON TODO.

Marido se come las uñas y le da colon irritable.

Mi papá, peligrosamente al borde del infarto los 90 minutos que dura la weá, grita como enfermo: ABRE, WEÓN, ABREEEEEEE. CONCHATUMADRE LOS WEONES MALOS. ERIS WEÓN OOOOH, ABRE, TE ESTÁN DICIENDO. PÁSALA, PÁSALA WEÓN. POR LA PUTA. SON MALOS ESTOS WEONES. PENAL. PENAL CONCHATUMADRE!!!!!



Mi mamá se toma toda la champaña y hace ruidos extraídos de la película "Alvin y las ardillas"



Mi cuñado fuma cigarro tras cigarro dándole la espalda al televisor, porque está TAN nervioso que no puede mirar. NO-PUE-DE-MI-RAR.




Y, todo eso ¿por un partido de fútbol?

¿Qué me importa a mí lo que hagan o dejen de hacer 20 weones corriendo en una cancha detrás de una pelota? Detrás de una pelota, conchamimadre!!!! Y más encima hay que mirarlos a los culiados, permanecer UNA HORA Y MEDIA pegado al televisor, con los ojos fijos en la pelota weona, mientras pasa de pata en pata, hasta que alguien osa meterla en un arco y, luego, más encima, hay que pararse y gritar con alegría, como si te hubieran dicho que te van a regalar la próxima colección primavera verano de Valentino completa.

No. El fútbol me succiona el alma. El alma completa.



Así que NO, no voy a ver el mundial. El último mundial la Plaga conspiró en mi contra y me obligó a ver la final, esa en que jugaron los naranjitos. Eran minos, de eso sí me acuerdo. Creo que ganaron, pero no apostaría ni el cable para cargar mi Iphone, y eso que está malo.

Hoy, Chile juega con alguien. No, mentira. Empieza el mundial. ¿O juega Chile? Chucha. No sé. Pasa algo importante del mundial, eso sí sé, porque Marido lo va a ir a ver a la casa de sus papás. Yo, felizmente, me voy a quedar en mi casa viendo Hannibal, en mi cama y con mis Bichos (me acaban de informar, sin que yo lo pidiera, por supuesto, que hoy juega Chile. Cuando escribí esto, no sabía).

Porque odio el fútbol. Y ay del que diga que es una weá de mujeres odiarlo.

AY.

martes, 10 de junio de 2014

I wanna be a celebrity



Siempre he estado semi loca. Por eso, desde chica tuve sueños de grandeza.

El primero fue, obvio, quién no, casarme con Pablito Ruiz oh mamá, ella me ha besado.

Luego vino la persona que debería haber sido el Jesucristo pero que no fue, o sea,  Michael Jackson, a quien, llegada la pre adolescencia, abandoné por Enrique Iglesias.

Todos estos sueños de casorio y ser la señora de alguien famoso, probablemente inspirados en mis hermosas clases de religión, fueron prontamente desechados para dar paso a la que, suponía, sería mi vocación mega mágica y por siempre: ser actriz.

Cuando muy réquete pendeja, quería ser actriz para ser famosa, dar autógrafos, sacarme fotos con fanáticos, ganarme óscares dioro y pasearme por alfombras rojas en pintas centelleantes de hermosas.




Como Emma.


Foto de Hollywood Reporter



 O Keira.

Foto de keiraknightley.org 

IGUALITA.

Pero después me llegó la semi madurez y me pegué la cachada de que tenía que tener un motivo algo menos superficial que un vestido Chanel para elegir mi carrera. Y de veritas que me gustaba el teatro, así que, como saben, estudié teatro un año completo. Me fue la raja. En serio, no en irónico. Me fue muy bien.

Y me salí. Sí. En ese momento me pareció una decisión más sabia que la mierda, onda me ha llegado la madurez DE VERDAD y soy GRANDE, ya no quiero estudiar teatro y blah. Pero resulta que años de terapia con un loquero tan bueno como el mío, dan como resultado nuevos cuestionamientos vocacionales, que voy a resumir en lo siguiente:

CONCHAMIMADRE QUE ECHO DE MENOS ACTUAR.

Para ser honesta, me lo dijeron. Mi profesor de actuación-mejor profesor de MI VIDA, ahora director de la Escuela de Teatro, me miró con sabiduría infinita cuando le dije que me iba de la carrera y me dijo:

- Uno nunca escapa del teatro después de haber puesto los pies sobre un escenario-

Y yo, weona, pensé como naaaaaaaaaaaaaaaaaah, nica, HE SUFRIDO MUCHÍSIMO.

PENOSA.

Resulta que cuando yo era una inocente estudiante de teatro era más loca que la mierda y ni cagando estaba terapiada. Esto significa que, ahora que sí estoy mega terapiada, hasta el punto de que mi loquero me quiere echar de su consulta y darme el alta definitiva, las razones que me parecieron HERMOSAS para dejar de estudiar teatro....eh, ya no existen. Porque cuando eres una neurótica angustiosa con colon irritable, estudiar teatro es terrible. Hacer cualquier weá, es terrible.

Pero cuando ya eres cero neurótica, no conoces la angustia, no tienes colon irritable y ni te dan jaquecas (sí, mi loquero es MÁGICO) esas razones son... una mieeeeeeeeeeeeeeeerda.

Así que empecé un blogs. Éste, por si acaso.

La weá del teatro te caga la mente. Te llena de energías misteriosas que siempre están dando vueltas en mi cabezota diciéndome que tengo que hacer ALGO. No algo como un escrito de oposición a excepciones dilatorias, sino algo como artíshticoshúperloco, energía creadora que hay que CANALIZAR en CREAR algo NUEVO, ahora YA.

Se siente como esto:




Y, bueno, ahora tengo un blog. Pero ya no es suficiente. Quiero instalarme en el manicomio a observar esquizofrénicos paranoicos para incorporar esos tics en un personaje al borde de la histeria. Quiero sentarme frente al computador y escribir una novela, llena de miseria e imbecilidades profunditas y significativas, como las que me enseñaron en clases de Castellano en el colegio, cuando analizábamos Medea y Casa de Muñecas. O La Metamorfosis.O agarrar esos croquis que dejé olvidados en alguna parte de la casa de mis papás, y convertirlos en vestidos y una tienda de ropa.

En fin.

Al final, lo único que sí conseguí de todos mis sueños infantiles, fue ser algo así como una celebridad. O sea. Qué pena. Una celebridad putifrunci. Porque cáchense que ayer fui al cumpleaños de Andy, y estaba ChuPussy. Y ChuPussy me insultó gratuitamente y me dijo que mi blog estaba "en franca decadencia" y que "ya no era lo de antes" y , mientras su linda señora lo reprochaba internamente, después se quejó como por 15 minutos. DE MÍ. Aunque lo odié un poquito, me sentí como Mel Gibson después de decir comentarios antisemitas. O sea, como una celebridad putifrunci detestada.



JA!

Y luego, pasó algo aun más mágico: Andy llamó a su hermano chico, y le dijo "Weón, la del blog está acá!".

Y su hermano chico, quien ahora es MI PERSONA FAVORITA del mundo llegó y me dijo "amo tu bloooooooooooog, eres mi ídola" (o a lo mejor, esto lo soñé). Después -y esto sí que no lo soñé- le pidió a Andy que nos sacáramos un foto JUNTOS. ONDA CONMIGO. Porque tengo UN BLOG.


Y después se coló el otro hermano de Andy, para sacarse otra foto. CONMIGO.



Conchamimadre, soy una celebridad putifrunci.

Es casi mágico.

Lo único que me queda es dar un autógrafo.

Y actuar. Eso sería bueno.


miércoles, 4 de junio de 2014

Post censurado


(Este es el post que Marido me censuró. Originalmente se llamaba "Si alguien más dice aborto, voy a vomitar).

 Trabajo en el centro. 

Muy, pero muy en el centro.

Por eso, el otro día pude ver con mis propios ojitos cuando cientos de pelolais en edad colegial y  no-pelolais con poleras rojas se juntaron en la Plaza de la Constitución a protestar por la vida. Perdón. A marchar por la vida. Los pelolais no protestan, ¿o sí?

Tengo Facebook.

Y Twitter.

Y, como soy semi masoquista, además leo las Cartas al Director de El Mercurio y, ocasionalmente, la columna de Gonzalo Rojas. Ya no, porque estoy segura de que conservar ese hábito, me va a dar cáncer. Pero la semi leí la otra vez.

"Dile no al aborto" "Estoy por la vida" Conchamimadre, si veo algún estado más de Facebook con la palabra aborto-feto-vida estoy SEGURA de que voy a matar a alguien, ESPECIALMENTE si ese estado-twit-columna-declaración poética- LO QUE SEA dice alguna versión de lo siguiente:

1. "Yo estoy por la vida".

No entiendo. 

Esto de "estar por la vida".  ¿Es como un emblema mágico? ¿Como decir "yo soy de Slytherin"? O quizás, ¿debo entender, acaso, que cuando dices "estoy por la vida" quieres decir, en realidad, "estoy en contra del aborto en todas sus formas"? ¿Y esa afirmación, "estoy por la vida" significa, entonces, que aquellos que estamos a favor de la despenalización del aborto en ciertos casos, estamos por "la muerte"?



Onda así como, hola, me presento, soy Pepita, tengo un blog y estoy POR LA MUERTE. OBVIO. Porque no hay nada que me cause más placer que la muerte y el olor a descomposición. De hecho, mi amor platónico es la Parca y mi escena favorita de El Rey León, cuando Scar mata a Mufasa. Porque, claramente, la vida es una weá en blanco y negro, y solo tienes dos opciones: o estás por LA VIDA o estás por LA MUERTE. 


2. "Estoy en contra del aborto"

Mmm. Ya. Pero ¿esto significa que TÚ, en lo personal, nunca abortarías, o que, en realidad, quieres impedir que TODAS las chilenas abortemos, cualesquiera sean las circunstancias-motivaciones de ese aborto? 

Porque, no sé, pero decir "estoy en contra del aborto" significa tan poco como decir "estoy en contra de la muerte" así, sin más apellidos. CHUCHA. La legítima defensa también es muerte, ¿o no? Y yo estoy a favor. BRÍGIDO! Alguien llame a la CIA ahora, que me acabo de dar cuenta de que estoy por la muerte!


3. "Mi nombre es Fulana de Tal. Cuando tenía 8 semanas de embarazo, el doctor me dijo que la guagua no iba a vivir más de una hora al nacer o cualquier otra versión de esto, pero igual la tuve. Juanito/a vivió una hora y fui la más feliz del mundo. Por favor, comparte esta historia de vida y dile no al aborto, blah".

Fulana, te digo sinceramente, te juro que sin ninguna pizca de ironía ni mala onda, sino al contrario: qué buena onda por ti. Encuentro que tu opción es heroica, pero, al mismo tiempo, quiero decirte que qué la raja que pudiste ELEGIR y tener a tu guagua igual, aunque sabías que iba a morir. Qué la raja que nadie te obligó a esperar esos 9 meses.

Porque resulta que, aunque a algunos les parezca sorprendente, hay quienes preferiríamos abortar a esperar 9 meses si nos dijeran que el feto es inviable. Juro que no nos dedicamos a comer guaguas en secreto, no hacemos rituales satánicos e, incluso, MAGIA, no todas somos comunistas.



Lo bueno, Fulana, es que incluso cuando se apruebe la despenalización del aborto en caso de feto inviable, tú podrías elegir no abortar. Entonces, ¿por qué te importa tanto qué vamos a hacer nosotras?


4. "Mi cuerpo me pertenece" o "Saquen sus rosarios de nuestros ovarios"

Nada más insufrible que esta letanía feminista. Obviamente, nuestros cuerpos nos pertenecen, lo que NO significa que podamos hacer lo que queramos con ellos.

Mi sangre, es mía, (duh!) pero no puedo poner un puesto en la Vega para venderla en bolsitas Ziploc de a mil pesos, porque sería ilegal. Tampoco puedo vender mis riñones, que, OH, SORPRESA, también son míos (pero estos no los vendería en bolsas ziploc, sino en pocillos de greda y cobraría aparte por el pocillo).


Entonces, ¿qué diferencia hace que nuestros úteros sean nuestros para la discusión del aborto? NINGUNA WEÁ. Por muy tuyo que sea el útero, si adentro hay una guagua de 7 meses y medio, callampa seca que vas a poder abortar. Y, te cuento, el útero seguirá siendo tuyo.


5. "En la concepción, el feto ya tiene cuerpo y alma".

Quizás tú crees esto, porque fuiste a colegio de monjas, tus hijas irán a colegio de monjas y vas a misa los domingos. Me alegro por ti. En serio. No te tengo mala ni nada.Pero sí me gustaría decirte que yo, personalmente, en mi mente personalísima, no creo que tengamos alma y  no veo cómo una afirmación de claro contenido religioso podría ser una razón suficiente para impedirle a todas las chilenas, religiosas o no, que aborten. ¿Me vas a obligar a ir a misa, además? 

O ¿no nos han contado, pillines, y encontraron evidencia científiquísima con doble acento y todo, de que EL ALMA no solamente EXISTE sino que además, un espermio + ovario están en posesión de dicho tesoro? 

BRÍGIDO.


6. "Mira, este es un feto a las 3 semanas de gestación"




Obvio. Y no solo tiene uñas, sino que también barba y pelos debajo del ala. Además, en su tiempo libre, lee el Silabario y escucha Tame Impala. Su color preferido es el magenta y está en contra de la legalización de la marihuana. Seguro. Esta foto es evidencia científica SERIA. Ni cagando se la robamos al albino Opus Dei del Código Da Vinci. NO.



El feto a las 3 semanas de gestación es TOTALMENTE así. Nunca te importe que hayan estudios científicos que señalan que si bien se ha podido probar que un PEZ es sensible al dolor, pero no así, mmm, a ver, ¿qué era?  Ahhh, sí. El feto. Pero da lo mismo. Obvio que hagámosle caso solamente al albino.


Y por último, queridos conservadores y seres religiosos de este mundo -algunos de ustedes, queridos de verdad, porque hasta son mis amigos-, díganme, por favor, ¿por qué tienen esa necesidad imperiosa de meter a la cárcel a las mujeres NO conservadoras NI religiosas que sí quieren abortar si han sido violadas, si el feto es inviable o si sus vidas corren peligro?

¿Qué les importa a ustedes? De verdad, explíquenme. Porque quizás, a ustedes no les han dicho un secreto, que es que AUNQUE se despenalice el aborto, a ustedes nadie los va a obligar a abortar. Nadie los va a meter a la cárcel si quieren tener a esa guagua. Entonces, ¿por qué les importa tanto?