@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

lunes, 22 de febrero de 2016

Nombrando a tu pergenio primogénito


Yo no sé si me habré acostumbrado a la volada gringa - salgo a la calle con pijamas, calcetines largos y pantuflas, paso al supermercado Y NADIE me mira ni dos veces - pero por la puta que son metidos los chilenos en general.

El chileno promedio que es tu conocido, amigo o pariente quiere opinar de TODO, weón, sobre cada mínimo detalle de tu vida tiene una opinión-sugerencia-consejo amigable que NADIE le ha solicitado pero que él NECESITA compartir contigo, LO NECESITA, a pesar de que tú a) no le has preguntado y b) te importa un pico lo que piense el susodicho sobre el tema en el que quiere opinar.

POR EJEMPLO: si, horror de horrores, estás conviviendo y no te has casado, todo chileno que ni siquiera es tu amigo cercano sino que te conoce desde la universidad y punto, te va a preguntar "Oye, y, ¿cuándo se casan? Ya está bueno, ¿o no?". O si, DIOS MÍO, tienes más de 30 y estás casada pero NO tienes hijos, todos te van a preguntar "oye, ¿y cuántos años tienes tú? Aaaah.. más de 30. ¿Y cuánto llevan casados? Aaah... Oye, ¿y cuándo los niños, entonces? Ya es hora, ¿o no?" Y si tienes más de 28 y estás soltera sin pololo, "Oye, yo te presento a ...".

Y uno, ahí, como weona, asintiendo con la cara plastificada en una sonrisa falsa de pestañas largas, porque ¿qué chucha se supone que debe uno contestar a estas weás?



Si a esto le suman estar esperando guagua, la weá se multiplica por ciento mil, porque TODO el mundo tiene una opinión sobre lo que deberías estar comiendo, qué deporte deberías estar haciendo, si deberías o no deshacerte de los perros (ESCÚCHENME, NO VA A PASAR), cuántos masajes al día requieren tus pechugas para que puedas dar leche, si TIENES o no que dar leche, etc., etc., pero NADA se compara a la locura colectiva que desata el tener que ponerle un nombre a tu criatura en gestación.

NADA.

Ustedes saben, mi mejor amiga acá es canadiense. Ella también está esperando guagua. Cuando conversamos sobre nombres, el diálogo fue más o menos así:

"¿Han pensado en nombres?"

"Sí, nos gusta George si es mujer y hombre no sabemos. ¿Uds?"

"Ay qué lindo! Nos gusta Juana para mujer y para hombre Juan". (mentira. Ni cagando les digo cómo se llama hasta que la weá ya esté escrita en el puto certificado de nacimiento. No quiero más opiniones)

"Me encanta!"

FIN. Ningún weón le dijo al otro weón cómo tenía que ponerle a la criatura que la otra weona iba a tener que empujar y expulsar a través de su vagina. NADA, porque la criatura es TUYA, te va a rajar TU vagina, allá tú cómo decides ponerle, ¿verdad?

ERROR. Esto solo funciona si NO estás hablando con tu familia y amigos chilenos, porque ahí resulta que todos los conchasumadres tienen una opinión, ni te importe que tú encuentres horrible TODOS los nombres que ellos han elegido para sus hijos y nunca les hayas dicho nada porque, no sé, eres un ser humano normal, NO. Estos weones NECESITAN decirte, con la mayor cantidad de detalle posible, cuál es su opinión exacta sobre los nombres que estás considerando, como si a ti te importara un soberano pico qué les parece el nombre a ellos, como si fueras a cambiar de opinión porque tu tía abuela encuentra que el nombre es "horrible" o "que le falta alcurnia".

En mi vida me han weveado tanto como me han weveado con los nombres que le queremos poner a nuestra criatura, en conversaciones que ni siquiera es como que empiecen conmigo diciendo algo así como "Hola, me encantaría saber tu opinión sobre el nombre que ya elegí para mi hijo", sino que SIEMPRE, pero SIEMPRE empiezan con el sujeto que se muere de las ganitas de darte su opinión preguntando "¿Y cómo le van a poner" y yo, weona ingenua, inocente, angelical y sin experiencia, respondiéndoles con la verdad "Juan". Y ya. Cagaste.


En ninguna porción de este diálogo tú solicitaste la opinión del sujeto en cuestión. Le dijiste el nombre y listo, CHAO. Pero esto no termina acá, porque es como haber despertado a un monstruo culiado que luego te va a  decir algo así como "aaaah, no me gusta" o "¿Y por qué mejor no le ponen Alberto?" Y, weón, NADIE LES HA PREGUNTADO SU OPINIÓN.

 La creatividad de quienes me rodean ha sido realmente sorprendente; han utilizado variadas y altamente complejas estrategias (de las cuales les ha resultado eeeeeeeeeeeeeh NINGUNA)

La primera estrategia es irse en la mala.

"Le vamos a poner Juan". Silencio de 5 segundos.

"¿Están seguros?"

"Eh, sí".

Y a continuación, MASACRE.



"Es horrible!!!!!" "Qué plaaaaaancha, ni cagando le digo a mis amigos que se llama así","NO TE PERMITO ponerle así" (weón, cuál es tu volada!??) y luego una sarta de wevadas de que le vas a CAGAR LA VIDA a la criatura con ese nombre (de qué me están hablando, esto solo es verdad si le vas a poner algo así como "carepico" o "Colgate" o "Soila zorra" o "Zurumbático").

O, si el nombre les parece a) demasiado femenino y es de hombre, te van a decir "que va a ser maricón" como si me afectara negativamente en lo más mínimo si mi hijo decide que se quiere culiar a otros hombres; segundo, como si usar la palabra "maricón" al frente mío te fuera a hacer ganar puntos en vez de morir una muerte lenta y dolorosa; y tercero, como si un puto nombre pudiese decidir la orientación sexual de la gente.  Ahora, si el nombre les parece b) muy masculino y es para mujer, te van a decir que tu hija va a ser "una lesbiana machorra, con el pelo corto" o "gorda y fea, y le va a dar depresión", de nuevo, como si me importara UN SOBERANO PICO si mi hija decide que prefiere un look más masculino o que le gustan las mujeres, como si en ese momento en que trajera a su polola a la casa y se cortara el pelo corto yo fuera a pesar "CHUCHA, debería haber escuchado cuando me dijeron que no le pusiera así, WEVONES" y como si ser "gorda y fea" fuera la PEOR weá que le puede pasar a un ser humano.

La segunda estrategia es más wena onda, a ver si pasa, y consiste básicamente en mucha gente mandándote LISTAS de nombres que NO has solicitado cuando ya les dijiste que habías elegido un nombre. Onda, la gente no se conforma con tu elección, así que descuídate en el whatsapp, y tienes 12 mensajes nuevos, todos con un despliegue variado y fascinante de emoticones weones y con una lista de nombres de las cuales te gusta NINGUNO y que en una demostración de alta creatividad al más puro estilo chilensis son como "Agustín, José Tomas, Mateo, Lucas, Francisco, Raimundo, Borja, León" o "Olivia, Agustina, Dominga, Jacinta, Antonia, Amanda" MUERAN TODOS.



La última estrategia es ya la estrategia de la desesperación, por lo que es altamente creativa y consiste, básicamente, en inventar weás. Por ejemplo, me escribe mi madre diciendo "Me dijeron que el nombre que elegiste para la guagua es un nombre que se usa TÍPICO TÍPICO cuando uno se refiere a gente fea", en un cuento tan delirantemente falso y que nunca en mi vida había escuchado que tuve que ir a mear de la risa (nuevo síntoma del embarazo, gracias), o te escribe tu suegro diciendo que "el nombre que elegiste era el nombre del dueño de un prostíbulo que yo conocí, y le decían el Gaucha, así que así le van a decir a tu hijo",en una anécdota claramente falsa y que jamás antes había sido compartida en almuerzos familiares.

Cuando ya todo ha fracasado, viene como un duelo masivo, en que cada vez que te llaman te preguntan "Oye, y ya saben cómo le van a poner", pregunta a la que he contestado más de diez mil veces con SÍ, estamos 99% SEGUROS de que se va a llamar JUAN" ay, y la concha, como que los pobres todavía no se la creen, entonces te preguntan por las otras opciones (que ya no existen), te dan otros nombres que se les han ocurrido y por último, se quedan callados por diez exactos segundos para luego suspirar y decirte:

"Bueno, en realidad, pónganle como quieran".

NO ME WEÍS, CONCHAMIMADRE. ACABO DE CACHAR.





lunes, 15 de febrero de 2016

Cuando todo se va a la chucha ( o sea, tienes ratones)



Buscar departamento en Nueva York es una experiencia de vida inigualable, mejor que participar en cualquier reality show.

El primer departamento que fuimos a sapear (por un precio desorbitante que me permitiría arrendar una MANSIÓN en Vitacura) fue calificado por la corredora de propiedades como "cozy", y la pieza principal tenía espacio para una cama queen. Primera lección: nunca confiar en un departamento que te dicen que es "cozy".

Llegamos al lugar de los hechos, y resulta que sí, efectivamente, cabía una cama queen en el dormitorio principal. Un colchón de cama queen Y NADA MÁS.

FIN.


No existía espacio entre la pared, los closet y el colchón, y para acostarte, básicamente tenías que lanzarte en picada hacia la cama porque NO HAY DONDE CAMINAR. La weá cabía, qué cozy, MÁTENME.

Después de contemplar la amplia habitación, nos quedamos todos atrapados, corredora de propiedades incluida, entre el pasillo del depto y el baño, porque no podías abrir la puerta del baño y que al mismo tiempo alguien estuviera cerca de la puerta de entrada y otro alguien en la puerta de la pieza principal. Conclusión: eliminado por convivencia.

               


Finalmente, nos fuimos a la conchadelloro en Brooklyn, donde ya no parece que vivieras en Nueva York sino en otra ciudad, pero en un departamento en que DE VERDAD cabe una cama en la pieza y además hay otra pieza para la criatura en gestación, Y tenemos lavadora adentro del dpto, weá que en esta ciudad es UN LUJO cósmico, no podíamos más de emoción.

Y de ahí todo se fue al carajo.

No sé si ustedes se acuerdan pero tengo dos perros, AMBOS con genes de razas cazadoras.



 Estos sujetos perros, repito, AMBOS con genes de razas cazadoras se vuelven LOCOS cuando les llega siquiera el tufo de una ardilla, me la apuntan con sus patas miserables y ridículas, tratan de ir a comérsela, les tiritan los tutos de emoción,  chillan con escándalo y la weá. Están OC-SE-SIO-NA-DOS con estos roedores a tal punto que cuando encuentran uno y empiezan con la locura, les decimos "vamos a buscar otro!!" y los weones parten, emocionados, orejas al viento, la adrenalina en la sangre, porque, repito por si no está claro, AMBOS tienen genes de razas cazadoras.



PUES BIEN.

Ustedes creerían que ambos perros de ancestros cazadores se habrían percatado si en SU PROPIA casa había ratones, que me habrían avisado raudamente de la emergencia sanitaria que estaba aconteciendo bajo nuestras propias narices. Más aún, ustedes pensarían que estos perros, a quienes paseamos religiosamente 3 veces al día y alimentamos con la comida más top que hay, en retribución por nuestro amor infinito, se habrían hecho cargo de cualquier roedor que osara siquiera poner un asqueroso piecito en nuestra casa.

Ustedes pensarían que fue así.

Ni cagando pensarían que un día mientras estos perros de ancestros cazadores dormían en el sofá del living, YO, individuo de la especie humana, escuché un "cui cui" muy fuerte proveniente de detrás de dicho sillón, del área de la cocina, y después MILES de cui cui, y me dije a mí misma y a Marido:

CONCHA DE TU PICO, TENEMOS RATONES, ME MATO.

A lo que Marido respondió con algo así como: ME CAGO, SE ME ENCOGIERON LOS PELOS DE LOS COCOS.

Sin embargo, después de profunda y calma reflexión, y, sobre todo, al ver la tranquilidad de los individuos perros de ancestros cazadores, pensamos: el día del hoyo tenemos ratones, los perros de ancestros cazadores estarían vueltos locos.

Ni cagando pensarían ustedes que al día siguiente, carcomida por la duda, me puse a sapear en la cocina y descubrí que estaba todo lleno de caca de ratones culiados, se estaban comiendo el pan y haciendo nidos adentro del horno, alguien por favor páseme un hacha para matarme AHORA, mientras los perros de ancestros cazadores retozaban en el sillón, los muy culiados, payasos chupasangres inservibles.



Marido, que les tiene más miedo a los ratones que yo pero que tuvo que hacerse cargo de la situación para no afectar la salud de su hijo en gestación, partió hecho un pico a buscar al súper del edificio, que es como el mega conserje mágico que arregla tus problemas, y le dijo:

JOSÉ, TENEMOS RATAS.

A lo que José, con la calma más fantástica del mundo, le dijo:

No, ratas no. Unos ratoncitos no más, pequeñitos, son unos animalitos tan bonitos. Tome, acá le doy unas trampas.

THE END.

Porque, aparentemente, tener ratoncitos culiados acá en Nueva York es de lo más común y nadie ni siquiera se espanta, NADA. Así que Marido volvió con las trampas culiadas, y lloramos un poco para después preguntarle a google qué mierda hacer.

Resulta que google es bien útil, cachamos qué trampas comprar, que había que revisar que no hubiese ningún hoyo por donde los ratones pudiesen entrar, etc, pero también me enteré de varias weás terroríficas, como que los ratones pueden apachurrarse y meterse por hoyos del porte de una moneda de diez pesos, culiados asquerosos; que a los weones miserables les crecen los dientes TODA la vida, me cago; que saltan a las cunas de las guaguas para morderlas por el olor a leche, el infierno está en la tierra se los digo, y por último, que es IMPOSIBLE encontrar a un ratón que no quiere ser encontrado (de hecho, unos científicos soltaron a un ratón con microchip rastreador en una isla, se les perdió el culiado, después el ratón se sacó el microchip y como UN MES más tarde, este grupo de científicos EXPERTOS en comportamiento de ratón, recién encontraron al roedoer EN OTRA ISLA como a dos kilómetros de distancia de la primera, suponen los weones que el ratón NADÓ) ¿Qué nos queda a los meros mortales?

Armados con todo este conocimiento, examinamos el dpto, encontramos los puntos de acceso de ratones, llamamos a la administración para que los taparan URGENTE, y partimos a comprar trampas varias, aceite de menta y cuanta mierda pudimos y dejamos listo el setup asesina-ratones (qué pena, en serio la culpa me carcome, pero no es como que puedas vivir con los weones, están llenos de bichos, lo investigué).

Como a las 9 pm, empezamos a escuchar a los weones viniendo desde su guarida secreta a comerse nuestro pan. Y adivinen quiénes RECIÉN cacharon que teníamos ratones.

Ah! Dirán ustedes, pero ahora, los perros de ancestros cazadores seguro hicieron frente a los malechores, y NUNCA más hubo ratones en la casa, pues estos escaparon aterrorizados ante tamaños depredadores.

QUÉ PENA.

Los payasos chupasangres inservibles, alarmados, se parapetaron detrás del sillón, ladrándole a Marido para que él fuera a ver qué chucha estaba sucediendo, y cuando cacharon que había ratones, rajaron hechos un pico a la entrada del dpto PARA ESCAPARSE de los ratones, malditos cobardes aprovechadores esclavistas. Cría cuervos y los culiados te dejarán sola con los roedores, perros como el pico.



Nos demoramos UNA semana en eliminar a los ratones y que taparan todos los puntos de acceso. Llevamos una semana SIN ratones. Y  a los perros los vamos a cambiar por gatos sin pelos.

Mentira,

PERO SE LO MERECEN.


lunes, 8 de febrero de 2016

Peripecias de un camarón indecente (o los horrores de un útero habitado)


Esta es básicamente la razón por la que no he escrito en casi 3 meses:



Mi útero está habitado por un camarón indecente y MUY mal arrendatario; no hay ningún respeto por la dueña de las instalaciones.


En estos tres meses me he dado cuenta de que la gente es más mala que la conchamimadre.

Resulta que hace 3 meses y un par de semanas meé en un palito de plástico que me dijo: ESTAI EMBARAZADA.

En las películas, esto hubiese resultado en mucho llanto de ojo brilloso y abrazos conyugales, pero mi reacción fue algo así como: CHUCHA.




No es que no esté agradecida de mi fertilidad flash. Lo estoy. Pero fue rápido, ¿ok? No tuve tiempo de preparación psicológica, meses en que tratas de quedar, hasta que ya estás impaciente, y zuácate, quedas esperando guagua. No. (Aunque mis conversaciones con otras féminas me han llevado a pensar que en realidad nunca estás preparado para los dos líneas rosadas en el palito con meado). Aparentemente mis niveles de fertilidad post-30 son indecentemente altos, y quedé esperando guagua al mes de estar tratando. ALTIRO PO. Lo peor de todo es que yo estaba convencida de que obviamente NO, no estaba embarazada, y si no fuera por mi amiga canadiense que me obligó a hacerme otro test de embarazo después de que el primero salió negativo, habría continuado marinando a la criatura en alcohol y estaría convencida de que me estoy muriendo lentamente.

Las buenas noticias es que la criatura no está marinada en alcohol, sino que está bien. Lo malo es que ME ESTOY MURIENDO LENTAMENTE. Y es aquí donde se ha manifestado más evidentemente la maldad infinita del ser humano que me rodea. Porque antes del embarazo, cuando dije que quería tener hijos, todos los culiados, mujeres que ya han parido incluidas, me dijeron que la weá es HERMOSA, EMOCIONANTE PAL PICO, LO MEJOR DEL MUNDO, AY QUÉ RICO VAS A GOZAR. Sin embargo, basta que consigas dos rayas en el test de embarazo, y dos semanas después, cualquiera de estos mismos engendros del demonio te va a decir:

"¿Te hai sentido como el pico, verdad?" Y a continuación una detallada anécdota del embarazo del ser en cuestión que incluye palabras como "muerte, vómitos, miseria".

Me pregunto yo cómo ninguno de estos culiados me dijo todo esto ANTES de quedar embarazada en vez de andar diciéndome AY QUÉ RICO VAS A GOZAR. Onda, tu deber de mujer es contarle a la pobre weona que quiere tener hijos que el primer trimestre lo va a pasar como la gran re-pichula y que el embarazo ni cagando es una weá mágica hecha de nubes y corazones, sino una CAÑA CONSTANTE, pero SIN ALCOHOL. O sea, te repichulea la vida diaria, ¿me captan?

De partida, sientes constantemente que un camión te pasó por encima y te dejó aplanada y sin vida, excepto por tus pechugas que te wevearán constantemente, que nadie ni se acerque a más de 2 metros, la weá DUELE.




Segundo, aunque tu feto en crecimiento es del porte de una semilla de sésamo, el weón de alguna forma hace que tengas que ir a mear cada 5 segundos, porque produce desechos y no sé qué paja, mejor ándate a vivir al baño.

Tercero, tu energía vital es básicamente menos infinito, situación que no es tan sorprendente considerando que 1) tu útero está básicamente fabricando un ser humano a partir de un espermio cagón y un óvulo semi-respetable y 2) no contento con esa pequeña tarea, también está fabricando una placenta completa en tiempo récord. Resultado final: con cueva tenís energía para una actividad al día, como por ejemplo, lavarte el pelo. Y ya, listo, se acabó. Siguiente día, por favor.

Cuarto, embarazo = lloremos por todo, con tiritada de pera y escándalo, por ejemplo, si la profesora de yoga te tocó el cuello. La weá da pena.

Todo lo anterior es pasable. Pero conchamimadre, el pack de síntomas miseria máxima es el siguiente; náuseas, vómitos, asco, salivación excesiva, el Dios es un ser MALIGNO que ante numerosas y mejores alternativas al embarazo y sus síntomas, PENSÓ EN ESTA (o, en realidad, esta es como la antivía de Santo Tomás, es decir, la prueba irrefutable de que el Dios NO existe, porque si existiera, ni cagando podría haber ideado esta weá tan mal hecha)

En todos los libros culiados de embarazo hay una frase que se repite "Todo embarazo es distinto, toda mujer es distinta", weá que en realidad significa "A todas nos van a repichulear el hoyo, pero de distintas maneras".

A unas se les va la vida por el wáter, otras vomitan día por medio o una vez a la semana, otras están con naúseas todo el día, etc. Hay distintos y maravillosos matices, todos altamente conducentes a una sensación de muerte inminente. Por ejemplo, a mí me bajó una volada odia-comida todo me da arcadas y no puedo tragar. Esto significó que por 2 meses me alimenté de palmitos, tomates, albahaca y pan integral, weás que por alguna razón que desconozco, mi feto determinó le eran aceptables en su día a día. Todo lo demás CHAO, no lo podía ni ver. Para qué hablar de tomar café. QUÉ PENA. Sólo pensar en pollo, huevos o zapallos italianos o papas, o en realidad, cualquier cosa que NO fueran palmitos, albahaca, tomate y pan integral,  me hacía correr al baño.

Y no falta el desgraciado que te mira y te dice "¿No será psicológico?"




Chucha. La cagó que gracias por este GRAN aporte en mi vida. NI CAGANDO se me había ocurrido esta posibilidad. NO. De hecho, todos los días me mentalizo para sentirme mal PORQUE ME ENCANTA, igual que a todas las otras pobres pelotudas que están embarazadas. De hecho, soy tan pero tan weona, que ni siquiera se me había ocurrido intentar comer de las weás que me dan asco para después rajar al baño como el exorcista. De verdad, no sé qué habría hecho sin esta maravillosa intervención.

Y todos los libros culiados de embarazo te dicen que comas una dieta variada, rica en proteínas paja paja, y yo simplemente pensaba CHUPEN EL PICOOOOOO.  Lo que me lleva hacia otro tema.

¿Cuál es la volada con los libros sobre el embarazo?

De partida, existe algo como DEMASIADA información. De verdad que no me interesa el estado de mi útero, ni cuántas estrías puedo tener, ni cuántos gramos de proteína magra hay que consumir al día, ni qué antojos son reemplazables por comidas "sanas" (NO, las papas fritas NO son reemplazables por palitos de zanahoria, WTF??), ni si maquillarse está o no recomendado, DENLE COLORRRRR. Yo sigo esperando el famoso "glow" del embarazo, ese en que te brilla la piel, porque, francamente, parezco la novia de Frankenstein, las ojeras me llegan hasta las rodillas, probablemente por levantarme 9 veces por noche al baño (las he contado), YAY, y mi pregnancy glow es más bien "acné-glow", gracias hormonas, nunca me abandonen. (CULIADAS)




Más encima, todos los escritores de mierda andan en una onda del "embarazo feliz" y una weá así como "la sabiduría de un útero habitado",  en que todo es hermoso y emocionante, y amas a tu feto desde que es un conjunto de células y sientes como que "eres una diosa que puede lograrlo todo en esta vida", qué mierda se están fumando, me pregunto yo, para que me conviden.

Y ok. Yo creo que de verdad que hay mujeres que sienten un amor infinito hacia su conjuntito de células desde que mean en el palito y se sienten unas diosas creadoras que pueden hacerle frente al mundo con el dedo chico de la pata. Qué suerte. No es mi caso. Pero por la puta que te machacan lo emocionante que es tu primera ecografía, que el latido, que no sé qué. Y yo no sé si tendré el alma muy re-negra (lo que es probable), pero la weá ni cagando es taaaaaaaaaaaaan emocionante-te cambia la vida-hay un antes y después, y no, tampoco sentí un vínculo maravilloso y fuerte con Mr. feto desde el momento en que supe del embarazo, sino que ha sido un proceso, partiendo del "mierda, voy a ser madre, soy adulta, me cago en tres tiempos", pasando por "el día del pico en la tarde estoy capacitada para criar a un ser humano" e intercalado con "ay qué amor" y "ay me cago, cómo voy a parir un cabezón del porte de un planeta".

Como soy más mala que la chucha y tengo muchos años de terapia en el cuerpo, el día del hoyo me siento culpable por "no quererlo lo suficiente", a pesar de que mi padre me interrogó al respecto y me dijo que era rara (y mi mamá me dijo que era  normal). Pero métanse a google, y MILES de mujeres escriben desesperadas en los foros sintiéndose la peor escoria del mundo porque no sienten ese amor infinito desde el principio, como un rayo fulminante, que les han dicho que TIENEN que sentir.

Mi respuesta es que se vayan todos a la chucha, el primer trimestre es más difícil que la mierda y te sientes como el hoyo, sumado a un torbellino de hormonas que te hacen querer morir de tristeza por el estado actual de la humanidad, dudar de si fue una buena decisión traer a una criatura a este mundo culiado, e imaginar qué canciones de musicales vas a adoptar para usarlas de canciones de cuna. El amor infinito vendrá de a poco. Por mientras, me contento con encontrarlo tierno y, como dijo un amigo canadiense "neat", o sea "cool", porque de verdad es cool cuando sapeas a Mr. Feto en la ecografía y el enano se está chupando su dedo. A-MO-RO-SO.

Además, estar embarazada ni cagando te cambia como persona (quizás te hace un poco peor). Podría escribir un tratado con los nombres de gente que me han interrogado para saber si mi postura frente al aborto ha cambiado ahora que estoy embarazada. EH. No. De hecho, ahora, con mayor razón, me parece que hay que ser bien reconchasumadre para obligar a una mujer a pasar por un embarazo no deseado y, segundo, que nadie le puede poner tanto color a un pobre embrión de menos de 3 meses. Son unas cagaditas amorosientas, pero así como que andar hablando de asesinato por un porotito en tu ecografía que no tiene ni sistema nervioso me parece medio delirante.

Volviendo a los libros de embarazo, cuál es la volada que tienen con las descripciones del parto. Weón. Creánme que leer sobre que "tu vagina se va a estirar hasta una capacidad nunca antes vista, sentirás dolor impresionante que se llama el aro de fuego porque tus músculos están estirados hasta la muerte" (esta weá de verdad existe y de verdad la leí, mi imaginación ni cagando es tan macabra) NO ME APORTA NI MIERDA. Mucho menos les va a aportar, les digo altiro, andar viendo como weonas videos de mujeres que van camino a la clínica y terminan teniendo la guagua EN EL AUTO. Quedé tan traumada por los gritos de esa pobre mujer que llamé a mi mamá, que simplemente respondió "es que duele". CHUCHA. Y POR QUÉ NO ME DIJISTE ANTES, AH?


Y no, no tengo "un plan de parto". Mi plan de parto es que la guagua salga. FIN. Ni cagando incluye una lista eterna de cuál tipo de anestesia quiero, o si quiero una weá naturals en que se me reviente el útero y posiblemente termine matando a todo el mundo, ni tampoco si quiero una doula, o música especial, o una pelota de parto, una piscina, hipnoterapia de la no sé qué chucha o una serie de mierdas que no sabía ni que existían. Ni siquiera quiero pensar en todas estas decisiones macabras, algunas de las cuales incluyen determinar si quieres que te rajen la vagina con bisturí o que se te raje sola, conchadelasanputa, PREFIERO NO SABER. Para algo hay doctores especializados, con conocimientos que yo no quiero tener.

Viva la división del trabajo y la ignorancia beatífica.

Por mientras, PRIMER TRIMESTRE SUPERADO.



lunes, 1 de febrero de 2016

Padres de manicomio


Gracias al avance de la tecnología (shiaaaaaaaaa), puedo hablar con mis padres mil, cien mil, doscientos mil veces a la semana, gratis y por FaceTime, aunque sería más ajustado a la realidad decir que hablo con mi madre, porque mi papá dice "hola", se queja del estado de la política chilena, y luego desaparece, para reaparecer una hora después y decir "NO ENTIENDO QUÉ TANTA WEÁ PUEDEN TENER QUE HABLAR, WEÓN, LLEVAN  UNA HORA HABLANDO", perplejidad que Marido comparte.

Entonces, en general mis conversaciones por Ipad se ven algo así:







O sea, mi madre, un pedazo de mi padre, y listo. Pero el otro día llamé, y la situación visual era la siguiente:



O sea, ningún weón a la vista. Cometí el terrible error de preguntarles qué chucha, y lo que sigue es la más fiel transcripción posible de lo que escuché ese aciago día, en que descubrí que mis padres a) están cada día más dementes; b) tienen como dos años de edad mental; c) juran que yo les puedo solucionar sus problemas.

Porque resulta que la causa de la situación visual en mi Ipad era que los dos señores de ya mediana o tal vez, avanzada edad, no se hablaban hace dos días, weá que me señaló mi madre con mucha madurez: "Lo que pasa es que tú papá no me está hablando, y yo tampoco a él".


Recreación


Chucha, pensé yo, debe haber quedado una cagada, porque mis papás, cuando pelean, gritan (o, en realidad, mi papá grita y mi mamá lo mira con cara de pescado aplastado) y después se les pasa, o sea, esta weá se veía seria y nunca antes en la historia familiar había ocurrido, así que altiro consulté los motivos profundos de esta situación.

La explicación de mi madre fue la siguiente: "Lo que pasa es que tu papá me dijo "púdrete" porque se le apelmazaron los chalecos y después dijo que no me iba a hablar más".

OKAAAAAAAAAAAAAAAAY.

Ustedes tienen que entender que mi papá le ha dicho a mi mamá "que no lo wevee más por la conchatumadre, flaca culiada", entonces que haya consternación porque le haya dicho "púdrete" es, por decir lo menos, curioso. Y aquí, no sé qué pasó, pero me convertí en el árbitro de la pelea, que después de mucho griterío, resultó tener TRES partes.




Pero primero, mi papá se encargó  de aclarar que él era un weón a toda raja y que se le había olvidado lo de no hablar, y que le había mandado un mail a mi mamá diciendo "querís ir a Rapel el fin de semana" a lo que mi madre, en un gesto que mi padre consideró de alta traición, le respondió diciendo " ¿No que no me estabas hablando?

Entonces, después de este maduro intercambio a través de correos electrónicos, decidieron que ya no se estaban hablando, y estaban los dos bien separados, uno a cada lado de la cama, hablando a través de mí.

Pero cuál, se preguntarán ustedes, eran las razones del enojo de ambas partes, las razones profundas del conflicto.

Pues bien.

El primer problema es, como pueden haber deducido, el apelmazamiento de los chalecos de mi papá, que, según éste, serían por causa de la negligencia de mi madre que no le dijo a la nana que no los metiera a la lavadora. Esto es lo que yo pude concluir después de un diálogo que fue más o menos así:

Yo: ¿Qué chalecos, de qué están hablando?

Papá: TE ACORDAI DEL CHALECO QUE USTEDES ME REGALARON, ME LO VOY A PONER EL OTRO DÍA Y ESTÁ TODO APELMAZADO -

Mamá: lo que pasa es que tu papá deja todo tirado en el suelo, entonces nadie sabe si se va al lavado o no

Papá: QUÉ TIENE QUE VER WEÓN, LA YOLANDA ES NUEVA Y NO SABÍA QUE NO HAY QUE METER LOS CHALECOS A LA SECADORA, Y TU MAMÁ NO LE DIJO NI UNA WEÁ Y ME APELMAZÓ OTRO CHALECO DESPUÉS DEl PRIMERO -

Mamá: claro, lo que pasa es que tu papá cree que soy adivina, porque nunca me dijo que los chalecos se iban a lavar

Papá: CÓMO QUE NO, SI LE DIJE QUE LA YOLANDA LOS HABÍA APELMAZADO Y NO HIZO NADA

Mamá: pero cómo iba a saber yo que lo que dejas tirado es para el lavado

Papá: NO TE PREOCUPAS DE LA CASA NI DE MIS CHALECOS

Mamá: no sabía que los iba a lavar porque -

Papá: LA YOLANDA ES NUEVA Y NO SABE LA WEÁ Y TU MAMÁ ES  POCO AMOROSA, NO LE DICE NI UNA WEÁ -

Mamá: no sabía que los iba a lavar porque tu papá deja todo tirado

Papá: LINDA LA WEÁ, NO LE DICE

Mamá: OJALÁ SE TE APELMACEN TODOS LOS CHALECOS!

Resultado de arbitraje: están los dos locos y ahora alguien dígale a la Yolanda que no meta los chalecos a la secadora. No tengo claro por qué a) mi papá no le dijo esto a la Yolanda después del primer chaleco apelmazado b) cuándo, en este diálogo en su versión original, alguien le dijo púdrete a alguien.

Ganador: mi mamá.

El segundo tema de conflicto era que mi mamá no le dio almuerzo a unos señores que estaban arreglando el auto, lo que, de alguna forma, se convirtió en campo de batalla. A continuación, la transcripción de los hechos:

P: LO QUE PASA WEÓN, YAAA, ES QUE TU MAMÁ ES COMO LA RAJA PORQUE VINIERON LOS WEONES A ARREGLAR EL AUTO, Y NO LES DIO NADA, YAAA , Y LLEGAN A LA OFICINA Y LES PREGUNTO SI LES DIERON ALGO DE COMER, Y ME DICEN QUE NO --

M: claro, entonces tu papá me llama gritando como un energúmeno, que no les di comida, pero yo no estaba en la casa

P: ES QUE YA ANDABA WEVEANDO

M: no sabía que iban a estar tanto rato, o si no habría dicho que les dieran almuerzo

P: Y LOS WEONES NO ALMORZARON NADA, LINDA LA WEÁ, ESO ES FALTA DE PREOCUPACIÓN, YAAAA?

M: no sabía que se iban a quedar y no estaba, y le dije eso a tu papá

P: PERO ES WEÁ DE PREGUNTAR, YAAA? Y NO ME LLAMÓ

M: él tampoco me llamó a mí, qué iba a saber yo

P: PERO ELLA PODRÍA HABER LLAMADO, LA WEÁ ES DES -PREO-CU-PA-CIÓN

M: UY GUATÓN HORRIBLE, OJALÁ SE TE APELMACEN TODOS LOS CHALECOS!

Resultado del arbitraje: hay unos pobres tipos que se quedaron sin almuerzo

Ganador: NADIE, porque hubo negligencia compartida sobre el almuerzo de los pobres sujetos y con el almuerzo NO SE JUEGA.


El último tema de conflicto fue sobre el gimnasio y levantarse temprano, cuyo testimonio procedió de la siguiente manera:

Mamá: ayer salí con mis amigas -

Papá: LLEGÓ A LA HORA DEL PICO WEÓN, HASTA LAS 2 ANDUVO WEVEANDO

M: y llegué tarde, entonces no puse despertador para quedarme durmiendo y al día siguiente en la mañana, tu papá metió bulla porque es un desconsiderado y me despertó y no pude dormir, porque claro, le da lo mismo, a él no más le cuidan el sueño

P: Y CÓMO IBA A SABER YO QUE NO IBA A IR AL GIMNASIO WEÓN SI TU MAMÁ VIVE EN ESE GIMNASIO

M: llegué tarde y claro, no se puede dormir si tu papá no duerme

P: NO SABÍA LA WEÁ, QUÉ VOY A SABER

M: es un problema de consideración, porque yo cuando me levanto temprano lo hago con mucho cuidado y en silencio, pero tu papá es como un mastodonte metiendo bulla, le da lo mismo

P: ES QUE TU MAMÁ LO ÚNICO QUE LE IMPORTA ES IR AL GIMNASIO Y UNO NO SABE CUÁNDO VA, QUÉ IBA A SABER YO QUE NO IBA A IR

M: OJALÁ TE QUEDEN TODOS LOS CHALECOS AL OMBLIGO!

Resultado de arbitraje: claramente en esta relación no existen weás serias por las que pelear. No me queda claro por qué mi mamá no le dijo a mi papá que se iba a quedar durmiendo y cómo el segundo podría haber adivinado eso, ni qué tienen que ver los chalecos y la frecuencia con que mi mamá va al gimnasio.

Ganador: mi papá. (mi mamá agregó que esto era porque nosotras SIEMPRE estábamos de parte de nuestro papá porque éramos PAPONAS, a lo que mi papá contestó con una sonrisa socarrona y ojos brillosos de pestañas largas y luego mi mamá gritó NO IMPORTA, TENIS TODOS CHALECOS APELMAZADOS y le aforró un combo en el brazo)


Recreación II

En resumen, están de manicomio.

(y a mí me van a desheredar por esto)