@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

jueves, 12 de marzo de 2015

Pasa la tarjeta, chipamogli!

No sé ustedes, pero siendo chilena no hay nada que considere más íntimo y jamás prestable a nadie que mi tarjeta de crédito. Tócame una gominola en el metro si quieres, pero ay de ti que me sapees el pin de la tarjeta u oses mirar en mi dirección cuando estoy poniendo la clave en la maquinita transportable. AY. Las únicas manos que se acercan a mi tarjeta son las MÍAS.



La cagó la cultura (justificada) paranoica del chileno, porque que conste que no soy la única locate que vive pensando que le van a clonar la tarjeta y que le van a sapear el pinpass. Yo ni siquiera se lo mando por whatsapp a Marido cuando me lo pide, porque la weá es peligrosa, me captan?
Y si vamos a un restaurante chileno, el mozo jamás en la vida osará llevarse tu tarjeta, esa weá amerita llamar a los pacos al toque, OSEAGALLA, NO. Es más, somos tan pero tan desconfiados -o los ladrones chilensis muy caperuzos- que el día del hoyo en la tarde le PASAS la tarjeta al mozo para pagar. NO. El pobre pelotudo te trae la maquinita famosa y luego se va a parar a la otra esquina del restaurante, para que tú no vayas a creer que te están sapeando el pinpass, porque si te sapea, seguro haces escándalo.


Nuestras tarjetas de crédito son MY PRECIOUS en Chile, y Gollum es una alpargata al lado de nuestra ocsesión para que no nos clonen la tarjeta y nos roben toda la moni (plata, para los que no dominan el Spanglish).

Ustedes pensarían que en New York City, from the USA baby, los gringos son aún más desquiciados con esto de las tarjetas. O sea, estamos hablando de weones que no te dejan llevar PASTA DE DIENTE arriba del avión y que te hacen sacarte los zapatos en el aeropuerto para asegurarte de que no llevas cocaína entre medio de la suela y un lugar misterioso que ni siquiera sé cuál es, me captan?
Estamos hablando de weones que escucharon que venía una gran tormenta de nieve (que nunca vino) y que VACIARON las calles de Nueva York y nos obligaron a encerrarnos en la casa con velas, agua y conservas pa' superar la inminente catástrofe.

Me parece a mí que podríamos decir que los gringos son algo cuidadosos en asuntos relacionados a la seguridad.

ALGO.

Y justamente por eso es que NO me puedo explicar cuál es la volada con andarle dando tu tarjeta a medio mundo en este país, les importa un hoyo.

Sale que vas a comer a un restaurante y quieres pagar y llega el mozo y el culiado SE LLEVA tu tarjeta. SE LA LLEVA, la primera vez casi nos dio un ataque al píloro, y más encima después de haber hecho lo que sea que hacen con ella, tú agregas la propina en la boleta A MANO y los weones te la COBRAN pero no se llevan la tarjeta de nuevo. Básicamente,  te toman todos los datos de la tarjeta, hasta tu código mágico-hípersecreto de seguridad que está por detrás, me captan? Y todo esto sin que nadie se altere ni un poquito ni tenga un ataque de pánico. No, la weá es normal. La mesera podría estar comprándose Urban Outfitters completo con tu tarjeta pero estamos todos los culiados felices esperando en la mesa y sorbeteando coca cola light (de alguna forma pienso que no sería lo mismo si sorbetéaramos coca cola normal o Sprite).


Vas a un bar y a lo gringo dices que quieres "open a tab" o algo así y se LLEVAN tu tarjeta, físicamente la DESPRENDEN de tus manitas,  y la cuelgan con un perrito de ropa en la barra y la dejan ahí. SOLA. Físicamente ahí, en vitrina, hasta que ya no quieras tomar más y pidas la cuenta. Onda, HORAS después. Y todo ese rato tu tarjeta esta ahí, con otras tarjetas, en la barra, y tú, como ni cagando eres psicópata, el día de la callampa seca que estás mirándola todo el rato para ver si alguien te la roba y se compra un pasaje en primera a Bora Bora.


QUÉ CLASE DE BRUJERÍA ES ESTA!

Llamas por teléfono para pedir comida -nosotros no, yo cocino todos los días más que la chucha los medios platos producidos- y quieres pagar con tarjeta. Qué esperas? Que un weas te traiga la maquinita a la casa, cierto? ERROOOOOOR. Simplemente, le das todos tus datos por teléfono al que sea que te atendió, hasta tu fecha de nacimiento, POR TELÉFONO conchamimadre, ni te importe que con esos datos se pueden comprar Amazon completo y que todos los pelotas de la CIA  te están escuchando.

Que alguien me explique este misterio, mi vida ya no tiene sentido.

------

Hey, chipamogli, give back my credit card!

I don't know about you, but being Chilean there's nothing that I consider more private and un-borrowable (this is totally a word, look it up, Word says so) than my credit card. You can touch my boobs on the subway if you want to, but if you ever dare to just squint at my direction when I'm submitting my password at the ATM, I will cut you. The only hands allowed in the area surrounding my credit card are MINE.


You wouldn't believe how (reasonably and completely justified)  paranoid our Chilean culture regarding credits card is, because I want to point out that I'm NOT the only Chilean obsessing over who, when and how someone is going to clone my credit card and find out my pin pass. NOPE. I don't even message Hubby my password when he needs it, because that shit is just plain dangerous, see?

And if we go to a Chilean restaurant, the waiter will never ever in a zillion years dare to take your credit card away when you need to pay; that shit is 911 level of emergency, right there. We're so paranoid about it ­­–or Chilean credit card cloners so smart– that there is no way in hell we will give our credit card to the waiter so we can pay. NO WAY. Poor guy will just have to bring you the credit card machiney-thing  and then, while you're swiping the card and submitting your password, he'll go and stand at the other corner of the restaurant so that you won't believe he's secretly looking at your fingers while inputting the password, 'cos if he does, hell will burn, motherfucker.

Our credit cards are MY PRECIOUS back in Chile, and Gollum is a little innocent kid when compared to us and our completely healthy attachment to those little bits of plastic and the possibility of them being cloned and our dinero being stolen (money, for those of you that haven't mastered Spanglish yet)

You would think, as any normal human being would, that in NYC, in the USA, baby, Americans are even more crazy about this credit card shit. I mean, we are talking here about people who won't let you carry TOOTHPASTE on an airplane and that make you take your shoes off before boarding a plane because SURELY, there's cocaine somewhere in between a space that does not exist and the actual sole of the shoe.

We are talking about people who said there was a big snow storm coming –it never did– and basically SHUT DOWN New York City and forced us all into our houses, along with candles, water and canned food so we could survive the imminent catastrophe.

So, it seems to me that we can reasonably state that Americans are somewhat careful when security is involved.

SOMEWHAT.

And this is precisely why I cannot explain what the fuck is going on here with this thing where you just go and give your credit card to everyone, no one gives a shit.

You go to a restaurant, want to pay and the waiter comes and he TAKES AWAY your credit card. LITERALLY, takes it way, the first time this happened we started hyperventilating. What's even worse is that AFTER they take away your card and do whatever the hell it is they do with it, you add the tip to the receipt MANUALLY, and they charge you, but they don't take the credit card away this time. This means that, basically, they just write down your credit card number, even your magic-megasecret security code in the back. Are you getting this?? And all of this without anyone even freaking out our having a major panic attack. No, this shit is totes normal. The waitress could be buying every possible item of Urban Outfitters with your credit card but we're all so fucking happy, waiting at our table and drinking Diet Coke (I somehow feel this wouldn't be the same with regular Coke or Sprite).


You go to a bar, and ask for them to open a tab, or something like that, and again, they TAKE your credit card away; they physically peel it off your hands and hang it at the bar and just leave it there. ALONE. Physically there, on display for everyone to see, until you don't want to drink anymore and ask for the check. Like, HOURS later. And all that time your credit card is just sitting there, with all the other credit cards at the bar and since you're in no way a psychopath there's no chance you're staring at it all night so no one goes and buy themselves first class tickets to Bora Bora.



WHAT IS THIS SORCERY?!

You call for delivery –not us, I totally cook all the time totally the most gourmet things ever all the time forever– and you want to pay with your credit card. What would you expect? You'd expect that some guy will bring the paying machine-thing along with the food, right? FATAL MISTAKE. You're just supposed to give ALL your credit card info over the phone, I kid you not, even your date of birth, over the phone motherfucker I'm seeing red, and not even care that someone is buying all of Amazon and that the CIA is listening.


Someone please explain this mystery to me, my life doesn't make sense anymore. 

23 comentarios:

  1. Jajajajjajajajaja ta bueno pa tener en cuenta, toooooda la razon, no tiene ningun sentido esto q se lleven la tarjeta si en el aeropuerto te revisan todoooooo 😂😂😂😂😂

    ResponderEliminar
  2. La raja el blog, muy entretenido, extrañamente tenemos muchas experiencias comunes.
    Aunque hace poco cache que fuimos compañeros de universidad (si es que creo que eres quien creo que eres, jajaja), pero yo soy mega hiper normal, asi es que probablemente ni te acuerdes, jajaja.
    En todo caso, he amado los blogs del examen de grado, la practica y la oficina publica (jajaja, sobre todo este ultimo, que cada dia me sorprende con ese universo paralelo bizarro).
    Aparte ahora que me voy a gringolandia a estudiar, siempre lo leo, es la zorra.

    Saludos.
    Gonzalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gonzalo! No sé quién crees que soy, entonces no sé si eres quién creo que eres, y yo me veo híper mega normal, así que seguro que si soy quien crees que soy y tu eres quien yo creo que eres, me acuerdo de ti :-)

      Estudiar en gringolandia es la raja, lo vas a amar.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Pues sí ambos conocemos nuestras identidades, jajaja que chistoso, te enviare un saludo por fb.
      Claro que si me equivoco, awkward, trágame tierra, pero sería buena anécdota, jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Nada tiene sentido, el dios ha fracasado y el diseño cósmico no es tan inteligente como nos lo vendieron.

    ResponderEliminar
  4. Eso es lo bueno de ser de la clase proletaria de mi país... si alguien clona mi tarjeta de crédito, deberá pagarla primero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja, créeme que eso solo lo hace peor!

      Eliminar
  5. Wnnnnn que miedoooooooooo!!! Ahora entiendo de donde provienen todos esos millones de ñumeros de tarjetas gringas "falsas" ja! Jajajajaj ya no es mi intención alarmarte pero yo seriA piiiiior y me sentaría en la barra.
    Saludos desde mi humilde biblioteca estudiando para el examen de grado (Cueck)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pfff, ya no paso tarjeta si puedo evitarlo. Plata en efectivo a lo narco no más!
      Suerte en ese hermoso (JA!) estudio

      Eliminar
  6. A mi.me dio terror la primera vez y eso q me avisaron!!!!
    Como chucha pueden cobrar de la tarjeta di no tienen mi clave digo yo?? Aaahhh????
    Todavía me meo de miedo cada vez que alguien se lleva la tarjeta y respiro aliviada cuando vuelve y veo mi estado de cuenta jajaj.
    Sobrina nieta te extrañaba!!! Mucho sin escribir!!!
    Estuve releyendo tus post sobre el examen de grafo pq este año me toca la porquería esa, lo deje como manual en mi casa pa q sepan q esperar Jajaja
    Y yo si conseguí bichos cachorros!!! Ya tengo 5 perros....ooops
    Ojala todo siga bkn allá y q no te roben la tarjeta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooooh, suerte con el examen. Pero si tienes bichos cachorros, será mucho más hermoso, te lo aseguro!

      Eliminar
  7. Q.E.P.D el Chipamogli.
    Como soy chilena paranoica temo que tu post incentive a los clonadores de tarjetas a ir a EE.UU. ��.
    Saludos a tu familia mitad humana, mitad perruna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, a una amiga chilena le acaban de clonar la tarjeta. Coincidencia? NO LO CREO!

      Eliminar
  8. a mi me da ataque cuando uso la mia, inclusive la de la puta cuenta rut pq me da como sustito de que me la clonen o alguien se pare atras mio cuando tecleo la clave, onda psycho total
    jaja

    lo bueno es q no te has muerto congelada aún
    sigo fiel x aqui

    Andy
    (sawahechoamano)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, yo soy mega psycho.

      Ahora estamos con clima casi tropical: pfffff, 5 grados la máxima, es HERMOSA la weá, ya no uso ni guantes. Así de loca me volvió el invierno.

      Eliminar
    2. jajaja, me recuerda a cuando mis viejos vivían en Coyhaique (toda mi etapa de la u, me las carretié todas con ellos allá), iba a verlos y me decían "no, hoy no hace frío, la temperatura está sobre -10°C"

      igual yo soy feliz con el frio, porque me hago millonaria con los friolentos
      ahora con el calorcito de santiago queris puro tirarte a una tina con hielo, pero sin que te saquen los órganos claro

      igual la tarjeta aquí no se la paso a nadie, de hecho en lugares en q no confío pago con efectivo si tengo suficiente

      jiji

      animo q ya viene la primavera!!

      Andy

      Eliminar
  9. Hola bueno el blog! Me cagué de la risa con tus historias y la dura que los chilenos somos enfermos de paranoicos con el tema de la delincuencia... Por algo será igual....
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja viví en Inglaterra un tiempo en un pueblo más encima y era la única loca que andaba con la cartera agarra con mi vida y saltaba si alguien se acercaba a ella. Mis amigas de allá cuando íbamos a una cafetería o bar dejaban sus carteras en el suelo, por ahí en un sillón y yo la única loca comiendo con la cartera agarrada en mis piernas. Lo mismo se reían porque cuando salíamos a bailar yo bailaba con mi cartera puesta ... en fin ni cagando la dejaba en la mesa, pero por allá todos relax con su cosas... Lo santiaguina no se me quita con na'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, yo habría sido igualita. Mi cartera no toca el suelo JAMÁS, mucho menos en restaurantes! Todo el mundo sabe que te la roban!!

      Eliminar
  11. Hueoooon te entiendo mucho, yo vivo en Brasil y acá también todo el mundo toma tu tarjeta y se la lleva, aunque nunca me pasó eso de tener que dejarla colgada en un bar, me muero de la paranoia, no podría dejar de mirarla ni un segundo. Eso si, una vez en una farmacia la vendedora se llevó mi tarjeta e hizo la compra ella sola, ni la contraseña me pidió. Cómo lo hizo es un misterio hasta hoy.
    Amo tu blog <3

    ResponderEliminar