@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Esas brillantes ideas que nos hacen la vida miserable



Entre las brillantes ideas -de las cuales tengo muchísimas, por si se lo estaban preguntando secretamente- que se me ocurrieron poner en práctica antes de venirme a Nueva York, fue comprarme una caja de lentes de contacto.

Obvio.

Porque qué paja andar con anteojos para todas partes, a veces me arruina el look y se ensucian con baba-mocos de Bichos y las mierdas se empañan cuando tomas café y sopita, y otras consideraciones que me hicieron tener nostalgia respecto de los lentes de contacto y olvidarme totalmente de su maldad intrínseca y del inmenso sufrimiento que le causan a la humanidad.

Para empezar con la miseria,  seré totalmente honesta. Es TOTALMENTE imposible saber cuál es el derecho y cuál es el revés del puto lente. Sí, ya sé, en la tienda te enseñan cuál es cuál, pero la cagó la weá mentirosa y sin sentido, porque te aseguro que cuando tengas la gelatinita de lente en tu dedito, no vas a tener idea cuál chucha es el derecho y ambos lados te van a parecer igualmente curvos.

A esto súmale el desafío de dar vuelta el puto lente si es que llegas a la conclusión de que está al revés sin rajarlo ni que se te caiga por el lavatorio y la mejor solución a la que llegarás es ponerte la wevada en el ojo cómo esté. Si al hacer contacto con la delicada y hermosa membrana de tu globo ocular, la weá duele como que te hubieras inyectado gas mostaza en el cerebro, es que te lo pusiste al revés. Encantador, ¿cierto?



Segundo, suponiendo que ya has llegado a una conclusión sobre cuál lado es cuál -qué pena- viene la parte en que tienes que meterte un dedo en el ojo SIN cerrarlo, weá que atenta contra las leyes más básicas de la naturaleza y el funcionamiento del párpado, que está hecho para dejar intrusos AFUERA y no invitarlos para vivir adentro durante todo un día. Obviamente, el maldito lente solo entrará al tercer intento, lo que te pone en el peligro de que se den alguna de las siguientes situaciones de emergencia:

Alternativa A. El puto lente no entró, sino que sabes con certeza que se cayó y está en algún lugar de tu baño. Dónde chucha, no tienes idea, porque la weá es transparente y enana, así que qué pena, porque acabas de botar no sé cuánta plata a la basura o vas a pasar una hora en cuatro patas buscando el mísero lente.



Alternativa B. Sabes con certeza que el puto lente entró, pero la weá se escondió en algún lugar misterioso de tu ojo, doblándose en infinitas partes puntiagudas, para que nunca más lo puedas encontrar. Y anda a pegarte la cachada de dónde está, conchamimadre, porque vas a tener que meterte los dedos hasta el cerebro para sacarlo y tu ojo quedará hermosamente inyectado en sangre.

Alternativa C. No sabes con certeza ninguna weá. O sea, el lente NO está, pero ni cagando sabes dónde: si en tu ojo, en tu cerebro, en el suelo, se fue por el lavatorio, NO SABES porque este instrumento es una invención del demonio que busca confundirte y arrastrarte a la locura.


Tercero, y para terminar, supón que el lente entró, te lo pusiste por el lado bueno, sabes dónde está y la mierdita está, efectivamente, en tu ojo. Listo, ¿cierto? NO, ingenuos contertulios, porque a veces, aunque hagas todo perfecto, el imbécil de tu lente de contacto te va a traicionar al último momento y en vez de sentir la delicada comodidad de no usar anteojos, vas a sentir como que te metiste un puto elefante peludo en el ojo y la weá duele más que la conchamimadre y te vas a tener que SACAR el lente de contacto y volver a ponértelo o ponerte otro en un ciclo sin fin de ira matutina, dolor, ojos rojos y maquillaje corrido.


En definitiva, hay una importante moraleja detrás de todo esto: siempre recuerda que no se puede confiar en los lentes de contacto. La sola acción de insertarlos en tus ojos es delirante y, además, en cualquier momento, sin ninguna provocación ni aviso previo, tu puto lente va a decidir SALIRSE de tu ojo y chao que lo perdiste, porque el weón malo se va a poner tieso con el aire y quién anda con líquido de lente para todas partes y, además, qué clase de robot alienígena puede ponerse un lente de contacto sin un espejo al frente. ¿Ah? NADIE.

Los anteojos, en cambio, aunque a veces arruinan el look, son totalmente confiables y amorosos, no te perforan la córnea y está más que claro cuál es el revés y cuál es el derecho. Si no me creen, pregúntenle a estos hermosos Bichos:











Esta Bicha Mala decidió que los anteojos le arruinaban el look de murciélago.

Sí. Ya sé. Mueran de amor.



10 comentarios:

  1. Me paso! Lo mio fue con show. De hecho no pase la prueba con el contactologo, y fue todo muy desastrozo porque lo mio fueron mas de tres intentos jijijijiji. De hecho cada vez que voy a esa optica nos vemos y nos reimos :)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! Por eso, yo asumi mi lok de matea hace muchos años y como miopia no es tanta como para no poder sobrevivir un segundo sin ellos, no uso lentes de contacto. Mis ojos, ya por si solos y con el rico aire santiaguino, plagado de smog y esporas de platano oriental, suelen picar y enrojecerse. Agregarle un cuerpo extraño permanente seria un acto de masoquismo extremo y no gracias. Ame a los bichos con anteojos!

    ResponderEliminar
  3. Mi hermano y mi ma[a usan esas mierdis de lentes de contacto ... yo prefiero sacarme lo anteojos y no ver a pasar por esa tortura ... los odio porque ellos los usan felices /

    A todo esto encontré hace poco tu blog y me he reído mucho leyéndolo, aprovechando a estar frente al compu haciendo como que trabajo sin aburrirme... soy masoquista igual que tú, no me basto con estudiar derecho y tener exámenes anuales y pasar por el examen de grado y la practica ... ahora estoy sufriendo en un magister de la puta madre en la PUC con puros amorosos ex PUC que me ignoran por no ser de la PUC... eso Saludos


    Fabi

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Morí de amor!!! y jamás, jamás jamás! unos lentes de contacto rozarán mis corneas... Ni las gotitas para los ojos lo logran... Menos unos lentes de contacto... prefiero uno lentes ópticos que me dan un aire muy chópeti :D
    PD; que bueno que volviste!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja la zorra. Mis primeros meses de lentes de contacto fueron así. Ahora soy un experto robot alienígena que se los puede poner sin espejo y puede distinguir perfectamente el revés y el derecho. Es cosa de costumbre.

    ResponderEliminar
  6. Yo uso lentes de contacto y los amo. Soy experta con años de práctica. Identifico a leguas el revés y el derecho y me los pongo y saco en unos segundos, con la hábil técnica de mis dedos medio, índice y pulgar de la mano derecha. Mis tips son: olvida el espejo, es inútil. Con tu dedo medio baja un poco el párpado inferior, mira hacia arriba a nada específico y con el dedo índice colocas el lente. Listo!!! Una sola mano! Y para sacarlo, ídem, solo que ahora lo tomas, suavemente, con índice y pulgar, deslizando sus extremos hacia el centro (despegue instantáneo).
    Con esta técnica te los puedes poner en cualquier parte, llámese baño, comedor, auto, patio, metro, etc.
    El espejo es innecesario porque no neceditas ver cómo lo pones (situacion que hace más cerrado el ojo), sino, sentirlo.
    Hay botellitas de líquido para llevar en la cartera, pero casi nunca las uso.
    Cuando están al revés en tu dedo, ves los bordes inclinados hacia afuera. Si están derechos se ve hermosamente curvo.
    Y obvio, maquíllate después de ponerte los lentes!

    ResponderEliminar
  7. Ah! Error típico: mirar de frente para colocar el lente justo en la pupila. Maaaaal. Si miras arriba tus pestañas no entorpecen y aunque pongas el.lente en la zona blanca se acomodará solito en su lugar pupilar correcto.

    ResponderEliminar
  8. Animo preciosa. Te queremos....Ame las fotos de los bichos caso más que los dibujos.

    ResponderEliminar
  9. Siempre me traicionan... :( y tengo brackets asi q o asumo el dolor o bien ando a lo Mr. Magoo.
    Como betty la fea, jamás!
    Cuando me saque los brackets quiero puro usar unos hipster :)

    ResponderEliminar