@elfracasodldios



Gánese el cielo, sígame en Twitter. Es gratis!
@elfracasodldios
Y ahora también en Instagram
Instagram

lunes, 15 de febrero de 2016

Cuando todo se va a la chucha ( o sea, tienes ratones)



Buscar departamento en Nueva York es una experiencia de vida inigualable, mejor que participar en cualquier reality show.

El primer departamento que fuimos a sapear (por un precio desorbitante que me permitiría arrendar una MANSIÓN en Vitacura) fue calificado por la corredora de propiedades como "cozy", y la pieza principal tenía espacio para una cama queen. Primera lección: nunca confiar en un departamento que te dicen que es "cozy".

Llegamos al lugar de los hechos, y resulta que sí, efectivamente, cabía una cama queen en el dormitorio principal. Un colchón de cama queen Y NADA MÁS.

FIN.


No existía espacio entre la pared, los closet y el colchón, y para acostarte, básicamente tenías que lanzarte en picada hacia la cama porque NO HAY DONDE CAMINAR. La weá cabía, qué cozy, MÁTENME.

Después de contemplar la amplia habitación, nos quedamos todos atrapados, corredora de propiedades incluida, entre el pasillo del depto y el baño, porque no podías abrir la puerta del baño y que al mismo tiempo alguien estuviera cerca de la puerta de entrada y otro alguien en la puerta de la pieza principal. Conclusión: eliminado por convivencia.

               


Finalmente, nos fuimos a la conchadelloro en Brooklyn, donde ya no parece que vivieras en Nueva York sino en otra ciudad, pero en un departamento en que DE VERDAD cabe una cama en la pieza y además hay otra pieza para la criatura en gestación, Y tenemos lavadora adentro del dpto, weá que en esta ciudad es UN LUJO cósmico, no podíamos más de emoción.

Y de ahí todo se fue al carajo.

No sé si ustedes se acuerdan pero tengo dos perros, AMBOS con genes de razas cazadoras.



 Estos sujetos perros, repito, AMBOS con genes de razas cazadoras se vuelven LOCOS cuando les llega siquiera el tufo de una ardilla, me la apuntan con sus patas miserables y ridículas, tratan de ir a comérsela, les tiritan los tutos de emoción,  chillan con escándalo y la weá. Están OC-SE-SIO-NA-DOS con estos roedores a tal punto que cuando encuentran uno y empiezan con la locura, les decimos "vamos a buscar otro!!" y los weones parten, emocionados, orejas al viento, la adrenalina en la sangre, porque, repito por si no está claro, AMBOS tienen genes de razas cazadoras.



PUES BIEN.

Ustedes creerían que ambos perros de ancestros cazadores se habrían percatado si en SU PROPIA casa había ratones, que me habrían avisado raudamente de la emergencia sanitaria que estaba aconteciendo bajo nuestras propias narices. Más aún, ustedes pensarían que estos perros, a quienes paseamos religiosamente 3 veces al día y alimentamos con la comida más top que hay, en retribución por nuestro amor infinito, se habrían hecho cargo de cualquier roedor que osara siquiera poner un asqueroso piecito en nuestra casa.

Ustedes pensarían que fue así.

Ni cagando pensarían que un día mientras estos perros de ancestros cazadores dormían en el sofá del living, YO, individuo de la especie humana, escuché un "cui cui" muy fuerte proveniente de detrás de dicho sillón, del área de la cocina, y después MILES de cui cui, y me dije a mí misma y a Marido:

CONCHA DE TU PICO, TENEMOS RATONES, ME MATO.

A lo que Marido respondió con algo así como: ME CAGO, SE ME ENCOGIERON LOS PELOS DE LOS COCOS.

Sin embargo, después de profunda y calma reflexión, y, sobre todo, al ver la tranquilidad de los individuos perros de ancestros cazadores, pensamos: el día del hoyo tenemos ratones, los perros de ancestros cazadores estarían vueltos locos.

Ni cagando pensarían ustedes que al día siguiente, carcomida por la duda, me puse a sapear en la cocina y descubrí que estaba todo lleno de caca de ratones culiados, se estaban comiendo el pan y haciendo nidos adentro del horno, alguien por favor páseme un hacha para matarme AHORA, mientras los perros de ancestros cazadores retozaban en el sillón, los muy culiados, payasos chupasangres inservibles.



Marido, que les tiene más miedo a los ratones que yo pero que tuvo que hacerse cargo de la situación para no afectar la salud de su hijo en gestación, partió hecho un pico a buscar al súper del edificio, que es como el mega conserje mágico que arregla tus problemas, y le dijo:

JOSÉ, TENEMOS RATAS.

A lo que José, con la calma más fantástica del mundo, le dijo:

No, ratas no. Unos ratoncitos no más, pequeñitos, son unos animalitos tan bonitos. Tome, acá le doy unas trampas.

THE END.

Porque, aparentemente, tener ratoncitos culiados acá en Nueva York es de lo más común y nadie ni siquiera se espanta, NADA. Así que Marido volvió con las trampas culiadas, y lloramos un poco para después preguntarle a google qué mierda hacer.

Resulta que google es bien útil, cachamos qué trampas comprar, que había que revisar que no hubiese ningún hoyo por donde los ratones pudiesen entrar, etc, pero también me enteré de varias weás terroríficas, como que los ratones pueden apachurrarse y meterse por hoyos del porte de una moneda de diez pesos, culiados asquerosos; que a los weones miserables les crecen los dientes TODA la vida, me cago; que saltan a las cunas de las guaguas para morderlas por el olor a leche, el infierno está en la tierra se los digo, y por último, que es IMPOSIBLE encontrar a un ratón que no quiere ser encontrado (de hecho, unos científicos soltaron a un ratón con microchip rastreador en una isla, se les perdió el culiado, después el ratón se sacó el microchip y como UN MES más tarde, este grupo de científicos EXPERTOS en comportamiento de ratón, recién encontraron al roedoer EN OTRA ISLA como a dos kilómetros de distancia de la primera, suponen los weones que el ratón NADÓ) ¿Qué nos queda a los meros mortales?

Armados con todo este conocimiento, examinamos el dpto, encontramos los puntos de acceso de ratones, llamamos a la administración para que los taparan URGENTE, y partimos a comprar trampas varias, aceite de menta y cuanta mierda pudimos y dejamos listo el setup asesina-ratones (qué pena, en serio la culpa me carcome, pero no es como que puedas vivir con los weones, están llenos de bichos, lo investigué).

Como a las 9 pm, empezamos a escuchar a los weones viniendo desde su guarida secreta a comerse nuestro pan. Y adivinen quiénes RECIÉN cacharon que teníamos ratones.

Ah! Dirán ustedes, pero ahora, los perros de ancestros cazadores seguro hicieron frente a los malechores, y NUNCA más hubo ratones en la casa, pues estos escaparon aterrorizados ante tamaños depredadores.

QUÉ PENA.

Los payasos chupasangres inservibles, alarmados, se parapetaron detrás del sillón, ladrándole a Marido para que él fuera a ver qué chucha estaba sucediendo, y cuando cacharon que había ratones, rajaron hechos un pico a la entrada del dpto PARA ESCAPARSE de los ratones, malditos cobardes aprovechadores esclavistas. Cría cuervos y los culiados te dejarán sola con los roedores, perros como el pico.



Nos demoramos UNA semana en eliminar a los ratones y que taparan todos los puntos de acceso. Llevamos una semana SIN ratones. Y  a los perros los vamos a cambiar por gatos sin pelos.

Mentira,

PERO SE LO MERECEN.


15 comentarios:

  1. Que horror! Odio a los ratones, moscas, hormigas, mosquitos y lo que sea que invada mi Casa... que bueno que ya te deshiciste de ellos, nunca habia oído eso de que mordisqueen guaguas pero lo encuentro ESPELUZNANTEEEEE!!! no querrás mejor una cunita colecho?? me da pánico que un ratón te vaya a morder a tu camarón por las noches... eso, que miedo!!!

    ResponderEliminar
  2. del terror. Yo estoy segura de que todavía viven acá secretamente, en una colonia maligna.

    ResponderEliminar
  3. Por la conchadesumadrememuero y si es verdad que muerden bebes, a una prima chica la mordieron mientras dormía en el campo, todo salio bien y hoy tiene 25 años y es normal (?) pero fue horrible asi que ojo!!!!

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJAJAJA... lo he leído como 3 veces y no puedo parar de reirme con la reacción de tus perros!

    ResponderEliminar
  5. hay perros que tienen las prioridades distorsionadas, qué chucha

    dato pa los reoedores: milo (o similar) con yeso. se lo comen felices y mueren tiesos.

    ResponderEliminar
  6. me cago, me cago, me cago, me cago, me cago, me cago. Acabo de leer una de mis pesadillas... claro que con ataque de risa =P

    ResponderEliminar
  7. Nada que una buena gata (no un gato, esos giles son unos flojos terribles) no solucione

    ResponderEliminar
  8. Un escobillón calibre .45 y cagaron los ratones. A todo esto, con la efectividad de la escuadra K-9, no sé cuál sería el éxito del gato promedio chilensis flojo como la mierda.

    ResponderEliminar
  9. Un escobillón calibre .45 y cagaron los ratones. A todo esto, con la efectividad de la escuadra K-9, no sé cuál sería el éxito del gato promedio chilensis flojo como la mierda.

    ResponderEliminar
  10. en mi casa pasó algo parecido cuando era chica, mi mama desesperada porque pilló caca de ratón en la cocina, ponía trampas y hacia que las perritas (una cocker y una puddle mestiza muy chora que gustaba de cazar todo tipo de animalitos) entraran a la casa en busca de los animalejos roñosos y torpes. gran fue la sorpresa de mi señora madre cuando descubrió que los ratones habian hecho un NIDO ABAJO DE LA CASA DE MIS PERROS... A,BA,JO, o sea las pelutudas veian entrar y salir al ratón todos los dias ir a comprar pan y volver con el diario y no hacian NAAAADA, asi que creeme, hay bichos AUN mas inutiles. (mi tesis siempre fue que el ratón era muy simpatico y claramente era amigo de mis perritas, tesis que obviamente mi mama desechó)

    ResponderEliminar
  11. Por eso estoy convencida de que los gatos son infinitamente superiores. La mía caza micropolillas al vuelo, creo que haré un documental y se lo vendere a Nat geo y seré multimillonaria. Ok no.

    ResponderEliminar