@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Crónicas de una madre desquiciada II: El Parto



Resulta que en el hospital donde parí, te hacen llenar un formulario que se llama tu "Birth Plan", en que marcai alternativas sobre las weás que querís para tu parto. El título oficial de tan peculiar documento es "My Personal Birth Experience", lo que por alguna razón me parece más divertido que la concha.

Como en mi vida diaria simulo ser una persona normal, tuve que rellenar esta cuestión como que fuera una tarea muy seria, pero en lo más profundo de mi ser, el día del pico sabía qué poner así que, a continuación, les presento el formulario rellenado como REALMENTE me gustaría haberlo hecho:

Mi Experiencia Personal de Parto 

Nombre:  Esta es la única weá fácil de rellenar.

Mis 3 principales objetivos para este parto son: al principio, esto me pareció un moco y puse "mamá sana" y "guagua sana". La cuestión es que me quedó un tercer objetivo por rellenar, pero todos los que se me ocurrieron (que los sapos de los abuelos no entren a la sala de parto, ojalá no hacerme caca, y que nadie me grite,) me parecieron objetivos propios de alguien demente y que no serían tomados en serio. Así que después de mucho pensar, puse "ambiente calmado", que no sé bien qué significa porque mi  plan secreto de parto consistía en chillar como barraco y decir "me pichulea el hoyo, la concha de mi pico que duele", hartas veces y bien fuerte. Finalmente, no dije nada de esto porque como todo el mundo hablaba en inglés, resulta que mi cerebro, por razones que francamente me parecen impenetrables, decidió transmitir en inglés todo el rato, y hacer muchas invocaciones religiosas, también en inglés, todo lo cual me parece un desempeño sumamente decepcionante de mi parte. 

Mi equipo para el parto: esta weá sí que me generó un espiral demencial de ansiedad, porque ¿quién tiene un equipo para su parto, onda como un equipo de fútbol así? ¿Diez weones haciendo de cheerleader? Entonces puse: MI MARIDO. Pero después, puse mejor "Mi marido", no todo en mayúsculas, para no ser mala onda, y quería agregar a mis Bichos, porque esos weones sí que serían un aporte y no quería dejarlos solos en la casa.

Y, efectivamente, Marido fue el único weón miembro de mi equipo, pero su desempeño estuvo REGULEQUE no más. Porque resulta que el día anterior a parir, le instruí "búscate la weá de dirección del hospital, pa tenerla a mano pa cuando pidamos el Uber" y me dijo "ya" y lo hizo. Puntos buenos para él. Al día siguiente, desperté como a las 5 am con contracciones, pero me pareció que no eran lo suficientemente dolorosas como para ser realmente de parto, porque, además, entre cada contracción te sentís la raja, superwoman es una alpargata al lado de ti y tu redonda panza. Recién como a las 7 caché que se venía, POR FIN la criatura, porque las contracciones eran cada 3 minutos y dolían considerablemente (tampoco TAAAAAAAAAAAAAANTO) así que por alguna razón, decidí lavarme el pelo con contracciones cada 3 minutos y LUEGO llamar a la doctora que me mandó al hospital altiro. Así que partimos, yo, orgullosa de mi cónyuge tan preparado que pidió el Uber con la dirección y todo, va a ser un muy buen padre, hasta que 25 minutos después, el señor chofer del Uber se estaciona fuera del CENTRO DE RADIOLOGÍA DE NYU y me mira bien serio y me dice "llegamos". 

CENTRO DE RADIOLOGÍA NYU CONCHAMIMADRE PUNTOS NEGATIVOS HASTA EL INFINITO.

Y yo miro a Marido con los ojos saliendo de mis cuencas, porque, repito, contracciones cada tres minutos y ahora dolían BASTANTE, y el sujeto en cuestión me mira solemnemente y me dice "bajémonos" y yo lo miré y dulcemente le dije



ESTA WEÁ NO ES EL HOSPITAAAAAAAAAAAAAL

Y él me repite: "bajémonos y caminamos" y yo, calmadamente le señalé



EL DÍA DE PICO ME VOY A BAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR

Entonces, el chofer del Uber en cuestión nos mira y nos dice  "Ustedes van a NYU Langone Hospital, verdad?", porque, claramente, este sujeto era más avispado que mi cónyuge, quien le dio cualquier mierda de dirección al Uber, y cachó que la mujer pariendo en su asiento trasero OBVIAMENTE no iba a un centro de radiología, así que se dio media vuelta y listo, en 10 largos minutos, es decir, en 3 contracciones y media, llegamos al hospital.

Marido, acongojado por su fracaso, me ayudó a bajarme, y yo, bien digna, porque las contracciones dolían pero no tanto, entonces voy caminando y los guardias me dicen "quiere una silla de ruedas?", y yo, más weona que los perros nuevos les digo nooooo, gracias, hasta que tengo otra contracción y como son cada vez más fuertes, digamos que tuve que tirarme al suelo en 4 patas para poder soportarla. Ante esto, me sentaron en silla de ruedas igual, y por suerte, porque el día del hoyo llegaba caminando a la sala de maternidad  en el 7mo piso.    


 

Las siguientes cosas son muy importantes para mí, incluyendo las siguientes tradiciones culturales y religiosas: no puse ni una weá, aunque pensé poner que las enfermeras me cantaran Jellicle Cats y hacer como que era mi tradición cultural pal pico de importante.

Comentarios del doctor: claramente, esta no soy yo.

Preferencias durante el trabajo de parto. (Marca todas las que se aplican) 

Si no hay contraindicación médica, me gustaría:


  • Moverme, cambiar de posiciones y caminar.
  • Monitoreo intermitente
  • Discutir las intervenciones médicas antes de que sean realizadas
  • Poder comer/tomar líquidos claros incluyendo gelatina, caldo y jugos
  • Ayuda con técnicas de manejo del dolor (masaje, relajación, pelota de yoga, ducha, presión, etc)
  • Que el parto empiece y progrese naturalmente
La verdad es que nunca quise tener tantas alternativas y que me preguntaran tanta mierda. Mi mundo ideal era que me trataran como tratan a todo el mundo, y que hicieran las cosas que hacen con todo el mundo, ni cagando tengo ideas tan elaboradas sobre lo que quiero para parir, salvo ser un parto promedio, como todos los de la gente que tiene guagua en el hospital y punto, no es como la que guagua se te puede quedar adentro para siempre si no lo hacís de alguna manera específica. No. El cabezón va a salir sí o sí. Sin embargo, no existía la alternativa "quiero un parto promedio", así que  marqué todas estas mierdas, por si acaso, pero en realidad, me habría gustado poner NO SÉ LO QUE ESTOY HACIENDO AYUDA. Al final, no tomé ninguna decisión ni nada porque la weá te duele entonces creéme que no tenís ganas de "andar discutiento las intervenciones médicas antes de que sean realizadas". Básicamente, la doctora me dijo "te gustaría una epidural?" y yo dije CONCHA SÍ POR FAVOR, y nos cagamos de la risa, hasta que vino la otra contracción.

Preferencias para el manejo del dolor (Marca todas las que se aplican)


  • Voy a tener una inducción planificada. Por favor, discutir conmigo las opciones disponibles para mi comodidad.
  • Me gustaría una epidural una vez que las contracciones sean dolorosas, y estoy dispuesta a usar técnicas de manejo de dolor, cambiar posiciones y caminar si es necesario.
  • Me gustaría una epidural tan pronto como esté disponible
  • Si recibo una epidural, me gustaría recibir instrucciones sobre cómo cambiar de posiciones de forma segura
  • NO QUIERO recibir analgésicos ni anestesia durante el parto. Podría considerar tomarlas si el parto es médicamente difícil. Yo pediré los analgésicos cuando esté lista.
  • NO QUIERO recibir analgésicos ni anestesia durante el parto y no quiero que nadie me los ofrezca.
  • Voy a tener una cesárea pre-agendada.
Esta weá fue bien fácil y marqué todo lo que decía EPIDURAL, porque ni ahí con la moda semi-hippie de andar pariendo sin anestesia por el puro gusto y la experiencia maravillosa, NO GRACIAS. Mi idea de una experiencia maravillosa es comer chocolates sin engordar, NO parir a una guagua sin anestesia, pero si tu idea de experiencias maravillosas es parir a un cabezón sin anestesia y sentir todas y cada una de las contracciones, quién soy yo para juzgar tu locura, te deseo suerte. La epidural fue HERMOSA mientras duró, pero me falló a último minuto, en que se fue y tuve al crío sin nada de nada y esa weá sí que duele, pero tampoco pa morirse. Y pal próximo parto, seguro le hacemos a la epidural de nuevo, porque pa qué sufrir si inventamos la epidural?

Preferencias durante el parto (Marca todas las que se aplican)

Si no hay contraindicación médica, me gustaría:


  • Empezar a pujar solamente cuando sienta la necesidad.
  • Instrucciones sobre cómo pujar cuando sea tiempo.
  • Probar distintas posiciones para pujar.
  • Evitar una episiotomía 
Marqué todas estas mierdas, no sé pa qué, porque le hice caso en todo a la doctora, qué voy a andar callampeando con la necesidad de pujar y no sé qué paja y si necesitai una episiotomía porque tu cabezón chupasangre es MUY cabezón, habrá que hacerlo no más, qué tanto.

Y así, a las 6 de la tarde nació el pequeño tirano, más feo que la mierda porque el pobre venía con una cabeza de cono descomunal y olía a líquido amniótico, pero lo quisimos igual.


 Y luego, me lo pasaron y me preguntaron si iba a amamantar o dar fórmula, y yo dije lo primero y zuácate que me lo enchufaron a una pechuga y me llevaron pa la pieza, y yo no tenía ni pico idea como desenchufarlo de la pechuga. O sea. Sabía en teoría, con el dedo rompís la succión, pero me daba pánico meterle el dedo a la boca, capaz que me lo echara, y listo, me dejaron en mi pieza de recién parida, con pañales post parto y esas botellitas tira agua de mierda, y con la guagua, me cago. Marido estuvo ahí, al pie del cañón, acumulando puntos positivos, pero tuvo que devolverse al dpto por los Bichos, weá que en el momento nos pareció la mejor alternativa, aunque ahora miro para atrás Y LA CAGÓ LA IMBECILIDAD, deberíamos haberlos mandado a un hotel, porque acá los gringos te pasan la guagua, y chao, se olvidan de ti. La enfermera con cueva te pasa a ver pa darte unos ibuprofenos y se queda ya, 5 minutos pa ayudarte a darle papa, si es que.

Pero sobrevivimos, y así empezó esta parte de mi vida en que soy madre y todavía no me la creo.




jueves, 20 de octubre de 2016

Crónicas de una madre desquiciada


Han cachado esas mujeres que tienen guagua y se ven de lo más compuestas y totalmente a cargo de la situación? Onda, con rímel en las pestañas, el pelo arreglado y sin ojeras, que parecieran saber EXACTAMENTE qué chucha están haciendo con el crío que les pasaron en el hospital?

Ya.

SORPRESA!

Yo no soy una de esas. Y la verdad, no sé si existen.

En resumen: ser madre es lo más difícil/hermoso/aterrorizante/alucinante/tedioso/sorprendente que he hecho en mi vida, nadie te prepara para lo que significa criar a un enano chupasangre que lo único que hace es cagar, dormir, llorar y comer, y, francamente, son bien fomes, pero tú lo encontrái la weá más tierna del mundo porque hoy día, hace cinco minutos, PARECE que te sonrió, ah  no, y cagaste, las menos cien mil horas de sueño te parecen NADA, hasta 20 minutos después, en que la criatura llora y llora y no sabís por qué, y querís salir arrancando por los pasillos y no volver más porque seguro erís incapaz de hacer esto de nuevo mañana, pero una hora después veís su cabeza redonda y semi pelada por el monitor y te parece que no puede existir una cabeza más linda, si esta guagua despierta de nuevo, me suicido.

El Pequeño y Hermoso Tirano (His Lordship, para los amigos) tiene casi 3 meses, así que, por fin, puedo sentarme a escribir y compartir con ustedes mis crónicas de madre desquiciada.

En primer lugar, el parto. Esto merece post aparte, pero por mientras les digo que mis expectativas eran las siguientes: 

Y la realidad...
Sí, la weá duele, y querís matar a la doctora que te dice "You're in control, you can do this" y tú puro querís salir corriendo, porque llevai 10 meses embarazada, pero cuando te dicen que "ven la cabeza", como que te pegái la cachada de que vai a ser madre y te dan ganas de salir corriendo e ir a esconderte. Ahora. Tampoco duele TANTO, viva la epidural. En el ranking de dolores de mi vida, es el cuarto. Es mucho peor tener jaquecas y las infecciones urinarias, y por sobre todos estos dolores está el de la lactancia materna, que viene a continuación:

Mis expectativas para la lactancia materna, breast is best vs. la REALIDAD.


La weá duele más que la conchamimadre, es el PEOR dolor que he sentido en mi vida, y parí sin anestesia porque se me acabó. Que nadie te engañe diciendo lo contrario y PEOR, que "lo estás haciendo mal y por eso te duele". NO, WEONA, NO ES VERDAD. Después de interrogar a todas las mujeres que conozco, incluyendo mis abuelas, mis tías, mis amigas del colegio, mis amigas de la universidad, mi ginecóloga y una experta en lactancia que pasó por mi pieza durante mi estadía en el hospital, todas dijeron que dolía más que la mierda y que los primeros días lloraban de dolor. Honestamente, no sé por qué esto no se habla más y nos comemos el dolor calladas, porque basta que le preguntís a una mujer y altiro te va a contar lo que lloró, sangró y sufrió, dando papa.

Miento.

 En realidad, sí sé por qué nadie habla de esto: porque en esta cultura machista, cualquier expresión que NO sea de maravilla y amor respecto de la maternidad es castigada. MALA MADRE, te van a decir, EGOÍSTA, o, mi favorita "si no querías pasarlo mal, y hacer sacrificios ¿para qué tuviste guagua?". Por eso, yo le he contado a TODO el mundo que la weá duele más que la concha y que no es la maravilla rosada y algodonosa que te venden.

Eventualmente, deja de doler (salvo casos excepcionales, que van de la mala cueva a que tu guagua se agarra mal), y a unas les duele más, a otras menos, pero un tirano succionando en tus pezones cada tres horas va a causar miseria, esa weá está clara.

Más encima, son todos unos mentirosos o yo soy muy reweona, porque resulta que te dicen que las guaguas comen cada 3 horas, lo que yo interpretaba como "partió a las 2, terminó a las 3, o sea, a las 6 le toca de nuevo". NO. La realidad es que "partió a las 2, terminó a las 3.15 porque se demoran tres años al principio, y conchalalora, es tan chico que dura con cueva dos horas, así que a las 4 de nuevo, porque la weá se cuenta desde que EMPEZÓ". Resígnate a andar en pelota por la vida. En todo caso, no es como que podai aguantar el dolor del roce de la ropa en tus pezones, BREASTISBEST MÁTENME.

Al final, seguí adelante y lo logré, y me gustaría decir acá que lo hice "por el bien de mi hijo" o porque "la lactancia materna es maravillosa", pero lo cierto es que lo hice para comer 500 calorías más al día, NADIE me privará de mi croissant de chocolate, y chao con esta estupidez de sentir culpa por no poder/querer amamantar, haz lo que quieras y AY de la weona que te haga sentir mal por tu elección.

Siguiente vil mentira es el "duerme cuando la guagua duerme", porque duermen poquísimo, lloran muchísimo, y en algún momento tenís que comer, ir al baño y ducharte, todo lo cual toma SIGLOS, especialmente porque un cabezón del porte de una sandía salió por tu vagina, situación que las enfermeras aparentemente creen que se puede solucionar con una botellita tira-agua. Mi plan es mucho mejor:
 Hablando de llorar, bienvenidas las hormonas del postparto. Razones totalmente legítimas por las que he llorado:
1. Porque mis Bichos tienen los ojos muy redondos y brillantes como botones, weá que me causó una tristeza existencial del alma.
2. Porque la cabeza del Pequeño Hermoso Tirano se ve muy chica en la silla del auto (ya no. Ahora la tiene GIGANTE).
3. Porque mis Bichos son "los mejores perros del mundo". Y ni cagando son tan simpáticos ni mejores. Pero igual.

A esto súmale las razones REALES por las que vai a querer llorar, como el estado actual de tus partes más preciadas (ni te las mirís, mejor ni asomarse), la aterrorizante posibilidad de tener que ir al baño en un futuro próximo, las contracciones post parto, tus sangrantes pechugas, porque tenís mucha leche, porque tenís poca leche, porque a lo mejor tu leche es mala, porque probablemente no tenís idea qué estai haciendo, porque el Pequeño y Hermoso Tirano llora y llora en las tardes, y, finalmente, y aún más importante, porque la sociedad, machista por excelencia, ni cagando le asigna el valor suficiente a la heroica tarea de ser MADRES, y entonces pensai en tu abuela, que crió sola a 6 niños sin que el marido alguna puta vez cambiara un pañal, que más encima eran de género, aislada, sin google, y sin que ningún pelotudo valorara su labor, y tenís material para llorar un año.

El siguiente tema que no puede faltar en las crónicas de una madre, es la caca. Habrá mucha caca y no, mentirosos todos, no huele hermoso porque estai dando papa, huele a caca igual. Las situaciones en que te verás enfrentada a la caca son variadas, como pueden apreciar de las siguientes recreaciones:

1. Estás tú, cántandole al Pequeño Hermoso Tirano, 

 ... y de pronto...

2. Estás mudando al Pequeño Hermoso Tirano, y te sentís más competente que la mierda,

... hasta que

3. Estás bañando al Pequeño Hermoso Tirano,

 Y por si acaso, la caca del niño FLOTA, así que ahora tiene caca hasta en las orejas.

Algo de lo que no me advirtieron es el terror profundo que te puede causar tu propio hijo y que los enanos siniestros tienen un sensor interno de  MALDAD, porque a quién no le ha pasado lo siguiente:



Y finalmente, si no has mirado fijamente el monitor de guagua después de acostar al Pequeño Hermoso Tirano, sintiendo pánico indeleble, es que no has sido padre. 


viernes, 22 de julio de 2016

Registro Fotográfico de la 38 Semana de Embarazo

1. Perspectiva materna (no veo ni mierda dónde están mis patas. Mi cuerpo termina en el ombligo)


2. Rutina anti-estrías, para nada demostrativa de OCSESIÓN y PÁNICO 




3. Tragedias de la vida diaria que ya no tienen solución




4. Más tragedias de la vida diaria que ya no tienen solución

5. Elecciones fashionistas fracasadas (o el regreso de las jaguayanas (así se escribe, por si acaso) para siempre) 


6. Winter has come (aka, el control del aire acondicionado me pertenece)

7. Actos heroicos 








lunes, 11 de julio de 2016

Último trimestre o La GRAN Estafa



¿Cuánto dura la gestación de un ser humano? ¿Cuántos trimestres tiene un embarazo normal? Pffff, un moco de fácil, ¿verdad? Son tres trimestres, o sea, tres meses cada uno, o sea 3 por 3 es igual a 9 meses de embarazo.

ESTÁN EQUIVOCADOS TODOS LOS CULIADOS.

Porque resulta que nos han mentido toda la vida y NO son 9 meses, sino como diez y medio conchalalora, porque podís tener la guagua en cualquier minuto entre la semana 37 y la 42, y yo no sé si seremos todos weones con las matemáticas para no haber cachado esto antes, pero resulta que si dividís 37, 38, 39, 40, 41 y 42 por 4 (porque cada mes tiene 4 semanas, por si acaso) LA WEÁ DA MÁS DE NUEVE EN TODOS LOS CASOS MÁTENME.

Más encima, al noveno mes de embarazo ya te querís puro matar. La naturaleza parece que es sabia o algo así, porque si bien al principio te parecía que hacer salir a un cabezón chupasangre por tu vagina era una weá digna de tus peores pesadillas, esta misma situación ahora te parece HERMOSA. Y no digo "HERMOSA" en un sentido exagerado, onda en verdad queriendo decir que "sería un acontecimineto comparativamente bueno en relación a otros acontecimientos más o menos como el pico". NO. Lo digo en un sentido en que cagar a un ser humano frente a 20 pelotudos te parece LEJOS LA MEJOR WEÁ QUE TE PODRÍA PASAR EN EL MUNDO. ¿Me entienden? EN EL MUNDO. Alguien podría venir y decirme "oye, elige entre dos meses gratis en un hotel mil doscientas estrellas en Bora Bora pero seguís esperando guagua y parir ahora" y les juro por lo más sagrado del mundo que elegiría parir ahora. La weá ni siquiera me presenta un dilema serio. NADA.

Es decir, hay algo funcionando MUY MAL en mi cabeza. MUY MAL.

El tema es que hace calor y tengo una guata descomunal y, básicamente, donde antes estaban mi vejiga, mis intestinos y mi estómago, ahora hay un cabezón enorme que no contento con ocupar todo ese espacio para sí mismo y dejar todos estos órganos fundamentales aplanados, además se entretiene pegándome codazos en la vejiga y rodillazos en el estómago.



En otras palabras, los niveles de incomodidad son ALTOS.

Onda, cambiarse de lado en la cama es una hazaña impresionante. Ustedes creerían que la redondez lo haría más fácil, weá que tendría total sentido si durante el embarazo nos convirtiéramos en boyas:



Sin embargo, tu espalda sigue plana, lo que te da una forma más bien de ballena varada, que, obviamente, no puede moverse fácilmente de un lado a otro. Esta weá es física básica, por si acaso.



Además, leer es más difícil que la cresta. Porque yo pensaba que podría apoyar el libro al principio de la guata, pero te queda muy corto y se te duermen los brazos.



 Entonces tratai al final de la guata, pero te queda muy lejos y no veís ni mierda, porque estai vieja. 


Es por esto que los doctores recomiendan tener guagua antes de los 30, salvo que no te guste leer, ahí estai salvada.

Esto del embarazo es simplemente heroico (y decidir no embarazarse nunca y no tener hijos también, porque por la puta cómo te van a wevear por tomar una decisión que solamente te concierne a ti), así que girl power para nosotras y la weá. Y sí, además estoy haciendo un doctorado, y blah blah, pero no sé si se compara en nivel de dificultad y agotamiento a prestarle tu hermoso cuerpo por DIEZ meses a una criatura a la que no conoces y que esperas que se vaya a parecer a tus parientes preferidos y no a los que odias, pero que en realidad, no sabes, y además te sientes como el hoyo y tu vejiga quiere explotar cada 5 segundos, y después lo vas a parir y te va a doler más que la concha y a pesar de todo este sufrimiento, y del parto, y de la falta de horas de sueño que vienen a continuación, y de que te van a mear y cagar en repetidas ocasiones,  vai a querer a ese enano como que fuera el perro más maravilloso de la tierra (o sea, lo vai a querer pal pico). Brígido, ¿o no? Marido dice que si él fuera mujer, el día del hoyo pasaría por esto, y cada vez que lee algo sobre el parto o sobre el embarazo y yo estoy al lado, me hace unos cariños en el hombro y me mira con la compasión con la que usualmente miramos a los weones que voluntariamente caminan en pelota sobre camas de clavos y después se cuelgan de la piel con unos ganchos (o sea, como si estuvieran locos).

Hay que decirlo, es todo medio demente. Onda, actualmente, vive un ser humano adentro mío, que va a salir un día y después va a tener ideas propias y la weá, y tenís que tomártelo en serio, no te podís reír de él, a pesar de que lo vai a mirar y vai a saber que salió por tu vagina, lleno de sangre y otras cosas asquerosas.

Es tan demente, que a pesar de la descomunal guata, a veces se me olvida que estoy embarazada y entonces me saco la chucha, porque esto generalmente pasa cuando decido ponerme en cuclillas pa sacar algo del refrigerador, y me siento ágil y de guata plana y trato de pararme rápidamente, pero en vez de eso, aterrizo en mi culo y salen volando las lechugas.

Recreación


 (O a veces, voy caminando y miro una ventana y digo, oh, quién es esa weona embarazada, y concha SOY YO).

Ahí en el suelo, o mirando al horizonte frente a la vitrina de una tienda, pienso, mierda, estoy embarazada y después va a haber una guagua y lo que es aún más demente es que voy a ir al hospital a parirla y ME LA VAN A PASAR A MÍ. Las enfermeras no saben nada de mi vida. NADA. No saben cuáles son mis capacidades, si sé cocinar o no, si sé mudar a un ser humano (la respuesta es no), si tengo alguna remota idea de qué es lo que estoy haciendo con mi vida (la respuesta es, de nuevo, no) pero igual van y te pasan la guagua a ti, para que te la llevís A TU CASA PARA SIEMPRE, situación que me parece la weá más obscenamente irresponsable DEL MUNDO, porque si vai a un refugio a adoptar un perro te hacen como CIEN MIL preguntas antes de pasarte uno, tenís que llenar unos cuestionarios y todo, y eso que en el caso de un perro, no existe la posibilidad de que críes a un asesino en serie o a un genocida  por casualidad.

Más encima, como nadie me hace caso en NADA, todos los abuelos de la criatura decidieron que la MEJOR idea del mundo era venirse a NYC por dos semanas en una fecha tan francamente estúpida que a veces me pregunto si no seré un holograma. Porque yo les dije a los weones "la doctora dice que la guagua puede nacer o dos semanas ANTES del 31 de julio o dos semanas DESPUÉS". Te dice la cabeza entonces, les dije yo, que como ustedes solo tienen dos semanas máximo para tomarse, deberían llegar DOS semanas DESPUÉS del 31 de julio, para asegurarse de conocer a la criatura en cuestión.

Todo esto, que a mí me parecía de una lógica ELEMENTAL, fue totalmente IGNORADO por estos dementes que se hacen llamar mis padres y suegros, y  los CUATRO sujetos decidieron que LA MEJOR fecha para venir era del 25 de julio al 5 de agosto, lo que tiene como resultado posible que se tengan que devolver a Chile SIN HABER CONOCIDO A LA GUAGUA.

Cuando les manifesté este pequeña falla en su gran y maestro plan, me dijeron "ez que queremoz eztar en el parto", y ya aquí sí que ni sé por dónde empezar, porque ¿me podrían señalar ustedes cuál va a ser el aporte de esta gente durante el parto? Onda, no sé si habrán tenido clases de biología alguna vez en sus vidas, pero NO ES COMO QUE ELLOS PUEDAN PUJAR POR MÍ. O sea, básicamente, vienen a mirarme fijamente y deseando que empiece a parir, para después pasarse como 3 días en la sala de espera del hospital (porque no caben en las piezas que te dan de recuperación y no existe la posibilidad de que entren a la sala de parto) y después, probablemente, se tengan que volver a Chile.

Ustedes pensarían que están arrepentidos, que cacharon que la weá que hicieron es profundamente estúpida. Pero no. Están felices todos los weones, y yo sólo puedo lidiar con la locura de una sola persona a la vez ( la mía).

ASÍ QUE NO DIGAN QUE NO LES ADVERTÍ.






miércoles, 29 de junio de 2016

País rasca


Se usa mucho decir que Chile es un país rasca.

Y, en realidad, antes que rasca, se me ocurrirían muchas otras weás más importantes y peores que decir de Chile, como que es un país clasista, racista, mega conservador, pal pico desigual, entre otras cosas. (Aunque también tiene cosas buenas, como la palta y el sushi, y ya bueno, ser dos veces ganador de la copa América aunque a mí me importe cero).

PERO.

Concha, que somos un país rasca, así, ORDINARIO, del verbo encarnado de la ordinariez, no en un sentido maligno y clasista, sino en el sentido clásico de lo que es realmente ser rasca, o sea penca y mal hecho, porque como sabiamente dijo el Coco Legrand, en Chilito alguna gente vive bajo la consigna de "para qué hacer las cosas bien, si las podemos hacer como las weas".

 Me percaté de la realidad-gravedad de esta situación buscando un regalo para el día del padre. Porque no es solamente que pudiendo hacer las cosas bien, las hayamos hecho como las weas. NO. Es que detrás de estos maquiavélicos productos que encontré, no hay sólo negligencia sino un verdadero ESFUERZO SOBREHUMANO para hacer todo LO MÁS COMO EL PICO POSIBLE. O sea, nos ESFORZAMOS por ser penca, porque nadie puede cobrar 50 lucas por un canasto de picoteo de papas lays, ponerle "para el papá carretero" y NO haberse esforzado en hacer la PEOR weá posible que a alguien se le pudiese ocurrir.

Porque, ustedes saben, yo vivo acá en los estadosunidosdeamérica, y mi única opción es mandarle regalos a mi familia a domicilio para las fechas especiales. La cosa es que como ya llevo casi dos años por estos lados, no quería mandarle flores de nuevo a mi padre para su día, y no le gustan los cupcakes, entonces, me dije a mí misma:

OBVIO que hay una weá por internet que te lleva canastos hermosos a domicilio, onda con calugas o un desayuno  o cualquiera de esas cosas que la cabeza te indica deberían enviársele a alguien de regalo.

Y googlié "regalos a domicilio" y me aparecieron como 40 páginas, vamos bien, pensé yo.

PERO PENSÉ MAL.

Porque, por la concha, primero la cagaron las páginas noventeras hechas en mi clase de computación de colegio de monjas, o sea, como el PICO, onda, alguien POR FAVOR, contrate a un diseñador web o cómo cresta se llamen. Ninguna de las páginas funcionaba bien, todas en letra ComicSans (NO PODÍS), congelándose a cada rato y más encima, si querís personalizar tu regalo y armar tu propio canasto quedó LA CAGÁ porque hacís click en el tipo de canasto que querís, que es el primer paso recién, y la página se queda ahí, mirándote confusa, sin que pase NADA, NI UNA WEÁ, lo que naturalmente, te lleva a hacer click como energúmeno hasta que el computador cagó y se te cerró google chrome y todas las pestañas que teníai abiertas.



 En segundo lugar, la cagó los regalos rascas y caros, ni que los chilenos fuéramos todos una tropa de imbéciles que va a pagar 30 lucas pa que a tu papá le llegue un canasto llamado, en un arranque de creatividad tipo Van Gogh, "Canasto para el papá cervecero" que contiene la mágica combinación de  dos cervezas corona y un maní EVERCRISP, repito, por TREINTA LUCAS, ¿me están weveando??????

Onda, que el mejor canasto "gourmet" de chocolates viene con ROLLS po, weón, no podís ser TAN pero TAN picante, cómo no comprai unos chocolates Lindt que sea, ¿me cachai? Y lo peor es que los Rolls de mierda no es la opción barata. NO. Es la opción pirulais producida por la que más encima te cobran como TREINTA LUCAS, en circunstancias de que si yo fuera al supermercado, hago la misma cagá ordinaria de canasto como por OCHO. Entonces, es que no podís ser tan re-chanta de andarle poniendo "canasto de chocolates gourmet" a unos rolls, que sí, son ricos, pero pa cobrar TREINTA LUCAS de ricos y ponerle "opción gourmet", NO SON.

Entonces dije, ya, mejor hay que sapear los desayunos a domicilio, seguro ahí ni cagando somos tan rascas, si en Santiago está lleno de buenas cafeterías y pastelerías hermosas torta-tres-leches-LauraR-TE AMO. Algún pelotudo tiene que vender wenos canastos de desayuno.

PERO NO.

Porque somos tan, pero TAN rascas, que los canastos de desayuno "elegante, gourmet, 45 lucas el canasto" vienen con néctar Watts de durazno, yogur soprole GOLD (porque si es Gold, ahí sí  que es fino y elegante y le podemos subir 5 lucas más a la canasta) y sanguich de miga de la Copec, MÁS unos manqueques, concha, mientras los ángeles LLORAN en el cielo, porque nadie puede ser tan tarado de gastar esa cantidad de plata en un desayuno que te cuesta con cueva 8 lucas y te queda mejor a ti.

Cuento corto, le mandé flores de nuevo al pobre, con un globo y un oso de peluche, porque pa regalarle unas papas Lays con un vino malo de 5 lucas, "especiales para el papá amante del vino" (sí, la creatividad es realmente DESLUMBRANTE, estoy encandilada) y que me cobren 30 lucas por el regalo GOURMET, NO HAY VALOR.


jueves, 9 de junio de 2016

Reglas de Etiqueta para uso del Whatsapp



Concha, cómo odio el whatsapp.

Sí, ya sé, la tecnología es hermosa, te puedo hablar aunque vivamos lejos, paja paja, me da lo mismo. LO ODIO.

De hecho.

Debo confesar que lo más probable es que escuche la alerta de mierda del celular anunciándome mensaje y me haga la weona, SALVO que diga algo como URGENTE ME ESTOY MURIENDO. Pero como cuando la gente se está muriendo, en general, no te manda whatsapp, voy a ignorar todas las alertas hasta que tenga como QUINIENTOS mensajes nuevos, de los cuales voy a leer, eh DOS. Y después, voy a fingir que he leído todo, a pesar de que no entiendo nada y no sé por qué mierda la Fulanita está ahora en Filipinas cuando yo pensaba que estaba trabajando en un supermercado en Valparaíso, ni de a dónde salió esa guagua nueva ni de quién es, pero a todos les voy a contestar con emoticones con ojos de corazones, porque por alguna razón misteriosa, esa weá es una respuesta totalmente aceptable por whatsapp, en circunstancias de que si cada vez que alguien me dijera algo en persona, yo contorsionara mis ojos para que se vieran como corazón, la conversación sería más rara que la mierda y no tendría amigos.



No es que no me interese saber de tu vida. No. Pero weón, ODIO leer esas letras chicas weonas, todo mal tipeado, no se entiende nada, y más encima, después tenís que escribir de vuelta en ese teclado mojonero del celular, entiéndanme QUE NO HAY VALOR, llámame por FaceTime.

Como me gustaría seguir teniendo amigos y familia, he decidido hacer una manual con reglas básicas de etiqueta para whatsapp:


1.Los mensajes de más de tres líneas son una falta de respeto. Esta weá es whatsapp, no la última novela de Isabel Allende (que no me voy a leer, porque todos sabemos que lo último bueno que escribió fue la Casa de los Espíritus y mi favorito personal, De Amor y de Sombra). Si tenís algo tan LARGO que contar, conchamimadre, por favor llámame por teléfono, porque de verdad que aunque voy a leer toda tu weá, los emoticones ojos de corazón probablemente no serán una respuesta adecuada y el día del hoyo voy a escribir todo lo que tengo para decirte, y por culpa de eso, vas a recibir un consejo como el pico, weá que es 100% tu culpa, porque whatsapp NO ES PARA DISCUTIR LAS COMPLEJIDADES DE TU VIDA, LLÁMAME.

2.  Lo que me lleva a la segunda regla. Aunque podaí resumir tu volada en 3 líneas (por ejemplo, me echaron de la pega me voy a matar), esto CLARAMENTE no es un tema para whatsapp, así que POR FAVOR, llámame.

3. Si me mandaí 300 screencaps de la última pelea con tu mamá/hermana/patas negra, no las voy a leer, USA TUS PALABRAS, que para algo te las dio el Señor, y deja de llenarme la memoria con fotos weonas.

4. Los grupos de whatsapp, todos sabemos, son un infierno en el que las notificaciones no dejan de llegar, pero están permitidos si: son tu familia directa, son tus amigas de colegio, son una pareja de amigos. NADA MÁS. No, el chat del CURSO COMPLETO del colegio no es un uso adecuado del whatsapp, ni tampoco un chat aparte para hermanas, otro para primas, otro para tías, si ya tenís un chat de familia. NO.

5. Si me mandaí más de una foto  de tu guagua a la semana (excepto ustedes, ya saben quiénes son, porque se las he solicitado personalmente) las voy a borrar todas, no las voy a mirar y con cueva te voy a mandar un emoticón de ojos de corazones. CON CUEVA, porque qué lata, para de gastarme el plan de datos, ya he visto mil fotos de tu guagua, las guaguas son medias fomes, y para eso está facebook, no necesito ADEMÁS verlas por whatsapp. Te prometo que yo NO te voy a llenar de fotos de mi guagua cuando nazca, porque, ya te dije, ODIO WHATSAPP.

6. Si no contento con mandarme fotos no solicitadas de guaguas como cien veces al día, MÁS ENCIMA me mandai videos de más de 20 segundos de la misma guagua haciendo NADA, ten claro que el día del hoyo en la tarde me voy a dar la paja de ver y bajar el video (de nuevo, salvo ustedes, ya saben quiénes son, y no crean que son muchos, si no les he dicho expresamente que me manden weás, entonces ustedes NO SON), pero si ando buena onda, voy  a FINGIR que OBVIO que vi el video y te voy a mandar tres emoticones con ojos de corazones, y si me siento especialmente generosa, te voy a mandar 3 con ojos de corazones, le voy a agregar un "awwww, qué amor!" y a lo mejor, unos corazones sueltos de colores. Pero créeme cuando te digo que no he visto el video y no tengo idea qué pasó, podría ser un exorcismo, la respuesta sería la misma (y no, mandar videos de exorcismo tampoco es un uso apropiado del whatsapp).

7. Si tenís perros, mándame todas las fotos y videos que querai, los voy a ver todos y más encima los voy a atesorar, porque los perros son perfectos y no existe mejor uso del whatsapp y de internet que éste.

8. Si me reenviai esos screencaps de que no salgai a la calle, que te llenan los parabrisas de huevos, que los delincuentes y la cadena de San Expedito y no sé qué, te voy a ignorar como por 3 semanas.

9. Whatsapp, como ustedes saben, es una aplicación por la que ESCRIBES mensajes a otra gente de manera totalmente gratuita. Por lo mismo, me resulta totalmente INCOMPRENSIBLE por qué hay gente que en vez de ESCRIBIR te llena el chat de mensajes grabados de voz, concha, LOS ODIO, se cortan enteros, si estai con otra gente o en una oficina NO LOS PODÍS ESCUCHAR (pa algo la weá es escrita, me cachan?), entonces, NO ME MANDEN ESTAS WEÁS. De partida, te voy a odiar y se me va a arruinar el día. Segundo, no los voy a escuchar o a lo más voy  a escuchar los primeros 5 segundos. Y después, te voy a penquear y te voy a hacer escribirme toda la weá que ya me hablaste o, en realidad, si crees que no se puede escribir, LLÁMAME POR LA PUTA.

10. Cuando me cuentas cosas por whatsapp bien largas, y te contesto con un emoticón pichulero de esos que lloran de la risa o unos pulgares hacia arriba, no es que te haya ignorado. En verdad leí toda tu volá, me pareció divertida y me reí, o la aprobé, entonces te mandé el emoticón correspondiente. Pero sueña que voy a componer una respuesta más elaborada con mis dedos gordos en el teclado del iphone. Qué pena. Un emoticón es todo lo que conseguirás, porque soy floja y escribir en ese teclado enano me parece una hazaña heroica, escríbeme por Facebook messenger, que ahí puedo usar el teclado del computador. Ah, y si me escribís algo por Instagram, no te voy a contestar porque no sé cómo se hace. Sí, así de weona soy.

 O sea, whatsapp es pa que elijamos qué vestido te queda mejor, pa organizar salidas, y pa contar cosas cortas, todo lo cual, según yo, es de sentido común. Ahora, tú eres libre de hacer lo que se te ocurra, y yo también, así que si me conoces y no quieres hacerme caso y vas a romper todas las reglas que acabo de poner, ya sabes,  EMOTICONES DE OJOS DE CORAZÓN PARA TI.






martes, 31 de mayo de 2016

Amigas en Conserva


Somos unas pocas las afortunadas que conservamos amigas desde nuestra época de colegio. Es una hazaña pal pico, porque significa, en mi caso, que de los 31 años que llevas en este planeta, estas weonas te conocen por 17, o sea, hai vivido más años siendo amigas de ellas que no siendo, weá que cuando la pienso, me da como un soponcio de lo viejas que estamos (pero minísimas, no vayan a pensar lo contrario)

En mi caso, a falta de una, son como 9 o 10 y aunque no las veo nunca porque viven en Chile y yo no, tenemos un grupo de whatsapp por el que nos mantenemos informadas y ellas sacan pica porque se juntan, toman vino, comen rico, gritan, y yo no estoy. MALDITAS.

Cualquier sujeto ignorante del fenómeno "somos amigas desde séptimo básico" va a creer que, en realidad, las 9 y yo no somos amigas. "Oye" dijo el sapo, "es que son demasiado distintas! No tienen nada que ver".

BUENO.

OBVIAMENTE, somos demasiado distintas, porque, eh, no sé, nos hicimos amigas cuando éramos unas espinilludas frenilludas que compraban aros y cinturones elásticos en la feria de Vitacura y veíamos Dawson´s Creek, y la gente, sorpresa, CAMBIA, sobre todo en ese periodo conocido como "adolescencia", seguido de "adulto joven" hasta el actual de "estamos hechas mierda".

Es decir, si en algún momento de la vida nos gustó la misma música, fuimos a la misma misa y quizás hasta votamos por los mismos candidatos, ahora, básicamente, no nos parecemos en nada, unas católicas de misa de domingo, otras más o menos católicas, otras ateas, otras más o menos, otras no saben, otras ya no quieren hablar de política, la otra está casi que se inscribe en un partido, le tenemos de todo y para todos los gustos y, a mucha honra, seguimos siendo amigas.

¿Por qué? pregunta el incauto.

Ustedes tienen que entender que cuando eres mujer en colegio de monjas, nada nunca jamás podrá romper la amistad con esas pobres weonas que te soportaron (y que tú soportaste) cuando la revolución de hormonas te tenía convertida en Chuqui, porque no hay nada más conchudo que una adolescente aroeperla con uniforme y medallita de la virgen. Éramos tan pero tan culiadas mal genio y burras, que cuando tratamos de jugar pictionary, terminamos todas peleadas porque NO PUDIMOS PONERNOS DE ACUERDO EN UNA EXCEPCIÓN A UNA DE LAS REGLAS. Esa volada. Intolerables las weonas y, además, enfermas de gritonas.

Estas mismas sujetas fueron con las que te comiste todo lo que te pusieron por delante en las más diversas ocasiones, como escondidas en una salita con estufa secreta en el colegio, pero, especialmente, en las reuniones de confirmación, en que había que reflexionar y la weá, pero, en realidad, nosotros nos comimos hasta la Biblia (seguramente, por eso se me ocurrió la brillante idea de confirmarme).

Estas mismas sujetas, ya adultas respetables (o más o menos, en mi caso) fueron las mismas con las que fuiste a la fiesta de octavo, con unos vestidos y peinados más antiestéticos que la conchamimadre, te dan ganas de llorar cuando veís la foto, situación que desearíamos fuera distinta en la fiesta de IV medio, pero todos sabemos que la moda a principios del dos mil salió directo del infierno. Y todas y cada una de nosotras tenemos las fotos estas en que salimos como la mierda, bien guardadas, y sale, que una se descuida, y te las encontrai en Facebook.

Estas son las adolescentes chillonas con las que compraste tu primer támpax (y weón, la que se atrevía a usar támpax en esa época era como un súper héroe), fuiste a la primera fiesta macabra de colegio, discutiste las virtudes de las distintas marcas de toalla higiénica hasta el cansancio (las mejores: always, con alas y delgadas, todo el mundo lo sabe), y pelaste hasta que te dieron puntadas. Estas son las mismas a las que hacíai caminar detrás tuyo cuando estabai con la ruler para que pasando piola, te informara si habíai tenido un accidente. No había ni que decirles, te comunicabai puro mirándote no más.

Paso 1

Paso 2. Pasando súper piola



Y, obvio, algunas cosas cambian. Ni cagando vamos a bailar  y nos vemos mucho menos que durante ese hermoso periodo de nuestras vidas en que nos veíamos todos los días, desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, y, sorprendentemente, no nos intentamos matar las unas a las otras. Pero estas son las mismas a las que les mandai un whatsapp preguntándoles qué mierda hacer si te sacaste la cresta por la escalera durante tu primer trimestre de embarazo, que dónde chucha hay que hacerse la depilación láser y quién se la ha hecho y si le han salido los pelos de nuevo, a las que les reenviai la foto de fulanita de facebook pa reírse de ella, y las mismas que te van a hostigar con consejos, solicitados y no solicitados, nos da igual, si la polera es fea, CAGASTE.

Y cuando nos juntemos, unas con niños, otras con perros, otras con fetos, vamos a tener las mismas peleas, pero ahora sobre el helado que hay que comprarle a los niños, porque unas no quieren que tenga azúcar, a otras les da lo mismo, otras ni tienen niños y se van a comer los helados ellas, y después, en la juntación, vamos a gritar como enfermas, escuchar básicamente como un 40% de las conversaciones porque ese otro 60% te la vai a pasar tragando y gritando encima de las conversaciones de las otras, y después  te vai a la casa y hay que contar todo de nuevo por whatsapp, porque nadie entendió nada.



O sea, al final, estas weonas te han visto en todas y tú a ellas, con los pelos rebalsándose de los calcetines de colegio porque el día del horto te ibai a depilar antes del viernes, y aún así, quieren ser tus amigas, y para eso da igual si te gusta Arjona o vai al Lollapelusa. Somos todas igual de penosas que siempre.


lunes, 9 de mayo de 2016

Segundo trimestre o me tragué un aeropuerto


Me dijeron que el segundo trimestre era HERMOSO. Que era lejos la mejor parte del embarazo, porque tenías una guata enana no horrible, glow hermoso, energía alta, soy la diosa del universo.

EH NO.

El segundo trimestre es SIN DUDA mejor que el primero, pero eso es porque el primero es como que te hubiera atropellado Terminator.

Ya cerca al quinto mes de embarazo, figuraba yo LLENA de espinillas que en MI PUTA VIDA había tenido antes, o sea,  una culiada muy refea. Más encima, en vez de tener una digna guata de embarazada, de esas que hacen que terceros te sonrían en la calle por el milagro de vida que llevas dentro, parecía que me había tragado un taco gigante para el almuerzo, o sea, parecía una guatona de mierda normal, y no una guatona de mierda embarazada a la que hay que darle el asiento en el metro (aunque ahora que tengo guata de verdad, y siento que mi obligo va a salir disparado y va a golpear al pobre sujeto que se encuentre azarosamente al frente mío,  igual no te dan el asiento en el metro porque la gente acá es como el gran pico, salvo las mujeres como de la edad de uno, que son las ÚNICAS que se paran a preguntarte si quieres depositar tu humanidad elefantíasaca en la silla tiesa del metro).


Este, además, es el trimestre en que te enteras del sexo de tu criatura. Ya. Acá seguro la respuesta políticamente correcta que hay que dar es "no me importa lo que sea, sólo que venga sano" y después sonreír beatíficamente, porque la presión social sobre las mujeres para actuar como que el embarazo es un estado beatífico hermoso que uno no puede más que amar sobre todas las cosas, so-pena que te califiquen de mala madre, censura toda expresión que no sea "Ay, qué rico, el embarazo, todo, todo, es maravilloso," como si decir que en realidad, es más o menos no más, tiene cosas buenas (en realidad, UNA cosa buena, que es la guagua que te llega al final de los 9 meses, porque si no fuera por eso, créanme que nadie sería tan pero tan pelotudo de embarazarse)  y malas, fuera evidencia irrefutable de que vai a odiar al enano pendenciero que viene en camino y que eres una malagradecida, como si tú no hubierai voluntariamente elegido tenerlo y como si estar agradecida de las cosas en la vida implicara no poder quejarse de ellas. QUÉ LATA. Quejarse es mi pasatiempo preferido, para eso me hice un blog y todo.

Pero, bueno, ustedes saben,  yo estoy MUY lejos de la beatitud, y el día del pico pensaba todo eso, sino que pensaba lo siguiente: "Uno, ojalá que sea sano. Diez, por favorcito que no se parezca a la hermana de Marido. (Mentira. Marido no tiene hermanas. Pero ni cagando puedo identificar acá a los parientes a los que me estoy refiriendo, ni siquiera a qué lado de la familia pertenecen) (A ambas.) (No digan nada) Once. Ojalá no saque mi carácter culiado. Doce. Que sea mujer". O sea, tenía PREFERENCIAS claras y ordenadas de acuerdo a su importancia, ¿ya? Pero todo el mundo te dice nooooo, da lo mismo, no importa lo que sea, te va a dar lo mismo, cuando lo veas en la ecografía te va a dar tanta emoción que hombre o mujer, da igual.

Sin embargo, toda esta gente ni cagando tiene una compresión acabada de la maldad que llevo adentro. (Y además, no han visto la película "Tenemos que hablar sobre Kevin", pero de eso les cuento después).

Bueno. La cosa es que voy a la ecografía y la guagua no está POR NINGUNA parte porque anda enojada la mardita y escondida quizás dónde, NO SE VE en la pantalla, no la pueden medir, NADA, lo que obviamente termina en consecuencias nefastas para mí, su santa madre (o sea, ecografía transvaginal, que a los 4 meses y medio de embarazo me parece un insulto GRAVE). Conclusión: la weá del carácter se fue a la chucha, claramente es idiota como yo.

Cuando la criatura ya se digna aparecer en la pantalla, moviéndose como enferma porque está enojada por razones totalmente misteriosas, porque, como ya les dije, resulta que es idiota como yo, resulta que está sana, estamos más felices que perro comiendo tocino. Y luego... chán chán aparecen unos cocos enanos y sale que ES HOMBRE. Y la técnica de la ecografía como YAY, IT'S A BOOOOY! Y yo como ...

...

...

...

... Esperando que me bajara la weá esa de "no importaaaaaaaaaa está sano, el embarazo es hermosooooo". Pero sólo pensaba: yo quería niñita primero, esto de tener un hombre me da más miedo que la chucha".

Y lo siento, pero la emoción de verlo en la ecografía (sí, se veía muy tierno, con unas manos muy ridículas) NI CAGANDO hizo que me diera cien por ciento lo mismo que fuera hombre y no mujer. Esto es como que queraí un perro, cualquier perro, pero preferís un bulldog que un poodle, y te llega un poodle. Ya. Obviamente veís al poodle weón blanco y lo amaí, no podís más, es HERMOSO, con sus ojos redondos y todo. Y sí, antes de que el patriarcado se alce en indignación chillando que soy mala madre y debo morir en la hoguera, obvio que lo querís igual que al bulldog, que es emocionante pal hoyo y que en verdad en verdad da lo mismo, porque es un perro al fin y al cabo, y todos los perros son hermosos como ángeles caídos del cielo y la weá. Pero cuando te dicen que en vez de un bulldog te van a dar un poodle, y voh tenís las hormonas revolucionadas por el embarazo, te da como un nervio gigante, porque en mi vida he tenido poodles, no sé cómo cortarles el pelo, qué comida les gusta, NADA, he crecido rodeada de bulldogs y los poodles son un misterio para mí , y si me siento poco capacitada para criar un ser humano, criar un hombre y que no resulte un psicópata me parece, a veces, una tarea MONUMENTAL. (Otras veces, veo a toda la gente loca que me rodea y que ha tenido hijos que son mis amigos, y pienso que no puede ser tan difícil si a ellos les ha salido bien. Las hormonas, ok?)

Y ahora, conchamimadre, perdón, digo, Dios Mío santo, os exhorto a vosotros en la forma más respetuosa y menos pichulera de grandísima elegancia a  tener una conversación sobre el señorito Kevin, sin decir palabras soeces para que mi papá no me llame para gritarme cada vez que publico algo en el blog.

Primero, no sean taradas como yo, no vean la mierda de película cuando están embarazadas. A  mí nadie me advirtió de esta weá.

(Voy a contar la película. Si no la han visto y la quieren ver, no lean porque se las voy a cagar).

Segundo, me cago en tres tiempos. Porque la película es de una weona embarazada de su primer hijo HOMBRE y va a yoga prenatal y encuentra que todos los cantos místicos, la meditación eterna del final, y todo esta estupidez de hablar de "baby" y no de "THE baby" es para sacarse los ojos. O sea, se parece un poco a mí.

Y luego, resulta que tiene a este, su primer hijo, Kevin y Kevin  es el weón más malo del universo, un psicópata DE VERDAD, que 1) le saca un ojo a su hermana menor A PROPÓSITO, 2) mata a no sé cuántos niños en su high school a FLECHAZOS, 3) además mata a su papá y a su hermana, también a flechazos. ME CAGO. Y es una película, pero mi imaginación es infinita y ya me empieza a dar miedo que yo también lleve un Kevin adentro, ¿me captan? Y la cagó que el embarazo es una etapa maravillosa capaz de despertar las más curiosas y repentinas ansiedades, entre las cuales, obviamente, está el aterrorizarte porque puedes llevar al próximo psicópata de Viña en tu vientre.

Hasta el momento, mis cosas favoritas del segundo trimestre de embarazo son:
1. El guaguo ya se supone que escucha (esto, a partir de la 20 semana) así que tengo una GRAN excusa para cantar todo el día y Marido no puede decir NADA, pero NADA, porque le estoy cantando a la criatura en gestación.
2. Puedo ir al supermercado, comprar unas galletas weonas que solo me gustan a mí, volver y decirle a Marido más seria que la mierda "El guaguo compró estas galletas". HERMOSO. El guaguo necesita comprar muchísimas galletas.
3. Mi nuevo pasatiempo favorito es decirle a los perros (aka los insectos chupasangres) miren!!! Acá adentro vive su hermano, y los weones miran y me ponen sus patas ridículas en la guata y mueven sus colas de emoción.
4. Ahora tengo como un despertador interno que me avisa en código morse de patadas a mi ombligo (que, a propósito, está deforme, y me da arcadas) cuándo tengo hambre y cuándo la comida ingerida es aprobada. TIERNO. Ni que se me fuera a olvidar alimentarlo. En esto, hay que decirlo, salió al padre.





lunes, 7 de marzo de 2016

Estados malignos de Facebook


Gran parte del día la dedico a reírme de otra gente, porque soy más mala que la concha y me importa un pico. GOZO con la weá. El resto del día escribo mierdas en mi blog y me río de mí misma, entonces, se compensa, todo el mundo lo sabe, ¿ok?

Peeeeeeeeeero, reírme de otra gente es un gran pasatiempo que disfruto muchísimo con Marido, porque cuál de los weones más conchamimadres, catetes, culiados criticones y amargados, LO GOZAMOS CON FERVOR.

Igual no somos TAAAAAAAAAN culiados. No nos reímos de weás importantes, ¿ok? Hay weás de las que la gente se ríe que, weón, NO SON DIVERTIDAS y esa weá me da mucha rabia. Por ejemplo: ese video culiado del sujeto vestido de estereotipo árabe-musulmán-no sé bien qué mierda es, en que le tira una mochila a la gente y todo el mundo corre, NO es divertido. Podría hacer una lista de todas las weás que están mal en ese video (les suena algo como la discriminación y la estereotipación?), del mismo modo que tampoco es divertido reírse de weás que hace otra gente porque "son de roto" o "de gay" o "de puta" o porque "se ve gorda". Weón, qué lata. Supera tu weá, estamos en el año 2016, a nadie le interesan tus patéticas y ciegas concepciones de género, raza y no sé qué wevada más que te hacen ser así (o sea, como el gran pico).

Nosotros no somos tan como el pico. Somos unos culiados mañosos metetes que gozamos burlándonos del prójimo, actividad que se manifiesta más perfectamente en psicopatear estados en Facebook y mandarnos los que encontramos más a) vomitivos, b) imbéciles, c) perrines zorrones, d) todas las anteriores.

Ah, la alegría de encontrar un estado culiado que cae en más de una de estas categorías es MAGNÍFICA, vamos a tener weveo asegurado por lo menos una semana, las frases de los malignos estados quedarán grabadas a fuego en nuestra mentes perversas, para usarlos en el día a día y reírnos como imbéciles. No hay nada mejor.



Acá les dejo un compendio con los estados que seguro van a pasar a engrosar nuestra larga lista de de los top 100 por los que nos reímos de gente que conocemos, a sus espaldas (y no se hagan. Seguro ustedes hacen lo mismo).

1. Estado "te amo, eres la luz de mi existir, nunca podría haber superado esta difícil etapa de la que no quiero hablar, sin ti, mi amor, eres hermoso, ¿te acuerdas de lo que hablamos el martes, cuando tu respiración se posó en mi mejilla y la luz se reflejaba en tus ojos límpidos ".

Weón.

No tengo NADA en contra de manifestarle tus profundos y poéticos sentimientos a tu pareja. NADA. Si la weá te nace así como un torrente de amorsh infinito, dale, regocíjate en tus versos románticos como el horto. Pero contéstenme una weá: ¿por qué chucha tenís que publicar la weá en Facebook, en PÚBLICO, si son mensajes que claramente están destinados a una persona en particular y cuya naturaleza es más privada que la mierda, si, primero, Facebook tiene para mensajes privados y, segundo, el weón receptor del mensaje es TU PAREJA, o sea lo veís casi todos los días, DÍSELO A ÉL EN PERSONA, qué pico me importa a mí tu amor desbordante y tu respiración que no encuentra solución????? ¿Es tanta la necesidad de obtener un like, me pregunto yo?


2. Estado "todos los hashtags del mundo en inglés a pesar de que vivo en Chilito, #sunset, #yogalove, #ilovechildren, #allthedogsgotoheaven #healthy #nofilter #nomakeup #vegan #love PICO."


Simplemente, vómito.

3. Estado "me pasó algo terrible, no voy a decir qué, pero pregúntenme por Facebook para IGUAL no contarles"

Weón, anda al psiquiatra y cuéntale tus problemas. O llama a un amigo. No sé. Haz algo con tu vida.

4. Estado "foto de comida que cociné, más hashtags tipo #healthy #nocarbs #delicious, te informo que tu weá se ve asquerosa"


Sacar fotos de comida y que no parezcan un vómito de caballo es un ARTE, razón por la cual, obviamente, la mayoría de la gente NO está capacitada para hacerlo y terminan subiendo unos engrudos deprimentes que parecen caca y me quiero matar, sobre todo si estoy en el primer trimestre del embarazo y todo me da asco. Weón, ¿qué mierda estai comiendo???? Y segundo, el pollo arvejado con cuero pálido tembloroso el día de pico es una weá digna de foto en facebook. Conchamimadre, búscate un hobby.

5. Estado "foto tipo selfie o foto posera sacada por tu novi@, no por necesidad ni falta de amigos, sino porque consideras que tu linda cara debe aparecer en Facebook AL MENOS una vez al día, completamente modificada por una aplicación que te dejó la cara lisa "



A mí, en realidad, cualquier foto que no sea de perros ya me da paja. Pero además, si no eres un púber de 14 años, que tiene la revolución de hormonas y la estupidez de la edad como excusas, dime POR FAVOR, por qué te estai sacando fotos con el hocico enfurruñado como pato para parecer sexy, o con los brazos flexionados para mostrar tus músculos, todo eso, pretendiendo que es la foto MÁS NATURALS del mundo, así casi que se me apretó el botón del celular solo, que te la sacaste en realidad no para mostrar tu hermoso cuerpo en traje de baño, sino para que se viera el jardín de tu casa, que tú salgas en traje de baño es SOLO una coincidencia, ay, ni me di cuenta,  DIME SEÑOR, ¿qué le está pasando a este mundo? Y además, weón, créeme que nos damos cuenta que te bajaste esa aplicación de mierda para enchular las fotos, nadie es tan seco para el contouring en el día a día como para tener la piel así de lisa y no, nadie tiene las pestañas así de largas, ¿creís que soy imbécil?

6. Estado "autobombo magnífico, cáchense me gané una beca/premio/me saqué un 7.0 y además aprovecharé de fingir humildad"

Te informo que el solo hecho de postear esto públicamente me habla de tu falta de modestia. Pero estados tipo "Hoy es el día más importante de mi vida, en que me caso contigo, mi amor, el premio que me gané estudiando en Cambridge no es nada al lado de esta experiencia" o "Feliz de volver a Chile. Haber estudiado en la mejor universidad inglesa y haberme graduado primero de la generación no se compara a comerse un churrasco" es como ya MUSHO, te informo que no estai pasando piola, todos cachamos que querís que te tiren flores. Supera tu gran ego, que la weá ya no cabe ni en Facebook y nos está aplastando. Oh, cómo gozaré, además, citándote por el resto de mi vida cada vez que me pase algo bueno "Estas papas fritas del McDonalds están maravillosas, haberse ganado la beca pico ni se compara". Pero para mis adentros y NO en facebook, porque no soy una psicópata pescadora compulsiva de likes.

Para eso, tengo un blog.