@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

jueves, 28 de mayo de 2015

Procedimiento para decidir si destacar o no un libro


Cuando era estudiante de derecho en Chile, hermoso país perteneciente al perfecto sistema de derecho continental, mi vida giraba en torno a apuntes míos, apuntes de otros estudiantes que había fotocopiado, fotocopias de anillados weones que los profesores dejaban en la fotocopiadora o subían a la página y nosotros imprimíamos, o libros weones fotocopiados que también estaban en la fotocopiadora y que nunca me leí (eran de comercial, PUAJ).

En cambio, aquí en los Estados Unidos de América, estudiar en base a libros es lo que se usa, porque a estos gringos les da un aneurisma de solo pensar en fotocopiar material COPYRIGHT, así que dale no más, hay que comprarse los libracos por Amazon, siempre fiel y más barato que la librería de NYU.

El problema de todo esto es que llegado el momento de estudiar, te verás enfrentado al más grande dilema que puede ponderar un estudiante de derecho:






¿destacar o no destacar?

La weá es peluda, porque salvo que seas un salvaje no-civilizado, destacar un libro se siente como un gran sacrilegio de carácter permanente y continuo, como el secuestro, excepto que nunca podrás liberar al libro de su cárcel de imborrables líneas fosforescentes, así que en verdad es como un secuestro en concurso con homicidio.

 CALIFICADO.

Como todo criminal con algo de consciencia moral, la primera fase de este tortuoso camino será preguntarse una y otra vez si destacar o no el libro. ¿Es REALMENTE necesario? Y, en realidad, esa parte de tu conciencia que no está corrompida por ya haber destacado el Código Civil Y la Constitución completos Y de distintos colores, te dirá que NO; que destacar un libro es ir un paso más allá, en dirección a la perdición absoluta.

Por vez primera desde hace siglos, te comprarás entonces un lápiz a mina, para subrayar el libro weón y después, poder borrarlo, seguro que después de los exámenes pasarás tu tiempo libre eliminando esas tentativas líneas grises que hiciste en tus largas horas de estudio ( o no).

Con el lápiz empuñado y el pecho henchido de orgullo por tu conciencia de bibliotecaria-los libros no se destacan, harás las primeras líneas.



Y la weá es como el gran pico, porque la punta del lápiz mina no es hermosa como la punta del destacador, que te permite hacer líneas rectas así sin mayor esfuerzo artístico. NO. El lápiz a mina es un conchasumadre mal agestado, que hace que tus apuntes queden así:



Este es el momento de tomar una nueva decisión: necesitas una regla. Desde geometría y las bisectrices weonas que no tenías una, pero capaz que la tarjeta de débito sirva.





No sirve. Además, el lápiz mina de mierda es un culiado muy malo, que sin previo aviso y a medida que vas avanzando en el subrayado, va chorreando por debajo de la regla, cual sueño dorado de Chicago Boy.



En definitiva, una MIERDA.

A estas alturas del estudio, tu cerebro, hay que reconocerlo, ya no está funcionando al 100%, sino que es como una masa amorfa de palabras en Spanglish y piensas: este libro es mío. Si lo destaco "suavecito" (weá que todos sabemos, NO existe) no va a pasar nada.

Y ya. Cagaste.

Te sientas al escritorio como con vergüenza, y tomas el destacador con cuidado, para no rallar tanto el libro, solamente lo "importante" y listo, onda TRES palabras claves por página MÁXIMO. Y como que te da cosa, ese primer contacto del amarillo fosforescente con la prístina página de tu libro es cuático. Y destacas UNA palabra, onda "bilateral". Ya.

Listo.



Te secas la transpiración y sapeas la página por detrás, para ver si se pasó (obvio que se pasó, la vida es una mierda) y consideras qué tan terrible es la situación de libro destacado con amarillo. Y a pocos días de verte enfrentada a tres exámenes semanales, la cagó que un libro destacado  a un promedio de tres palabras por página te parece muy poco terrible y quizás algo macabramente hermoso.

Y de repente, no te diste ni cuenta, y y el promedio de 3 palabras se convirtió en 1 parráfo, y de un párrafo, ya, se te soltaron las trenzas, te volviste loca, ya no pudiste ponerle freno a la weá, como que el destacador guía tu mano por las blancas páginas y la weá quedó así:



Pero puta que lo disfrustaste.

Seguro te sacas un 7.









18 comentarios:

  1. Jajajaja! Yo vivo algo parecido, porque estudié Historia

    ResponderEliminar
  2. Pensaba que la nota máxima en gringolandia era un A+
    he vivido toda mi vida engañado?
    =O

    ResponderEliminar
  3. Que terrible!!!! Sacrílega!!! Yo me compré especialmente, un portaminas con minas de colores de calibre 0.9, con regla incluida para poder estudiar con mis textos de la U, No Fotocopiados (Aka, caros, muy caros). El resto se iba de brochazo color Fosforescente... Así que, te entiendo!!!

    Pd: Genial verte por estos lados, otra vez!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pd 2: Amé la sonrisa y ojitos del último dibujo!!!

      Eliminar
    2. aa no pare de reir mas encima con los garabatos y modimos vervales chilenos yo tomaba apuntes en el colegio y siempre tuve miedo de usar destacador quedava todo rallado y chueco wn a resa

      Eliminar
  4. Ahora en Chilito hay destacadores que se borraan!! saludoos y animo!

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo tanto! No estudié derecho, pero soy veterinaria y fanática de los libros. En septiembre me voy a Canadá a recagarme de frío y probablemente tenga que estudiar igual que tú con libros originales y carísimos, porque allá fotocopiar libros también es pecado mortal.
    Lo bueno es que la otra vez vi esto en amazon: http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_ss_i_1_8?url=search-alias%3Daps&field-keywords=erasable+highlighter&sprefix=erasable%2Caps%2C280
    Para que veas que al parecer somos muchos a los que nos duele el corazón destacar libros, pero al mismo tiempo es un must si quieres alcanzar a estudiar todo sin hacer resúmenes eternos.
    No te comenté en tu post sobre vacunas, pero voy a estudiar un master en Vacunología (sí, existe esa palabra, aunque suene chanta), así que ojalá me vaya bien y pueda salvar al mundo de los microbios (y hippies anti-vacunas).
    Mucho ánimo en los estudios y cariños a tus Bichos :)

    ResponderEliminar
  6. Qué felicidad ver lo rápido que actualizaste!
    Aquí hay otra razón por la que no me podría ir a estudiar afuera: no podría destacar los libros. No, sé que todos empiezan así y después cambian, pero yo sé con certeza que no podría porque tengo un nivel de TOC que me lo impide...
    ¿Se acabaron las entradas bilingües?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, los destacadores, eterno mal del estudiante. Yo -que también estudié derecho- sólo subrayaba los apuntes con lápiz pasta rojo o verde, y me cargaban los destacadores por lo rápido que se acaban, además que no podía dejarlos largo rato destapados, pa que no se secaran y eso para mi era un cacho. Era la disidente anti destacadores xD

    ResponderEliminar
  8. Una alternativa!!

    http://www.eldefinido.cl/actualidad/pais/5301/No-mas-fotocopias-Ahorra-con-Bookmart-la-libreria-digital-de-los-universitarios/

    ResponderEliminar
  9. Soy de las que se compran libros por el amor de poseerlos, peeeeero siento q mis libros de técnica fotográfica y de historia del arte son mas bknes subrayados y con notas al margen, es como la experiencia del estudio previo :B

    Tomalo así jaja, quizás no lo hace tan traumatico

    Saludos
    de la tejedora



    Andy

    ResponderEliminar
  10. Me encanto el post nuevamente.
    Yo también soy de los que los libros son sagrados, deben mantener su indemnidad, rayarlos es un sacrificio.
    No se como lo voy a hacer cuando en unos meses más esté en gringolandia, supongo que tendré una psicosis momentánea que me permitirá rayarlos, pero luego igual tendré culpa, jajajaja
    Estos post me salvan el día.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Por lo menos los tienes, en tus manos y son tuyos. Y nadie te va a mirar feo por tratar de sacar más de 30 paginas fotocopiadas. Ja,

    ResponderEliminar
  12. Diosanto que bueno que de las 57 carreras que estudié (y no he terminado xD) no elegí derecho. Go go go sobrina nieta!

    ResponderEliminar
  13. jaja! yo intenté subrayar con tarjeta, pero llegaba al borde y el lápiz se me iba al párrafo de abajo.

    Distinción máxima en motricidad fina.

    ResponderEliminar
  14. Todavia recuerdo el dolor de rayar mi código civil por primera vez, creí que solo a mí me pasaba!

    ResponderEliminar
  15. Qué bacán que hayas vuelto a escribir, sobrina nieta! Se nota que los estudios te tienen consumida :( igual que a todos a estas alturas del año.
    Yo no soy leguleya, pero igual tengo el drama de rayar libros, sobretodo cuando son esos manuales de metodología de la investigación editados por weás bacanes y que tienen a lo menos 1000 páginas. Solo he logrado cruzar la línea de subrayar pero con lápiz mina, porque creo que algún día me arrepentiré y querré borrarla, lo que obviamente no se va a notar po, porque las hojas culiás son tan delicadas que aunque le pases el lápiz mina y después borre queda un maldito surco que no tiene vuelta atrás.

    Animo con el estudio!! Y te iba a decir si es que algún día te puedes mandar un post de cómo sobrevivir al carerío de New York (datos de supermercados "baratos", panoramas gratis, avistamientos de ardillas, etc...)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Yo soy de las que deja notas al margen hasta en las novelas que leo... si el libro es tuyo, libera tu destacador!!!
    Sacrilegio es subrayar, de la forma que sea, libros agenos... eso JAMAS!

    ResponderEliminar