@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

jueves, 20 de noviembre de 2014

Pobrecito, mi papito


Viajar con mi padre es una experiencia religiosa, sentir que resucito si me tocas, besar la boca tuya merece un aleluya, es una experiencia religiosa.

La peor weá que le puede pasar a mi papá, es viajar. Lo odia. Y ya ni siquiera es que lo odie porque caminar siendo obeso mórbido le hace rozar las piernitas hasta el dolor, porque ya no es obeso mórbido. No. Lo odia porque siempre cree que algo MUY malo va a pasar, como perder los pasaportes que cuidadosamente metió en un cierre súper mega secreto de su mochila de viajes del que nunca puta se puede acordar,  lo que lo lleva a estar constantemente al borde del infarto/aneurisma cerebral, con la transpiración corriéndole a chorros por la cabeza, mientras hurguetea en la mochila y nos grita A DÓNDE QUEDARON LAS WEÁS CAGAMOS WEÓN CAGAMOS. Anda a sugerirle que tú te llevas tu proprio pasaporte y capaz que te ahogue en transpiración.




Lamentablemente para él, su corazón henchido de amor por sus mujeres lo ha llevado a invitarnos a varios viajes que, debo decir, todas recordamos con amor infinito, porque por la puta que lo pasamos bien. Mi papá, por su parte, se quería pegar un tiro.

La primera vez fue cuando el Enano no existía, y mi papito decidió llevarnos a Disney. La weá HERMOSA. Hasta mi  mamá andaba con ojos de estrella fugaz, y, para rematar, mi papito nos alojó en el hotel de Mickey conchemimadre, la weá más MÁGICA de la infancia. Hasta un desayuno tuvimos con los monos culiados.

Mi padre, por supuesto, lo pasó como el pico.

En primer lugar, el caballero estaba a cargo de dos weonas chillonas encandiladas con la magia de Disney y de mi hermana del medio linda, que no chillaba pero miraba todo con ojos de búho enorme. Mi mamá se pasó la mayor parte del viaje abrazándose a los postes para que nadie nunca se la llevara de la tierra sagrada de Mickey, mientras mi papá llevaba una cámara para filmar todo momento Kodak y que pesaba como cien kilos, porque como soy más vieja que la chucha, esas eran las únicas cámaras que existían en esos tiempos.

Pobrecito. Transpirado, muerto de hambre, y con la cámara a cuestas, estuvo al borde de la muerte cuando nos subimos al Splash, en que figuraba en el asiento de más atrás, con la cámara apretujada entre sus bracitos regordetes, los pelos pegados de transpiración, enchuchado y cagado de miedo al mismo tiempo y gritando:

GRINGOS CONCHASDESUMADRE, HIJOS DE LA GRAN PUTA WÉON. GRINGOS CULIADOS, NUNCA MÁS VENGO A ESTA WEÁAA. AAAAY, LA CONCHA MI PICO, ME CAGOOOO.

Lo pasó CHÓPETI (O no. De hecho, sospechamos que quedó traumatizado de por vida y las otras veces que hemos ido a Disney solamente se ha subido a los juegos de Blancanieves).

Después, como transpirar en Disney no le pareció un suficiente sacrificio, nos acarreó a Miami y nos llevó al segundo lugar más mágico del mundo: Toys'r'Us, que es, básicamente, el Jumbo del Costanera pero en vez de tallarines, tiene JUGUETES. Juguetes EN TODOS LOS PASILLOS WEÓN. Había como dos pasillos que eran puras Barbies, con mi hermana nos abrazábamos de la emoción y mi mamá danzaba por los pasillos en éxtasis.

Mi papá, en cambio, figuraba con la cámara de cien kilos y el carro de supermercado, agradecido del aire acondicionado y gritando:

YA WEÓN, NO WEVEEN MÁS, QUÉ WEÁ VAN A LLEGAR. LES GUSTA ESTA BARBIE?

Y nosotras: sí, pero es que no podemos decidir entre esta y estas otras cuatro. ¿Cuál te gusta más?

Y mi padre:

NAAAAH, WEÓN, LAS LLEVAMOS TODAS.

Peeeero

METE LA WEÁ AL CARRO, TE DICEN.

Y mi madre, que se ha autoasignado el rol de cuida finanzas en la familia, nos iba sacando Barbies del carro, la muy maraca, pero igual nos compraron como mil, la weá HERMOSA. Y  después, fuimos a otros pasillos, y ahora que somos más grandes vamos a Victoria Secret y hacemos la misma weá, vamos mirando todo con ojos de corazón, y mi papá nos sigue con un canasto rosado y diciendo

LLEVA LA WEÁ, LLÉVALA ESTÁ EN OFERTA, LA RAJA LA WEÁ, NO WEVEEN MÁS.



Y, para más remate dijo la vieja, como después tenemos la gran cagada en el hotel, lleno de ropas que meter en maletas que no existen, mi papá nos grita un día antes de volver a Chile TRAIGAN TODAS LAS WEÁS QUE SE VAN A LLEVAR y dobla todo y ordena todo en un ensamblaje mágico que nos permite llevar 8 maletas en vez de las 100 que habríamos tenido que llevar si él no las hubiera hecho, y después se nos queda una en el aeropuerto de Santiago, porque somos más reweonas que la mierda, y mi papá nos grita LO ENCUENTRO INSÓLITO WEÓN, y se levanta bien temprano al día siguiente para ir a buscarla y transpirar al aeropuerto, y llega a las 9 AM en punto con la maleta perdida y grita Y SIGUEN DUERMIENDO WEÓN, LA CAGARON y se va a transpirar a la cocina con un sandwich de queso, jamón y mantequilla y un té con azúcar.

Ustedes creerán que después de la horrible experiencia de Disney, ya no viajamos nunca más, pero NO. Mi papito nos llevó en varias ocasiones a las más hermosas y paradisíacas playas, y mientras nosotros adquiríamos un tostado fascinante y tomábamos piñas coladas, el pobrecito se quedaba encerrado en la pieza con el aire acondicionado a full y alegando que todos los canales están en inglés y él lo único que sabe decir es Morning, para después arrastrarnos a comer a las 7 de la tarde, cosa de que los días se le hicieran más cortos.

Cuando finalmente se aburrió de todo esto, probablemente porque nos tocaron 10 días nublados en una playa y como él es el dictador de las maletas y se lleva una sola para él, diciendo que su ropa es más grande mientras que nosotras, pobrecitas, tenemos que compartir,  nos recagamos de frío porque NO llevamos chalecos (no cabían, ok?) y nos gritó a todas que éramos MUY RE WEONAS- INSÓLITA LA WEÁ y nos tuvo que comprar chalecos horribles y caros en el resort , decidió hacer un viaje con amigos por el sur de Chile y Argentina, se compró un jeep y unos agarra maletas en el techo y partimos, carajo, parando en todas las ciudades y durmiendo en hoteles que encontrábamos por ahí. Y todo el camino transpiró y gritó:

ESTA WEÁ DE VIAJE, BAJA MALETAS, SUBE MALETAS, BAJA MALETAS, SUBE MALETAS Y DESPUÉS LA WEÁ SIEMPRE IGUAL, PAMPA PAMPA PAMPA,  BAJA MALETA, SUBE MALETA,



porque él era el encargado de subir y bajar las maletas y transpirar, y cuando llegamos de vuelta a Santiago, bajó por última vez las maletas, transpiró y dijo

ES LA MEJOR WEÁ DE VIAJE QUE HE HECHO EN MI VIDA.


Y ahora se compró la casa en Rapel y no piensa en viajar nunca más, excepto cuando venga a transpirar a Nueva York en abril.

POBRECITOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

... Y no es como que no transpire ni grite en Rapel....

11 comentarios:

  1. Tu papá es demasiado la raja, me lo imagino gigante y quejándose por todo <3
    Echaba de menos leer tus historias y reír mucho.
    Suerte en tus estudios y muchos ánimos (:

    ResponderEliminar
  2. Me encanto este post
    lo encontre INSOLITO
    xD
    animo con los estudios por gringolandia.


    A ver si logras que entiendan que america es el continente, no solo su país... XD

    (cliche, puede que no sea así)

    ResponderEliminar
  3. Awwww!! Gordo traspiroso lindo :3
    Ahora odio a mi papá por hueón cagao ¬¬!

    ResponderEliminar
  4. Waaa me acorde de mi pobre padre... sólo que él no reclama tanto, pero también odia viajar, odia la playa, odia los resort´s , el campo, los aviones, los tours, etc pero tan lindo también se ha sacrificado por llevarnos a esos lados y también se queda encerrado en la pieza mientras nosotros los pasamos la raja en la playa tomando sol, copetes y todas esas cosas lindas de la playa... si fuera por él se quedaría todas sus vacaciones en su pieza viendo cable ... pero no, allá nos lleva igual :) su momento preferido de las vacaciones es cuando llega la noche y él se va acostar a dormir jajaja mientras nosotros obvio súper consientes carreteamos al lado de su pieza metiendo ruido ... además como yo, si se puede (depende del lugar) llevo a mis perras y él las acarrea para todos lados y aguanta que se le sienten encima mientras maneja, una ternura

    ResponderEliminar
  5. Se te quedo la maleta en el aeropuerto?? A nosotros de nos quedó en una estación del metro en NYC y apareció llena de pacos gringos pelados enormes que estaban felices de que nos lleváramos la potencial bomba fuera de sus vistas. INSÓLITO.

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajajajaja me cague de la risaaa, mi papá es muy parecido al tuyo! Somos 4 mujeres y ningún hombre que lo apañe. Me encanta tu blog! Que bueno que volviste :D éxito en gringolandia !

    ResponderEliminar
  7. ERES O MEJOR QUE ME HA PASADO EVER! Me llorado de risa una hora y no puedo parar, mis vecinos de dpto me deben odiar pq mi risa es más ruidosa que la chucha. Cómo te explico que me hiciste la semana, va qué la semana, el mes!!! TE AMOOOO!! NO TE MUERAS NUNCA MOSTRAA!!!!

    ResponderEliminar
  8. AMO a tu viejo. Lo amo. Contrataré un avión y haré que escriban su nombre con un corazón al lado pa demostrárselo.

    ResponderEliminar
  9. Deberías convencer a tu papa que escriba un blog!!!!!!!! (le pones un plástico al teclado para que no cague con el sudor)

    ResponderEliminar
  10. Lo amo, insólita la wea!! Apoyo totalmente el comentario de arriba, en el sentido que debería tener un blog, pero uno en el que las puteadas vayan en mayúsculas y con letras azules gigantes. Saludos!

    ResponderEliminar
  11. No he parado de reirme toda la mañana con tus putos post¡ Geniales¡¡¡¡ Saludos colega.

    ResponderEliminar